Autor: López Henares, Vicente. 
 Los gastos militares (IV). 
 Su cuantificación     
 
 Diario 16.    28/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

Los gastos militares (IV)

Su cuantificación

Vicente López Henares (Comandante auditor)

La cuenta ponderada de los gastos militares puede fácilmente hacerse en cifras financieras absolutas,

siempre que la información y los datos estadísticos tengan un reflejo de fiabilidad normal. De otro lado,

son significativas las correlaciones proporcionales con las demás variables del modelo econométrico, por

el sentido cuantificado .(Musgrave) del marco presupuestario. En lo que a los gastos militares concierne,

están casi ayunos de los efectos saludables de otros instrumentos de la política financiera, tal como las

acciones monetarias (muchas veces de efectos contradictorios en el presupuesto militar), sobre los que,

además, inciden en forma muy directa, condicionantes institucionales que impiden actuar de modo

rotundo a corto plazo (gastos de personal, infraestructura, rigidez de la organización...). En cierta manera,

la variación de volumen del gasto sólo puede tener tímidas correcciones de su tamaño en el presupuesto

ordinario; la ordenación programada se realiza en presupuestos extraordinarios paralelos, ´a medio y largo

plazo, de material, equipó, armamento y personal.

La medida de im gasto militar saneado depende indudablemente de componentes económicos de

magnitud considerable, de las políticas de coyuntura estabilizadora y de las posibilidades de acierto en los

pronósticos de suficiencia para el futuro, El esfuerzo anterior predetermina, en mucho, la eficacia dé la

inversión presente por el grado de preparación y adiestramiento del personal y unidades.

En algún sentido, se busca un óptimo ofensivo, aunque solamente sea por mimétiea comparativa con los

vecinos o los parientes o aliados estratégicos.

Equilibrio y dificultades

El crecimiento constante de los´ precios del material y de los costes de equipamiento militar puede

conducir a una, deceleración peligrosa del progreso. Para que el necesario aumento sea equilibrado, habrá

que superar gruesos errores de cálculo por dificultades técnicas en la visibilidad de los costes, los

acontecimientos inflacionistas p el irrealismo defensivo que pretende llegar a minimizar el persona], ante

la eventual electrónica de autocamión, incluso en la guerra terrestre. Los ejércitos, por su razón» de ser

salvaguardia de la nación y de la humanidad con ella, no pueden reconocieres a un simplista problema de

"stockage" de material. La disuasión requiere simultáneamente la pervivencia del espíritu de defensa del

ciudadano y su instrucción militar casi generalizada, un adiestramiento de las unidades permanente y una

renovación y modernización constante del material del qué se disponga. Todo ello implica orientaciones

de certidumbre a medio y largo plazo, solamente útiles, económicamente, si son fruto de una

responsabilidad política general, en el nivel político más superior y fruto de un plan preconcebido.

De este modo es posible un cálculo verosímil de la interacción entre economía y defensa. Es el caso del

presupuesto francés que aclara adonde va -y lo que pretende. Ha pasado del 3,12 del PIB en el año

anterior, al 3,25 en el actual, de ios gastos destinados al sector militar. A pesar´ de las subidas de las

retribuciones de personal, han reducido en el presente año esta partida, comparativamente con las de

instrucción y entretenimiento, en un dos por ciento. El gasto- militar es de un 18 por 100 del total

presupuestario y en 1982 está previsto llegar al 20 por 100. Los gastos militares españoles se aproximan

al 15 por 100 de los presupuestarios gubernamentales, con una actividad del sector público notoriamente .

inferior a la francesa.

Cifras de balance comparativo

El cuánto se gasta y el para quién . se gasta no tiene valor significativo en cifras absolutas. De todas

formas, éstas pueden conocerse consultando los ya bastante difundidos "Military Balance", del Instituto

de Estudios Estratégicos de Londres. Sí podemos retener unas clasificaciones • muy aparentosas que se

pueden entresacar de uno de los cuadros del año 1976;

1) Países de más de 400 dólares, per cápita, en gastos de defensa: Estados Unidos, la U. R. S. S., Israel

y Arabia Saudí.

2) Países con más de los 300 dólares, per cápita,-en defensa: Suecia.

3) Países con más de los 250 dólares, per cápita, en defensa: Alemania occidental, Francia, Australia,

Bélgica, Noruega...

4) Países con más de los 200 dólares, per cápita, en gastos de defensa: Gran Bretaña, Dinamarca,

Holanda, Suiza, Irán...

5) Países con más de 100 dólares, per cápita, en gastos de defensa: Checoslovaquia, Turquía, Egipto,

Canadá...

6), Países con gasto inferior a 60 dólares, per cápita, en defensa: Hungría, Rumania, Irlanda, España,

Argelia, -Marruecos, Portugal...´

Las posibilidades de movilización masivamente una eventual agresión responden a una buena

organización de la defensa, si bien es .difícil hacer cálculos del nivel de su estado de eficacia. Más fácil es

hacerse una hipótesis del grado de militarización social de una nación por la cantidad relativa del

continente de personal: activo en los ejércitos;

1) Países con más de diez soldados por cada 1.000 habitantes: Albania, Israel, Irak, Grecia, Libia,

Yugoslavia, Turquía...; se aproximan: Francia, Egipto y Noruega.

2) ´Países próximos a los ocho soldados por cada 1.000 habitantes: Alemania occidental, Bélgica,

España, Holanda, Suecia, Finlandia,..

3) Países próximos a siete: Suiza, Dinamarca, Portugal...

4) Países próximos a seis: Italia, Inglaterra...

5) Países próximos a cinco: Austria, Irlanda, Argentina...

6) Países próximos a cuatro: Canadá, Argelia, Marruecos...

Desde otro punto de vista podemos decir que hay ejércitos baratos, que salen caros, muy caros y hasta de

lujo. Puede ser una forma de inducir qué tipo de ejército se tiene por la cantidad de dinero que se asigne

en función de cada militar en activo:

1) Más de 100.000 dólares en defensa por cada soldado en armas: Argentina, Dinamarca, Yugoslavia...

2). Próximos a los 40.000 dólares en defensa por cada soldado en armas: Canadá, Inglaterra, Suecia...

3) Próximos a los 25.000 dólares: Alemania, Holanda, Israel, Suiza...

4) Próximos a los 20.000 dólares: Francia, Noruega, Argelia...

5) Próximos a los 15.000 dólares: Bélgica, Marruecos, Portugal...

6) Próximos a los 10.000 dólares: Austria, Finlandia, Irlanda, Italia...

7) Próximos a los 5.000 dolares: Albania, Egipto, Grecia, Turquía, Libia, Irak, España...

Las consecuencias que tenemos que traer a colación son que nuestra posición no se corresponde con el

nivel de industrialización, reata per cápita, marco demogeográfico y situación estratégica.

 

< Volver