Tarradellas y la Generalidad     
 
 Ya.    25/10/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

TARRADELLAS

Y LA

GENERALIDAD

EL presidente Tarradellas ha tomado contado con su pueblo, con el pueblo catalán, que se ha volcado en

el recibimiento, Es lógico suponer que la apoteosis del domingo va más allá de la persona del presidente

da la Generalidad para instalarse en el hecho mismo del reconocí miento por e1 Estado español de una

institución de siglos, cuya eficacia no había sido puesta en duda más que por razones políticas. Hoy, que

España se dispone a reconocer la variedad regional dentro de la unidad nacional, el "viva España" y el

"viva Cataluña" suponen una perfecta sintonización en los objetivos, aunque, consienten la diversification

en los métodos. Queremos decir que, en el caso de Cataluña, la Generalirdad provisional no prejuzga, en

absoluto, la realidad unitaria de la Patria, aunque resalta la singularidad del riquísimo hecho regional. Y

es lógico que sea Cataluña la primera en recobrar ese derecho al ejercicio abierto y productivo de las

singularidades y peculiaridades de su pueblo, que, una vez más, ha dado ejemplo de sensatez y de

pragmatismo.

PERO quisiéramos prevenir a los incautos y decirles que ni la Generalidad, en el caso de Cataluña, ni la

autonomía que puedan recibir otras regiones bien determinadas de España significan el fin de sus males ni

la panacea que acabe con sus preocupaciones. La autonomía y los estatutos que pudieran otorgarse son,

en definitiva, un "modus operand!", un control del ejercicio de las libertades desde el mismo corazón de

las instituciones regionales. Y poco más. Tal vez un aumento en la responsabilidad y una mayor exigencia

en la participación. Pero de milagros, nada, como no sea el reconocimiento mismo de que en tan poeo

tiempo se haya avanzado tanto en la consecución de las libertades públicas que, en las regiones históricas,

tienen que tener, forzosamente, un sentido de autocontrol en el ejercicio. Lo cual, dicho sea de paso, no es

poco.

 

< Volver