El gobierno podría ser convocado inmediatamente. 
 Cumbre militar en La Moncloa     
 
 Hoja del Lunes.    20/11/1978.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

NACIONAL

EL GOBIERNO PODRÍA SER CONVOCADO INMEDIATAMENTE

"CUMBRE´ MILITAR EN LA MONCLOA

El presidente Suárez se entrevistó con Gutiérrez Mellado y tres jefes de Estado Mayor de los tres

Ejércitos. También recibió al ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, y al vicepresidente económico,

Fernando Abril Martorell

MADRID. (HOJA DEL LUNES.)—En medios oficiosos consultados por este periódico no se descarta la

posibilidad de una reunión urgente del Gobierno, en la que el presidente Suárez informaría "in extenso" a

los miembros del Gabinete de los incidentes militares, hasta ahora sólo conocidos con algún mayor

detalle por las informaciones difundidas en periódicos y emisoras de radio, que se produjeron en los

últimos días de la pasada semana.

La decisión de convocar al Consejo de Ministros habría sido ultimada ayer tarde en la "cumbre" militar

que el presidente Suárez mantuvo durante más de tres horas en el mismo palacete de la Moncloa con el

vicepresidente primero del Gobierno y ministro de la Defensa, teniente general Manuel Gutiérrez

Mellado; presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor y jefe del Alto Estado, Mayor, teniente general

Ignacio Alfaro Arregui, y jefes de Estado Mayor de los tres Ejércitos.

Al terminó de esta entrevista, el presidente Suárez, quien según se asegura se mantiene en continuo

contacto con el Rey don Juan Carlos, que prosigue normalmente su estancia oficial en Latinoamérica,

recibió también durante un largo e s p a c i-o de tiempo al ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, y

posteriormente despachó con el vicepresidente para Asuntos Económicos y estrecho colaborador suyo,

Fernando Abril Martorell.

La agencia Efe señalaba ayer que "desde el pasado viernes todo el aparato preventivo de la seguridad del

país ha estado funcionando con especial atención y los hechos ocurridos en las últimas jornadas,

concretamente Ips arrestos de mandos militares, han entrado en el curso de las correspondientes

investigaciones judiciales". f.

ASI FUE EL COMPLOT

En la mañana del jueves, un grupo de oficiales del Servicio de Información Militar solicitaron ser

recibidos, con extrema urgencia, por el presidente Suárez. Según parece, el teniente coronel Castresana,

jefe de los servicios dé seguridad del palacio de la Moncloa, gestionó ´a imprevista entrevista, solicitada a

hora intempestiva

"Señor presidente: tenemos que informarle de que han sido detectados indicios justifica dos de un

complot para asaltar este palacio y secuestrar ai Gobierno."

La noticia no fue recogida por los periódicos del jueves, pero el viernes ya estaba en la calle, de forma

confusa, imprecisa, con todo el nervio y la urgencia periodística. Sólo "Diario 16" concretó que había,

existido un complot militar y los detalles de la operación fracasada.

INVESTIGA GÓMEZ DE SALAZAR

La primera información concreta fue facilitada por los servicios de información de la Guardia Civil a los

oficiales del SIM, quienes trataron de confirmarla, y ante la gravedad de ios hechos, informaron de ello al

presidente Suárez. Lo que no sabían exactamente los miembros del SIM era cuántos jefes y oficiales del

Ejército y de las Fuerzas de Orden Público pudieran estar implicados en el complot.

Como primera medida, Adolfo Suárez estableció contacto telefónico con el teniente general Gutiérrez

Mellado, vicepresidente primero del Gobierno y ministro de la Defensa, quien regresó rápidamente, en

helicóptero, desde Murcia. Inmediatamente, ambos dirigentes se reunieron en el palacio de la Moncloa y

deci-die´ron encargar de la investigación de los hechos al teniente general Gómez de Salazar, antiguo

comandante en jefe de las tropas de guarnición en el Sahara durante la "marcha verde", y actual

presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar.

LAS PRIMERAS DETENCIONES

En la tarde y en la noche del jueves se practicaron las primeras detenciones. La del teniente coronel de la

Guardia Civil do» Antonio Tejero Molina, la de un coronel de Ingenieros del Ejército (cuyo nombre no ha

sido divulgado) y la del capitán de la Policía Armada señor Instruía, destinado en la Academia de este

Cuerpo de las fuerzas de orden público. "En lo que al. teniente coronel Tejero se refiere—decía "El

Periódico"—, hemos podido saber que fue detenido en su casa por dos coroneles, siendo llevado a Toledo

y encontrándose eh la actualidad en. las dependencias de Guzmán el Bueno de. la Dirección, General de

la Guardia Civil."

