Sentencia: Prepararon un golpe     
 
 Diario 16.    08/05/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Sentencia: Prepararon un golpe

La sentencia emitida ayer por el consejo de guerra, en resumen, dice lo siguiente:

«Resultando I: Que los procesados en esta causa, teniente coronel de la Guardia Civil don Antonio Tejero

Molina con destino en la Dirección General de dicho Cuerpo, y capitán de Infantería don Ricardo Sáenz

de Ynestrillas y Martínez, con destino en la Academia Especial de la Policía Armada, profundamente

preocupados por los progresivos ataques a los componentes de las Fuerzas Armadas y de Orden Público

perpetrados principalmente en las provincias del norte por el terrorismo separatista, pensaron en la

posibilidad de poner fin a tal estado de cosas, para lo cual, previos diversos contactos entre ambos, que

tuvieron lugar entre finales de octubre y mediados de noviembre de 1978, llegaron a preparar un

"golpeado mano" que habría de ocupar el palacio de la Moncloa en el momento en que estuviere reunido

el Consejo de Ministros, para posteriormente someter la nueva situación a Su Majestad el Rey.»

«Para conseguir estos propósitos, el teniente coronel Tejero Molina habla señalado ejercicios de tiro para

los guardias civiles de la Agrupación de Destinos de la Dirección General, coincidentes con los días 17 y

24 de noviembre y 1 de diciembre de 1978, en que normalmente hablan de celebrarse Consejos de

Ministros, y estando él al mando de esta fuerza (un centenar de hombres), convenientemente armada, la

desviarla dé dicha misión para dirigirla al palacio de la Moncloa, para, mediante el ya indicado "golpe de

mano", basado en la sorpresa, apoderarse del edificio, sometiendo o desarmando a las Fuerzas de

Seguridad del mismo y constituyendo en rehenes a los miembros del Consejo de Ministros.»

«Paralelamente, el procesado capitán don Ricardo Sáenz de Ynestrillas y Martínez habría de sacar de la

entonces Academia Especial de Policía Armada a unos 1.200 hombres del Batallón de Instrucción,

alumnos de la citada Academia, para con ellos desplegados por la capital coadyuvar al éxito de la

operación preparada. En determinado momento este procesado invitó al comandante Vidal Francés a que

tomase el mando de la Academia, destituyendo al teniente coronel García Polavieja por la fuerza si fuese

necesario.»

Conspiración y proposición a la rebelión «Considerando I: Que los hechos relatados en el resultando I son

constitutivos de un delito de conspiración y proposición para la rebelión, previsto y penado en el articulo

291 del Código de Justicia Militar en relación con el 286, al darse en los mismos los requisitos necesarios

para tal tipificación, como son en la conspiración el concierto para la ejecución del hecho delictivo y la

resolución de realizarlo, pues asi debe deducirse del hecho de haberse concretado la fecha para su

comisión, y en cuanto a la proposición de haber realizado los procesados, una vez decidida la comisión

del delito, una oferta concreta y personal invitando a otras personas a igual fin. Todo ello con

independencia de que los procesados no realizasen ninguno de los actos propios del delito de rebelión,

pues la conspiración no es un acto propiamente dicho, sino un acuerdo preliminar de su ejecución que

debe sancionarse penalmente por hallarse expresamente penado y constituir una situación de peligro, en

este caso para la seguridad del Estado y de los Ejércitos.»(...)

Fallo y condenas

«Que debemos condenar y condenamos a los procesados, teniente coronel de la Guardia Civil don

Antonio Tejero Molina y capitán de Infantería don Ricardo Sáenz de Ynestrillas y Martínez como autores

de un delito de conspiración y proposición para la rebelión, anteriormente tipificado, en el que no

concurren circunstancias modificativas de la responsabilidad, a la pena de siete meses de prisión para el

primero y a la pena de seis meses y un día de prisión para el segundo, con las accesorias para ambos de

suspensión de empleo y de suspensión de todo cargo público, profesión, oficio y derecho de sufragio

durante el tiempo de sus respectivas condenas, que no les será de abonú para el servicio. Para el

cumplimiento de estas penas les será de abono el tiempo que hayan permanecido privados de libertad por

razón de esta causa, sin que sean exigi-bles responsabilidades civiles.»

 

< Volver