La Agencia Efe hizo pensar que eran los asesinos del general Ortín. 
 Siete vascos, detenidos en un control de Somosierra     
 
 El País.    05/01/1979.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

POLÍTICA

EL PAÍS, viernes 5 de enero de 1979

La Agencia "Efe" hizo pensar que eran los asésanos del general Ortín

Siete vascos, detenidos en un control de Somosiena

Hacia las seis de la tarde de ayer, siete vascos que viajaban en tres vehículos fueron detenidos en el

kilómetro 101 de la N-I (término municipal de Cerezo de Abajo) por un control de la Guardia Civil

establecido junto a la caseta de peones camineros, en la que habitualmente suelen colocarse las cadenas a

los coches. Los apellidos de uno de ellos, Mágica Arregui, que son bastante frecuentes en el País Vasco,

hicieron pensar inicialmente en que pudiera tratarse del antiguo dirigente de ETA político militar

conocido por el sobrenombre de Ezkerra, y de ahí la agencia Efe dedujo que las siete personas detenidas

pudieran ser las implicadas en el asesinato del general Ortín Gil.

El primer detenido fue Lorenzo Arlóla Zaralegui, que viajaba a bordo de un Renault-12, matrícula SS-

9755-K. Al llegar ante el segundo control establecido por la Guardia Civil en el descenso del puerto de

Somosierra, parece ser que efectuó una extraña maniobra. La agencia Efe especificó que al encontrarse

ante el control giró su vehículo en dirección contraria, para volver a realizar la misma operación poco más

adelante

Poco después aparecía ante el mismo control un Seat-1430, matrícula M-779.019, en el que viajaban

cuatro jóvenes, uno de ellos apellidado Múgica Arregui. También ocupaba este vehículo Marcelino

Echániz Landa, sin que haya trascendido la identidad.de los otros dos ocupantes. Por ultimo, una

furgoneta —al parecer, marca Mercedes— con matrícula SS-95.929 era detenida en este mismo control,

tras la identificación de sus dos. ocupantes. La Guardia Civil sospechó de los tres automóviles cuando la

furgoneta, que ya había rebasado el control, volvía atrás para ver qué ocurría con los otros dos vehículos.

La coincidencia de los apellidos citados y la presencia de tres vehículos ocupados por siete jóvenes

vascos hizo que la Guardia Civil se pusiera en contacto inmediato con la Dirección General de Seguridad,

que desplazó a la zona a varios funcionarios. Por espacio de dos horas permanecieron en el cuartel de la

Guardia Civil de Cerezo de Abajo, donde fuerojí interrogados por el jefe de zona, teniente coronel

Vallejo. A las ocho y media de la noche fueron trasladados a la Dirección General de Seguridad.

Muy pocos minutos después de su detención, la agencia Efe interrumpía su servicio normal para adelantar

un flash en el que comunicaba la detención de los autores del asesinato del general Ortín Gil. Radio

Nacional cortaba también su programación para hacerse eco de la noticia. A esa misma hora las

redacciones de los periódicos empezaban a quedar inundadas de rumores, que apuntaban directamente a

la detención de José Ignacio Múgica Arregui (Ezkerra y Zurdo son sus dos sobrenombres más conocidos),

a quien se implicaría en el atentado.

A las siete y media de la tarde, los siete ocupantes de los tres vehículos permanecían retenidos en el

puesto de la Guardia Civil, al que llegó sobre esa hora el gobernador-militar de Segovia, general Val

Carrere.

Ante las imprecisiones de las noticias, EL PAÍS se puso en contacto con diversas fuentes del País Vasco,

que a esa hora localizaron a Ignacio Múgica Arregui en la imprenta Itxaropena de Zarauz (Guipúzcoa),

dónde en ese momento estaba verificando las pruebas de una publicación de la editorial Hórdágo, de la

que es director. Entré tanto, las agencias Efe y Europa Press insistían en que uno de los detenidos era

Ezquerra.

Al enterarse de la acusación gravísima que pesaba contra él y que se estaba difundiendo en los medios dé

comunicación, Ezkerra se puso en contacto telefónico con el Gobierno Civil de San Sebastián, adonde

anunció su llegada en compañía de un abogado.

El gobernador civil de Guipúzcoa, Antonio Oyarzábal, manifestaba, por su parte, a EL PAÍS que en el

propio Ministerio del Interior, con el que permanecía en contacto, se mostraban bastante escépticos sobre

las informaciones de marcado carácter triunfalista que estaban difundiendo los medios de comunicación.

Hacia las nueve de la noche, la noticia empezaba ya a desinflarse. Cuatro de las personas detenidas se dijo

que eran miembros de un conjunto musicovocal, y el Ministerio del Interior realizaba en el País Vasco

diversas indagaciones que permitieron la localización de los ocho hermanos Múgica Arregui. Por otra

parte, un teniente de la Guardia Civil que participó en la operación manifestaba a las nueve de la noche

que en ninguno de los vehículos retenidos se habían encontrado armas, y que los documentos personales

de sus ocupantes —todos ellos vascos— estaban en regla. Confirmó asimismo que uno de ellos se

apellidaba Múgica Arregui. No se encontró ninguna irregularidad en los documentos personales o de los

coches.

 

< Volver