CARGOS

"Ante la negativa de algunos de los implicados a reconocer los hechos—según "El País"—, tuvieron que

ser careados con compañeros de armas a los que habían intentado sumar a la conspiración." Aunque se

dijo en un primer momento que la denuncia que dio origen a la acción desencadenada por ¡os oficiales del

SIM había partido del coronel jefe del regimiento de Infantería acorazada: Alcázar de. Toledo 61, de

guarnición en El Goloso, ésta ha manifestado que "la noticia es totalmente falsa y carente de fundamento

alguno". "El País" ayer señalaba al coronel Quintero, antiguo jefe superior de Policía de Madrid, como

una de la;, personas que dieron cuenta de las propuestas de conspiración que les habían sido hechas por

los detenidos.

"OPERACIÓN GALAXIA"

Nadie sabía, sin embargo, cuál era el alcance del complot, el número de los c o m p remetidos. "Mandos

de tas brigadas de intervención inmediata—aicorazar-da, motorizada y paracaidista—, así como de las

fuerzas de Orden Público, habían sido contactados", añadía "El País".

Según pudo averiguarse, e¡n la. cafetería Galaxia, de la calle Isaac PeraJ, se habían celebrado reuniones

de militares, de dónde salió la decisión de llamar "Operación Galaxia." al asalto del palacio de la Moncloa

para forzar la constitución de un Gobierno de "unidad nacional".

De Jas. declaraciones de los inculpados se dedujo que—según la nota que el sábado publicaron todos los

diarios—"los hechos rio revestían características d.e gravedad". "Informaciones" recogía la opinión de un

alto mando militar, según la cual se trataba de "un plan sin fundamento".

Sin embargo, en la noche del jueves al viernes fueron axJoipta-das importantes medidas de -seguridad en

torno de la residencia del presidente Suárez. Se montaron barrerás en .las carreteras de acceso, fueron

reforzadas las unidades de la guardia. Ha sido una "larga noche de incidencia, rumores y actividades de

las emisoras de radió de los servicios militares, Guardia Civil y Orden Público.- Durante esa noche decía

el "Ya"—Madrid estuvo cubierta y´ vigilada por unidades móviles qu´e controlaron y siguieron cualquier

movimiento sospechoso".

Ein la noche del 16 al 17 eí Re , el presidente Suáirez y el general Gutiérrez Mellado mantuvieron una

larga reunión en la que se acordó no aplazar el viaje de don Juan Carlos y de doña Sofía a Méjico, dado

que el complot había sido abortado y carecía de importancia al parecer.

¿NUEVOS ARRESTOS?

"El Imparcial", periódico que fue objeto de no suficientemente explicadas medidas policiales en la noche

del jueves al viernes, decía el domingo: "Sobre los rumores que circularen ayer por la mañana sobre

nuevos arrestos, se ha señalado que, en caso de confirmarse, se trataría de aclarar, algunas posturas

oficiales , siempre en número escaso y sin que el tema tenga mayor • gravedad."

El viernes, día 17, la fecha, en la que podría producirse el asalto del Palacio de la Moncloa, con ocasión

del tradicional Consejo de Ministros, "debían estar fuera de Madrid— dice "El País"—no sólo el Rey,

sino también el ministro de Defensa, los jefes de Estado Mayor de los tres Ejércitos y los jefes de las

brigadas paracaidista, motorizada y acorazada, que asistían a un curso para ascenso a tenientes generales

en Ceuta y las Canarias".

NINGUNA ACCION CONTRA EL REY

Pedro J. Ramírez afir m a b a ayer en "A B C": "En ningún caso llegaron a plantearse el secuestro, del

Rey ni ninguna otra acción contra su persona. Su acción estaba de hecho prevista para un momento en el

que el Rey ya no estaba en territorio nacional."

El general de brigada don Juan Atares Peña, jefe de la tercera zona de la Guardia Civil, está arrestado en

su domicilio, en Valencia, después del incidente que protagonizó ante el teniente general Gutiérrez

Mellado, en una reunión de oficiales, el pasado viernes, en Cartagena.

(Europa Press.)

 

< Volver