Nota oficial a todas las unidades de las Fuerzas Armadas. 
 La Junta de Jefes de Estado Mayor informa de un golpe de mano apoyado en la sorpresa     
 
 El País.    22/11/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Nota oficial a todas las unidades de las Fuerzas Armadas

La Junta de Jefes de Estado Mayor informa de un "golpe de mano apoyado en la sorpresa"

La Junta de Jefes de Estado Mayor ha comenzado a enviar a todas las unidades una nota informativa

sobre los sucesos de Madrid, por los que han sido arrestados un teniente coronel de la Guardia Civil y un

capitán de la Policía Armada, y otra sobre el incidente de Cartagena, a raíz del cual resultó arrestado el

general de la Guardia Civil Juan Atares Peña.

La Junta de Jefes la integran su presidente, teniente general del Aire Ignacio Alfaro Arregui, y los tres

jefes del Estado Mayor del Ejército, el Aire y la Armada, tenientes generales, Tomás de Liniers,.

Emiliano Alfaro y almirante Luis Arévalo. Pelluz.

En. síntesis, la nota sobre los acontecimientos de Madrid, de acuerdo con la versión que facilita Europa

Press, es la siguiente:

«Hace algunos días (la nota no especifica fecha), la Jefatura de Inspección de la Policía Armada conoció

una noticia de características "muy graves". Un grupo de "jefes y oficiales de la Guardia Civil, Policía

Armada y Ejército de Tierra" planeaban dar "un golpe de mano" contra el presidente del Gobierno y otros

miembros del Gabinete.

Iniciadas las investigaciones oportunas, que se hicieron de manera coordinada por varios organismos, se

pudo averiguar —añade la nota— que:

1. El día 1-1 pasado se celebró una reunión en la cafetería Galaxia, en Madrid, a la que asistieron un

teniente coronel de la Guardia Civil, un comandante, dos capitanes de infantería destinados en la Policía

Armada y un comandante del Ejército de Tierra.

2. El teniente coronel de la Guardia Civil planteó "la posibilidad" de un "golpe de mano, apoyado en la

sorpresa" contra el palacio de-la Moncloa. Dicho golpe tenía tres fechas diferentes: los días 17 o 24

pasados, o bien el día 3 de diciembre próximo.

3. Posteriormente, los implicados decidieron fijar como fecha "más idónea" la del 17 por la tarde.

4. Además de esta reunión hubo contactos, anteriormente, con algunos mandos. Se perseguía el mismo

fin. Tales mandos no asistieron a la reunión de la cafetería Galaxia.

5. El "golpe de mano" proyectaban darlo "algunos núcleos de las fuerzas de orden público" y debía ir

acompañado de una neutralización, que evitase la intervención, en contra del mismo, de unidades de

dichas fuerzas, así como de unidades del Ejército.

Más adelante, la nota de los sucesos de Madrid indica que el Centro Superior de Información dio cuenta

de estas averiguaciones al presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, puesto que el titular del Ministerio de

la Defensa se hallaba ausente de Madrid. El presidente Suárez pidió que fuera depurada toda la

información hallada y a las nueve de la noche del día 16 convocó a altos mandos de las fuerzas de orden

público y del Ministerio de la Defensa, en presidencia del Gobierno.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro de la Defensa se hallaba en la base de San Javier

(Murcia) y adelanta su regreso a Madrid a ese mismo día, 16 por la noche. El teniente general Gutiérrez

Mellado -dice la nota- ya tenía previsto regresar a Madrid para asistir al acto de despedida de los Reyes,

que partían para México, Perú y Argentina.

Mientras tanto se observa la coincidencia de que, por diversas circunstancias, altos mandos de defensa y

de guarnición en Madrid se hallaban ausentes de la capital. Se les reclama urgentemente.

Todas las investigaciones obtenidas vuelven a ser comunicadas al presidente del Gobierno, a la Junta de

Jefes de Estado Mayor y al ministro de la Defensa, el día 16 del presente mes. De esta reunión sale la

decisión de ordenar una información judicial sobre el capitán Inestrilla y el teniente coronel Tejero. La

nota dice, finalmente, que se comprobó el correcto comportamiento de «varios jefes y oficiales».

La investigación se halla en estos momentos bajo la competencia del juez militar.

Incidentes de Cartagena

La segunda nota de la Junta de Jefes de Estado Mayor se refiere a los incidentes de Cartagena, tras la

intervención en el coloquio que mantenía el teniente general Gutiérrez Mellado, del capitán de corbeta

Gonzalo Casado, y del general de la Guardia Civil Juan Atares.

La nota señala que el capitán

Casado, al poco de comenzar la reunión con personal militar en el arsenal de Cartagena, hacia la cuarta

pregunta de las formuladas, pidió la palabra para hacer una pregunta. Versaba sobre la Constitución, a la

que el capitán Casado calificó de «laica y liberal». Preguntó al ministro de la Defensa si creía que esa

Constitución iba a ser buena para el pueblo español. Hizo un análisis histórico que comenzaba en 1812,

sobre la situación española, hablando de guerras y destronamientos desde esa fecha.

El ministro contestó al capitán Casado que más que una pregunta lo que había hecho era una arenga y que

él no estaba allí para escuchar arengas. Cuando el teniente general Gutiérrez Mellado aludió a la

Constitución se produjo el incidente del general Atares Peña, de la Guardia Civil. Este afirmó que era

mentira lo que el ministro decía de la Constitución. En este, momento, algunos de los asistentes

aplaudieron al general Atares y pronunciaron gritos de adhesión a sus palabras.

Así las cosas, la nota enviada a todas las unidades explica qué él ministro de la Defensa ordenó al general

Atares que se callara, pero éste continuó hablando. Seguidamente, el ministro le ordenó que abandonara

la sala de la reunión y el general Atares Peña se dispuso a hacerlo. Sin embargo, antes de llegar a la puerta

de salida volvió sobre sus pasos y comenzó a proferir insultos contra el ministro (la nota no los especifica,

pero al menos fueron tres). Es entonces cuando el teniente general Gutiérrez Mellado ordenó al general

Atares que se cuadrase y ordenó que fuera arrestado.

Cuando el general Atares abandonó la sala, el ´ministro dijo que esas palabras e insultos eran indignos dé

la conducta de un militar. También cuando abandonaba la sala el general Atares volvieron a ser

proferidos, por un grupo de asistentes, aplausos de adhesión al general dé la Guardia Civil. El ministro de

la Defensa ordenó a todo el muado posición de firmes y habló del espectáculo bochornoso que se había

ofrecido y que «actos como este son los que persigue ETA eri sus objetivos».

Aplausos mayoritarios

Un teniente coronel respondió al ministro que todos los presentes no se sentían identificados con las

expresiones del general Atares y en ese instante se produjo un fuerte aplauso que la nota afirma fue

«mayoritario».

 

< Volver