Albert Boadella: El nuestro es un caso típico del franquismo. 
 Els Joglars estrenan hoy, en el exilio francés, una obra sobre Cataluña     
 
 El País.    27/09/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Albert Boadella, director de la compañía teatral Els Joglars, estrena esta noche en Perpignan (Francia) la

obra Catalonia M- 7. A partir del día 5 de octubre, la misma obra se representará en Madrid, con lo que es

presumible que el tema de Els Joglars —cuatro de cuyos miembros están en prisión, aunque en régimen

abierto, y dos se hallan en el exilio— cobre nueva vigencia. De la obra y de las implicaciones de su

estreno habló el polémico director con nuestro redactor Enric Cañáis.

Albert Boadella: "El nuestro es un caso típico del franquismo"

Els Joglars estrenan hoy, en el exilio francés, una obra sobre Cataluña

Catalonia M-7 se representará tan sólo durante dos días en Perpignan. Luego irá a Madrid por dos meses,

como mínimo. Su representación en la capital del Estado coincidirá, pues, con la aprobación de la

Constitución. Boadella es consciente del momento: «Yo no hago servir el arte para venganzas —dice—,

pero sí que estoy seguro de su poder como arma. Sé que la representación en Madrid es un aldabonazo a

la conciencia de mucha gente.» Y añade; «La Constitución es el traspaso entre la Administración

franquista y la futura Administración democrática. El caso de Els Joglars es un caso típico del

franquismo. Por consiguiente, debe terminar con la Constitución. Si, por el contrario, no se resuelve,

quiere decir que continuamos en el franquismo, y que todo el sistema democrático que se nos presenta es

una absoluta mentira.»

Continuidad de trabajo

La obra que ha montado Boadella no tiene nada que ver con el proceso a Els Joglars, o con la represión

sobre La torna, el montaje que ocasionó el proceso por la justicia militar. «En efecto —señala Boadella—,

Catalonia M- 7 representa única y exclusivamente la continuidad de mi trabajo, de diecisiete años de

trabajo, desde que en 1962 fundé Els Joglars. No he pretendido reflejaren este montaje nada de lo que nos

ha ocurrido.»

¿Cómo ha inñuido en Albert Boadella la cárcel, el hospital, la fuga, el exilio...?

«Quizá he tenido más ganas de trabajar, por un lado. Pero lo que he notado ha sido la vinculación con la

historia del arte, del teatro. El actor de teatro es una persona molesta. Lo fue ya en tiempos de Luis XIII,

en Francia, cuando es rey Borbón expulsó de este país a los actores de la Comedia del arte. La torna tenía

connotaciones con la comedia del arte y en cierta medida ha sido como si la historia se repitiera.»

«Pienso —continúa— en que nosotros, Els Joglars, durante muchos años realizamos una aportación a la

cultura catalana, que no estaba exenta de implicaciones políticas. Creo que, incluso, contribuimos a que

los partidos estén en el Poder, o en las Cortes. Luego nos hemos sentido abandonados y manipulados por

partidos y políticos.»

Montaje grotesco

Albert Boadella no cree que sea ahora el momento de lanzar críticas. Piensa escribir, eso sí, la historia de

todo el proceso a Els Joglars.

«Tiene todas las características —explica— de un montaje grotesco. Poca gente se salvaría de una crítica,

pero no es el momento, y más cuando aún hay compañeros en la cárcel y en el exilio. Pero saldrán muy

mal parados desde abogados a partidos y políticos, pasando por. el propio Tarradellas. Porque muchos

años antes de que Tarradellas desafinara Els segadors en el aeropuerto del Prat, Els Joglars nos jugábamos

el tipo tocando este himno por pueblos y ciudades en nuestro espectáculo.»

Se ha dicho que Albert Boadella estaba en malas relaciones con el resto de Els Joglars. «Se han dicho

muchas cosas, como, por ejemplo, que yo trabajaba con el dinero de Els Joglars, cuando la verdad es que

la compañía, como tal, tiene ocho millones de deudas. Por ejemplo, de La torna estaban previstas

cuatrocientas representaciones y sólo pudimos hacer 36. Estuvimos ensayando un año. O sea, que es fácil

imaginar el saldo. Con el resto de los miembros de Els Joglars tengo muy buenas relaciones. Es cierto que

antes de que estallara el escándalo de La torna tuvimos diferencias, pero eran las lógicas de toda

compañía teatral. Yo propugnaba un cambio en el modo de hacer de Els Joglars, superar una etapa

coactiva y entrar de lleno en otro nivel, más creativo.»

«Creo —añade— que lo grotesco del caso de La torna ha reportado muchos malentendidos. Hemos sido

víctimas, por un lado, de la prensa, siempre predispuesta a buscar pequeños escándalos, y por otro lado,

de la propia profesión, a través de las intrigas que se han desarrollado eri su seno. Por eso, digo que el

procesamiento de Els Joglars se ha convertido en algo grotesco desde el principio. Siempre he dicho que

cualquier ciudadano puede sentirse injuriado y recurrir a los tribunales. Ahora bien, a los tribunales

civiles. Imaginemos que los médicos y arquitectos formaran sus propios tribunales. No se entiende.»

"Catalonia M-7"

Albert Boadella califica a Catalonia M-7 de «disección de la cultura catalana». La acción transcurre en

una futura civilización anglosajona. Dos antropólogas estudian la recuperación de la cultura de Catalonia,

país que estuvo situado en el área mediterránea, en el enclave siete del mapa. Para ello ofrecen a cuatro

ancianos una moderna casa de aluminio a cambio de experimentar con ellos. Los cuatro ancianos van

recordando aspectos de la vida en Catalonia, que relacionan unos con otros, a veces incluso

equivocadamente, lo cual provoca situaciones de gran comicidad.

«Con ello intento demostrar —señala Boadella— que vivimos deslumhrados por el Norte, y que a veces

no nos damos cuenta de que nuestras peculiaridades cada vez están más estandarizadas.»

Catalonia A-7es interpretada por Carmen Periano, Ana Barderi, Rafael Orri, Pitus Fernández, Raimon

Teixidor y Toni Valero. Fabia Puigcerver ha hecho el montaje escenográfico a partir del guión, obra del

propio Boadella.

 

< Volver