Los supuestos implicados no se dirigieron a mí. 
 Desmentido del coronel jefe del regimiento Alcázar de Toledo 61     
 
 El País.    09/11/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

"Los supuestos implicados no se dirigieron a mí"

Desmentido del coronel jefe del regimiento Alcázar de Toledo 61

El coronel jefe del regimiento de infantería acorazada Alcázar de Toledo 61, de Madrid, Juan Mateos

López de Vicuña, dirigió ayer una carta aldirector de EL PAÍS en la que niega que los supuestos

implicados en un intento de insubordinación militar en Madrid se dirigieran a él en ningún momento.

La versión que facilitamos en nuestra edición de, ayer sábado -y que concedía con la de otros medios

informativos— es que el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, junto con un capitán de la

Policía Armada y un coronel de ingenieros, fueron á proponer al coronel: Mateos López de Vicuña un

acto de insubordinación militar, y que el jefe del regimiento Alcázar dé Toledo 61, lejos de secundar sus

propósitos puso el hecho en conocimiento de las autoridades militares.

El texto íntegro de la carta que ha enviado el coronel Mateos es el siguiente:

«Muy señor mío: En él periódico dé su digna dilección, éa su edición del día 18 de;tes corrientes y en su

página 11, aparece un párrafo en el que se afirma: que eí jueves el teniente coronel de la Guardia Civil,

don Antonio Tejero Molina, acompañado de- ün coronel y un capitán acudieron ante mí a proponerme

algún tipo de acción contraria a la disciplina militar.

La noticia es totalmente falsa y carente de fundamento alguno, por lo que, acogiéndome al derecho de

réplica; me dirijo a Vd. al objeto dé su oportuna rectificación, reservándome en todo momento la acción

judicial que pudiera proceder.

Al margen de lo dicho en mi párrafo anterior y únicamente a título informativo por si le pudiera servir en,

su labor periodística diaria me permito decirle que en las Unidades del Ejército cómo ésta que tengo el

honor de mandar,, la preocupación- por el bienestar de la Tropa, el cuidado del costoso material, la

resolución de los mil y un problemas diarios y él mejoramiento de la instrucción, etc., es nuestra única

actividad, dejando para los médicos la Medicina, para los abogados la Abogacía y para los políticos la

Política. Esto, que parece que en ocasiones se olvida, da origen a rumores o noticias que como la que

comento sólo producen malestar e incluso descrédito para el que la escribe, al ser y poderse comprobar su

total falsedad.

Nosotros, señor director, formados en hábitos de disciplina castrense, sólo actuamos en línea de estricta

obediencia a nuestros mandos naturales, qué encabeza S. M. El Rey, y termina en el inmediato superior

de cada uno.

En espera de su rectificación y en la seguridad de que comprenderá mi actitud, queda de Vd. s. afín.»

 

< Volver