Autor: Millás, Jaime. 
 Permanece arrestado en su domicilio. 
 General Atarés: No puedo decir nada     
 
 El País.    21/11/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Permanece arrestado en su domicilio

General Atares: "No puedo decir nada"

JAIME MILLAS, Valencia

A raíz de los insistentes rumores que circularon ayer por la mañana de que el general Juan Atares Peña

había abandonado su domicilio, donde debía permanecer en arresto preventivo, EL PAÍS mantuvo una

breve conversación telefónica directamente con el general Atarés,quien desmintió el rumor y aseguró que

no había salido de su domicilio desde que a últimas horas de la noche del sábado fue trasladado desde el

Gobierno Militar de Cartagena.

«Si hay alguna duda de ello usted mismo puede comprobarlo con esta conversación», manifestó al otro

lado del hilo telefónico. EL PAÍS se había dirigido a la jefatura de zona de la Guardia Civil situada en la

gran vía Ramón y Cajal, donde el general Atares tiene a su vez su domicilio particular. Después de

explicar al telefonista la urgencia en conocer el paradero del general, éste manifestó no saber, nada, pero

ante la insistencia dijo: «Un momento, por favor», y pasó la llamada al general Atares.

El general Atares, jefe de la VI zona de la Guardia Civil desde marzo último, declaró: «No puedo decir

nada sobre mi arresto. No procede que haga ningún tipo de declaración. Mis superiores son quienes

pueden informar en relación a nii arresto preventivo».

A la pregunta de si tenía conocimiento de la conclusión judicial que merecería el expediente abierto por el

grave incidente que protagonizó en el coloquio con el teniente general Gutiérrez Mellado en Cartagena, el

general Atares contestó al otro lado del teléfono que no podía hacer declaraciones y remitió nuevamente a

este corresponsal a sus superiores.

El arresto al que ha sido sometido el general Atares consiste en una medida preventiva aplicada de

inmediato mientras el juez instructor, en este caso el general de división, Luis Caruana, a su vez

gobernador militar y subinspector de tropas de la III Región Militar de Levante, determina la gravedad

de.la falta o en su caso la existencia de indicios de un delito. Para iniciarse formalmente el expediente

judicial la decisión última corresponde al capitán general de la III Región Militar, Jaime Milans del

Bosch, y.éste puede concluir en presunto delito, que supondría abrir una causa al general Atares y, en

consecuencia, procesarlo y promover el correspondiente consejo de guerra con una pena de treinta años

de arresto en un castillo. En el caso de considerarse falta grave se le abre expediente judicial y el castigo

que se aplicaría oscila entre los dos meses y un día y los seis meses de arresto en un castillo.

Si el expediente concluye en falta leve se archivan las diligencias previas y se sanciona gubernativamente

con un castigo comprendido entre dos meses de arresto domiciliario y simple reprensión.

El general Juan Atares Peña

Ocupaba la jefatura de la VI zona de la Guardia Civil desde marzo último y en febrero de 1980 debía

pasar a la situación «B» al cumplir los 62 años. En el supuesto de que fuera sancionado y relevado de su

puesto, podría pasar a ocuparlo el coronel jefe del terció de Málaga, Daza Ramírez.

Milans del Bosch rectifica

La capitanía general de la Tercera Región Militar ha enviado un escrito de rectificación al diario de

Valencia Las Provincias, en el que puntualiza la afirmación del periódico en el sentido de que durante el

incidente que motivó el arresto, del general Atares el teniente general Milans del Bosch «había

desaparecido». La nota califica esta información de «insidiosa, además de absolutamente falsa».

La nota añade que «ello hace suponer que existe tendenciosidad por parte de quien haya proporcionado la

expresada noticia, dando especial énfasis a una desaparición que jamás existió y que podría dar lugar a

numerosas y varias interpretaciones, no todas favorables, a la actuación personal del capitán general de

esta región militar».

Solidaridad de un hermano del general Atares en un acto de Fuerza Nueva

Ángel Atares Peña, hermano del general de división Juan Atares, en arresto domiciliario desde la pasada

semana, informó, en un acto organizado por Fuerza Nueva en Tenerife, que había enviado a su hermano

un telegrama de adhesión «en estos momentos difíciles que pasa por hacer honor a su españolismo».

El telegrama de Ángel Atares dice lo siguiente, según el texto publicado ayer por la Hoja del Lunes de

Santa Cruz de Tenerife:

«Orgulloso del apellido Atares contigo siempre por España, una, grande, libre y limpia.»

El señor Atares afirmó que se había dirigido en esos términos a su hermano en el curso de un mitin

convocado en contra del texto constitucional y celebrado al mediodía del domingo en la Ciudad Juvenil

de la capital tinerfeña. Al acto, «de afirmación nacional», asistieron unas trescientas persor ñas, según

informa la prensa local.

 

< Volver