Las luces de la provocación     
 
 El País.    04/01/1979.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

Las luces de la provocación

LA PROVOCACIÓN de ETA para que se adopten medidas de intervención militar en el País Vasco es ya

evidente.

Los execrables asesinatos del comandante Herrera y del gobernador militar de Madrid, y el propio

anuncio de la organización terrorista de que «ha llegado el momento oportuno de proceder a una campaña

armada contra la estructura jerárquica del Ejército español», asi lo ponen de relieve.

El momento no podía estar mejor elegido desde el punto de vista de los asesinos. El paréntesis abierto

hasta la celebración de las elecciones generales, sin significar un vacío de poder, debilita, no obstante, las

capacidades de reacción de las fuerzas políticas y del Gobierno contra el fenómeno terrorista. La actual

escalada dirigida ya indistintamente contra civiles y militares, con o sin responsabilidades de mando, con

o sin implicaciones o compromisos de signo político, trata, sin duda, de empeorar las condiciones en que

han de celebrarse los comicios en toda España y especialmente en el País Vasco.

El menor de los objetivos de los terroristas es la declaración de medidas excepcionales, con suspensión de

garantías constitucionales, en Euskadi.

 

< Volver