Autor: Todman, Terence A.. 
 Defensa y democracia. Las relaciones de defensa hispano-norteamericanos. 
 Un año de diálogo y beneficio mutuo     
 
 Diario 16.    06/01/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Defensa y democracia

Las relaciones de defensa hispano-norteamericanas

Un año de diálogo y beneficio mutuo

Terence A. Todman (Embajador de EE.UU.. en Madrid)

Entre las cosas que más me han impresionado en los seis meses qué llevo en España, una ha sido el

rendimiento del íntimo y franco dialogo de nuestros dos gobiernos acerca de asuntos de defensa.

Como se observaba en la nota para la; prensa dada después de la última reunión del Consejo, el 18 de

diciembre, una reciente; solicitud de las Fuerzas Armadas españolas de suministros de aviones patrulleros

marítimos ha sido atendida con una rápida oferta de los Estados Unidos de aviones P-3 para el Ejército

del Aire español.

El 19 de diciembre se firmaron nuevos anexos normativos de nuestros acuerdos que traspasan al Gobierno

español las instalaciones de almacenamiento dé petróleo construidas por los Estados :Unidos relacionadas

con el oleoducto que va desde Rota a Zaragoza. También pude comunicar . recientemente al Gobierno

español que, para contrarrestar los efectos de la inflación sobre la ayuda dada a España para su seguridad,

la mayor parte del saldo no gastado del dinero para material militar concedido según el Tratado se

encuentra disponible ahora, en lugar de entregarse a piaros anuales a lo largo de los próximos tres años,

como se venía haciendo. Esto ha exigido la actuación del Departamento de Estado y del Congreso.

El Consejo es también foro en el que solventar problemas cuya solución en círculos inferiores no ha sido

posible. Cuando esto ocurre, o se toman decisiones para atender a los problemas ó se transmiten

instrucciones que permiten qué las cuestiones se enfoquen desde nuevas perspectivas.

Asociación defensiva

Menciono estos ejemplos muy recientes de actuación eficaz en -el campo de nuestras relaciones de

defensa no porque sean especialmente insólitos o encomiab!es, sino más bien porque son una muestra de

la clase de resultados concretos y productivos que pueden esperarse de una asociación defensiva.

Beneficios parecidos obtiene el bando norteamericano de la estrecha relación de trabajo de nuestras

fuerzas militares con las de España al perseguir los fines señalados en nuestro Tratado. Estos fines son

aumentar la seguridad de nuestros dos países y la del tnu.ndo occidental, y «armonizar sobre la base de la

reciprocidad y de la igualdad (nuestra) relación defensiva con ´los arreglos de seguridad existentes en él

área Nort-atlántica».

Creo que estas estrechas relaciones de trabajo entre las respectivas fuerzas militares son una importante

contribución al mantenimiento de la paz. Que el pueblo español haya abierto su patria a miembros de las

Fuerzas Armadas de los Estados Unidos para que puedan existir esas estrechas relaciones es/algo

profundamente apreciado en los Estados Unidos. La fama de la hospitalidad española es indudablemente

muy merecida.

Nuestra labor defensiva conjunta no es nueva. Comenzó hace unos 25 años. Pero su calidad sí es nueva.

Lo que en un principio fue: esencialmente un arreglo que permitía el. uso de .ciertas instalaciones

militares españolas a cambio de determinada ayuda económica y militar, ha madurado para transformarse

ven un Tratado de relación entre importantes democracias occidentales que abarca la totalidad del

espectro de las cuestiones económicas, -científicas, culturales y educativas, políticas. y de defensa.

La expresión «una asociación de iguales» .ha adquirido un significado más amplio

Defensa de Occidente

Nuestras dos democracias cuidan hoy. una vez más en consonancia con prescripciones concretas del

Tratado, de [a preparación de planes de aplicación contingente para la mutua defensa en una específica

«zona geográfica de interés común» que incluye´ Ja totalidad de España, planes que tratan de la

contingencia dé una amenaza general, o de un ataque de hecho, contra Occidente.

