Autor: Molina, Pau. 
 Defensa y democracia. Instrucción Militar de la Escala de Complemento. 
 IMEC: Una oportunidad para el universitario     
 
 Diario 16.    13/01/1979.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Instrucción Militar dé la Escala de Complemento

IMEC: Una oportunidad para el universitario

Pau Molins Casavieja

La sociedad invierte gran cantidad de recursos en la formación de un profesional, ingeniero, médico,

abogado, etcétera, y no es una excepción a este principio la formación de un militar profesional.

Conscientes los Gobiernos de los diferentes Estados del problema de asignación de recursos, se han

planteado cómo conseguir, al menor costo, unos cuadros de mando para las Fuerzas Armadas, durante la

paz y al mismo tiempo disponer de una reserva de ofic ¡ales preparados para encuadrar a las unidades que

se formen en caso de movilización.

La solución más aceptada es la creación de escalas de complemento, que permiten cubrir ambas

necesidades, al tiempo que se consiguen ventajas adicionales.

Se consigue un mayor conocimiento del Ejército por parte de la sociedad civil y de los problemas de la

sociedad civil por los profesionales del Ejército. Si la captación de aspirantes a la escala de complemento

se realiza en la Universidad o en las Escuelas Técnicas, se consigue una más rápida adaptación de los

profesionales a las nuevas técnicas que el Ejército impone, abaratando, por tanto, los costos de formación.

Las formas de acceder a la escala de complemento son diversas, y cada Estado, de acuerdo con sus

necesidades, al nivel cultural del país y al sistema político del mismo, ha determinado los cauces por los

que se nutre dicha escala.

En el pasado reciente, y de acuerdo con los planteamientos políticos del momento, se crearon en España

las Milicias Universitarias, después la Instrucción Prémilitar Superior (1PS), y en la actualidad la

Instrucción Militar para la Escala de Complemento (I-MEC),

Captación y formación

Los futuros oficiales y suboficiales de complemento son captados en tres campos: la Universidad, las

Escuelas Técnicas y los soldados procedentes del reemplazo o del voluntariado (50 plazas anuales para

toda España que no suelen cubrirse, posiblemente por falta de información entre la tropa).

La IMEC actúa en dos fases, selección y formación de los futuros oficiales y suboficiales de

complemento. Una vez finalizadas ambas fases se obtienen los empleos de sargento o alférez de

complemento, causando baja en la IMEC y alta en escala.

La fase de selección consta de tres pruebas, reconocimiento médico, aptitud física y prueba psicotécnica.

Por las dos primeras se pretende que el aspirante posea unas condiciones físicas mínimas que le permitan

ejercer el mando de una pequeña unidad, y con la última prueba se pretende escoger a jos ,aspirantes que

posean las condiciones psicológicas y morales más ´apropiadas para conducir hombres.

La fase de formación se divide a su vez en tres etapas, formación básica que se realiza en los CIRS, junto

al resto dé los reclutas del tercer y cuarto llamamiento. Formación de especialidad, según el Arma

asignada de acuerdo con sus aptitudes, que se realiza en las Escuelas de Aplicación de las Armas.

La última fase que se realiza como alférez o sargento eventual de complemento en las unidades.

Ventajas

Las vacantes se anuncian para las cuatro Armas clásicas: Infantería, Caballería, Artillería (en las

especialidades de Antiaérea, Campaña y Costa), Ingenieros (Zapadores y Transmisiones). Los Cuerpos de

Intendencia, Sanidad (para médicos o ATS), Farmacia, Veterinaria y las vacantes de sargentos de

mantenimiento de vehículos de combate se anuncian para los alumnos procedentes de las Escuelas de

Formación Profesional o Institutos Politécnicos de las especialidades de mecánico montador de

automóviles o chapista.

Con objeto de hacer atractiva la opción de la escala de complemento, el Ejercitó ofrece a; los aspirantes,

las siguientes ventajas:

Poder realizar parte del servicio militar en la región de origen, ya que si lo realizan como soldados de

reemplazo, forzosamente deberán hacerlo fuera de su región

Fraccionar la prestación del servicio militar en tres etapas que les permite mantenerse más en contacto

con su medio habitual de vida.

Solicitar el incorporarse al;, servicio activo, bajo Contrato por tiempo determinado, una vez pertenecen a

la escala de complemento, lo que puede permitirles reorganizar su vida antes o después de finalizar sus

estudios.

El percibir durante los meses de práctica (seis meses) el sueldo correspondiente a su empleo, en lugar del

haber; del soldado.

Muchas voces se han levantado contra lo que consideran un privilegio del grupo social dominante, que les

permite cumplir su servicio militar de forma distinta al resto de los españoles, pero tal vez la verdadera

discriminación la realiza la sociedad civil cuando permite a unos ciudadanos que estudien y a otros no da

esta oportunidad.

 

< Volver