Autor: González Páramo, J. M. . 
 Irresponsabilidad. 
 Declaración de deberes del hombre (y III)     
 
 Ya.    14/10/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

DECLARACIÓN DE DEBERES DEL HOMBRE (y III)

Sin asumir nuestros deberes es Imposible la propia realización. El sentido de la responsabilidad es una

componente esencial de la madurez humana; por eso los artículos precedentes iniciaron la tarea de

exponer qué deber corresponde a cada derecho de la Declaración Universal de Derechos del Hombre,

tarea que hoy finalizamos exponiendo los artículos que faltan:

Art. 24. Al derecho al descenso, al ocio, a la limitación de Jornada y a las vacaciones periódicas

retribuidas correaponde la responsabilidad de ejercerlo según la reglamentación que exige la vida en

común para mejor articulación de la actividad y el ocio, de tal manera que se reponga y refuncionalice el

ser y que se desarrollen otros aspectos de la personalidad; implica también, entre otras, la responsabilidad,

asimismo, de que la vida en común pueda ser organizada.

La periodicidad y el ritmo a que se tiene derecho derivan fundamentalmente de dos puntoa: el uno

individual y el otro colectivo. En el plano individual, la recuperación y el desarrollo personal da un ritmo

debido, y en el aspecto colectivo, que implica una organización de la periodicidad del descanso, el ocio y

el trabajo.

Art. 25, El derecho ai nivel de vida adecuado en todos sus componentes relacionados con la salud, la

familia, el bienestar, Implica la responsabilidad de objetivar al máximo qué significa el adjetivo

"adecuado". Existen circunstancias personales objetivas y circunstancias inobjetivas nacidas de la

comparación inobjetiva y otros "efectos de mostración", nacidas estas últimas de una inmadurez qua

detiene el autodespliegue y aliena por imitación^

Estos derechos, como todos los de la declaración, se dan en función de las posibilidades reales y de las

exigencias reales de la realización de cada persona en comunidad,

El derecho a cuidados y asistencia especiales a la maternidad y la infancia y a la igualdad Jurídica de los

hijos implica, en primer lugar, el deber de loa propios interesados de procurarlos y ocuparse de ellos y de

insistir con otros en un perfeccionamiento d« las condiciones generales en que el derecho sea eficaz.

Art. 26. El derecho a la educación gratuita elemental se corresponde con la responsabilidad familiar de

que se cumpla con el deber del estudio y el aprovechamiento.

En cuanto a la Instrucción técnica profesional y superior, corresponde el mismo deber y la obligación

personal de informarse y la responsabilidad social de orientar e Informar para el debido aprovechamiento

de las cualidades de cada persona, así como el de informar y considerar las consecuenclas sociales y

economical de la elección vocacional libre»

El derecho a la educación „ implica también la responsa* billdad de colaborar activamente a la

consolidación de la caí* Ildad de vida propia y ajena, al ejercicio de los deberes propios y el respeto a los

derechos humanos de los demás como intercambio y relación d« Justicia en la cual se fundamenta la paz

ciudadana.

Al derecho preferente de los padres a escoger el tipo de educación de sus hijos, corresponde la

responsabilidad de los padres de guiarse por criterios objetivos de aptitud y por posibilidades

profesionales futuras, respetando la libre formación de criterio de sus hijos y ayudándoles a determinar

conforme a sus circunstancias, del mejor modo, por sí mismos y en su momento, las opciones decisivas.

Art. 27. El derecho a participar de la cultura de la comunidad, gozar del arte y del progreso científico,

implica la reíponsabilldad de cada uno de promover la cultura, el arte y el progreso científico conforme *

aus propias posibilidades.

Al derecho moral y material de autor corresponde, aparte Ift ética y técnica de su arte o ciencia, la

responsabilidad Ü» usar sus posibilidades creativas en apoyo libre y sin detrimento del ejercicio de loa

deberes y derechos humanos y de los valores específicos afeotados.

Art. 88, Al derecho a que «e establezca un orden social o internacional que haga plenamente efectivos los

derechos humanos y la libertad, corresponde la responsabilidad personal de aportar la actividad

profesional, cívica o de cualquier especie, según las circunstancias de cada cual en Ift suscitación de ese

orden.

Art. 29. El ejercicio de los deberes, el disfrute de las libertades Implica la responsabilidad de respetar los

derechos y libertad de los demás de cumplir las exigencias de la moral, del orden público y del bienestar y

el perfeccionamiento "de" y "en" una sociedad democrática. No se trata de deberes estrictos y generales!

sino de la Idea de que no se puede llegar a una sociedad en la que sean posibles todos los derechos

humanos si se exponen en el plano del disfrute aln la colaboración de todos y cada uno, según sus

posibilidades, en crear el conjunto de condiciones en que los derechos humanos sean posibles.

Art. 8O, La Declaración de Derechos Humanos prohibe realizar actos tendentes a la supresión de estos

derechos, lo oual implica la responsabilidad de defender los derechos y deberes humanos en la vida

cotidiana, personal y colectiva en su continua mutilación.

Ofrezco ese borrador de Declaración de Deberes Humanos como propuesta de debate en un momento de

asimetría critica entre exigencias sin contraprestación, que deterioran la calidad de vida personal y

colectiva. La misma URSS, tan alejada del espíritu occidental en el tema, ha hecho figurar deberes en la

Constitución última de junio de 1977. Al lado de 23 derechos, hace figurar 10 deberes (por este orden,

según "The Financial Times" de 19-7-77) :

1: Respetar la ley. 2: Trabajar. 3: Salvaguardar la propiedad (socialista), 4: Salvaguardar los intereses del

Estado. 5: Servicio militar. 6: Respeto a los otros ciudadanos. 7: Mantener el orden público. 8: Criar hijos

honrados. 9: Salvaguardar la cultura soviética y el patrimonio nacional. 10: Fortalecer la paz mundial.

El 3 y el 9 son discutibles para nosotros; en el resto, podríamos ir aprendiendo y actuando. •

J. M. GONZÁLEZ PARAMO

 

< Volver