Nuestras respectivas autoridades nacionales dispondrán de estos planes en caso de que fuera necesario

tomar una decisión política, en consonancia con las normas constitucionales de los dos países, que exija

una común actuación defensiva. Estos, planes contingentes guardarán armonía con los existentes

dispositivos de seguridad en. la. zona del Atlántico Norte, para que puedan constituir una eficaz ayuda de

la defensa del territorio español y del de Occidente en general.

Cómo se está haciendo esto es, quizá tan importante como el hecho de que se: está realizando. El Tratado

creó un nuevo Estado Mayor Combinado de Coordinación y Planeamiento que lleva trabajando un año y

medió, pero no en conversaciones en torno a una mesare negociaciones, sino en un conjunto de oficinas

en ías que un grupo escogido de oficiales españoles ;y norteamericanos laboran juntos. Estos oficiales. y

sus hombres están" creando unas mejores normas de relación que tras--cientten notoriamente .el ámbito

de sus tareas inmediatas.

Con todo, estas relaciones emanadas del Tratado no obligan legalmente a ninguna de las dos naciones a

defender a la otra; no suponen «garantías de seguridad» mayores que la Obligación moral inherente a una

empresa común y la obligación del. Tratado de consultarse en tiempos de crisis. Por ejemplo, el Tratado

dice: «En caso .de amenaza o ataques exteriores contra la seguridad de Occidente, el momento vel modo

de utilización por los Estado Unidos de las facilidades .a que sé refiere este, acuerdo para hacer frente a

tal amenaza o ´ataque serán objeto de consultas urgentes entre ambos gobiernos y resueltos mediante

acuerdo mutuo en vista de la situación creada». Esto, naturalmente, no llega a la más .completa garantía

mutua de seguridad aceptada por los miembros de la Alianza del Atlántico Norte

España y la OTAN

Los Estados Unidos, como se ha dicho muchas veces, apoyarán a España si algún día decide solicitar el

ingreso en la Alianza del Atlántico Norte, si ésa es; la dirección que eligen final mente los españoles.

España podría hacer una importante contribución a esta excepcional alianza política y defensiva de

estados libres e independientes, así como recibir importantes beneficios de ella. La Alianza ha conservado

la paz en Europa desde 1949.

Es una firme base desde la cual sus miembros, individual y colectivamente, fomentan la distensión, el

bienestar y, el disfrute de los derechos humanos por los pueblos de> Europa y sus vecinos. Pero a España

le incumbe" la decisión, y no existe ningún calendario para ella fuera de España. Nuestras relaciones

defensivas bilaterales no son: incoherentes en ningún sentido con la. pertenencia a ia OTAN pero,

tampoco dependen de pertenecer .a ella;

Cuando me incorporé a rni puesto en España el pasado verano, oí a algunos aludir a nuestras anteriores»

relaciones defensivas con España en los términos de «contrato de alquiler» mencionados anteriormente,

un arreglo que daba la idea de que tal vez España no estuviese compartiendo plenamente los beneficios de

las relaciones excepto en sentido monetario. ´Esta sugerencia me afligió, pero fuera cual fuera la

sensación .de antaño, la realidad hoy es una de beneficios mutuos reales y concretos para la seguridad de

España, así como para la de los Estados Unidos y la de Occidente, en general.

He visitado todas las instalaciones militares españolas en las que fuerzas españolas y norteamericanas

están trabajando juntas y he visto la estrecha colaboración que allí existe. He visto los resultados

conseguidos hasta ahora con el trabajo del Estado Mayor Combinado. La percepción de la amenaza

contra nuestra mutua seguridad entre los encargados de defender a ios dos países está compartida, y las

conversaciones acerca de cómo hacer frente a esa amenaza son coloquios entre quienes participan juntos

en una común empresa. La seguridad de España es importante para nosotros; la aportación real y eficaz

de España a la seguridad de Occidente es apreciada, .

En resumen, creo que se ha cruzado un umbral en estas relaciones cualitativamente «nuevas» que abre el

camino hacia posibilidades de una cooperación aún mayor en el futuro. Con estos ánimos entramos en el

.nuevo año..

 

< Volver