Discurso del presidente Suárez ante el pleno del Congreso. 
 El Ejército no está presionando para influir en la constitución  :   
 El Estado, asentado en la convivencia política de los españoles es más fuerte. 
 ABC.    22/07/1978.  Página: 4-5. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

DISCURSO DEL PRESIDENTE SUAREZ ANTE EL PLENO DEL CONGRESO

EL EJERCITO NO ESTA PRESIONANDO PARA INFLUIR EN LA CONSTITUCIÓN"

«El Estado, asentado en la convivencia política de los españoleses más fuerte»

Reproducimos a continuación el texto Integro del discurso del presidente del Gobierno:

«Señoras y señores diputados:

Lamento profundamente no haber podido asistir al comienzo de la sesión, y espero y ruego de sus

señorías ,que comprendan que las propias responsabilidades de mi cargo me. han Obligado a´ estar esta

mañana, en las primeras horas, en mi despacho.

Sí quiero significarles a ustedes que cada vez que hemos tenido que afrontar o franquear una nueva etapa

en éste proceso político, en el que estamos Inmersos todos los españoles, él terrorismo ha hecho acto de

presencia. Y el terrorismo ha hecho acto de presencia con la finalidad exclusiva y esencial de atemorizar a

la población, de romper la confianza en el Gobierno, cualquiera que sea el Gobierno, y en las Fuerzas de

Orden Publico; de atacar íntimamente las esencias y las estructuras del Estado; de provocar a las Fuerzas

Armadas y a las Fuerzas de Orden Público; de enturbiar la confianza y la convivencía, ciudadana; de

liquidar, en definitiva, el proceso político; de intentar también enfrentar radicalmente a las formaciones

políticas que nos sentamos en esta Cámara.

APOYO A LAS FUERZAS DEL ORDEN

Yo quiero significar a sus señorías que no lo lograrán, que de ninguna manera las fuerzas terroristas van a

impedir que el pueblo español ejerza plena y definitivamente su soberanía, que si los partidos políticos

con representación parlamentaria, si los medios de comunicación social y la sociedad, plena y entera,

española prestan su apoyo decidido a las Fuerzas de Orden Público, en el cumplimiento de su función y

en el cumplimiento de sus obligaciones; si no nos atemorizan; si aplicamos con firmeza y frialdad las

medidas legales de que se disponen, y las tenemos, y se están aplicando; si se consigue perfeccionar al

máximo nuestras fuerzas de Seguridad, logrando tener unos buenos medios de información, y en ese

camino se está, unos buenos sistemas de prevención, de investigación y, en último término, de presión, yo

puedo asegurar, como presidente del Gobierno, que, desde luego, no van a conseguir su objetivo.

Yo puedo garantizar, señores, y asumo plenamente las intervenciones que se han producido en esta

Cámara, que he tenido ocasión de escuchar, que también el Gobierno siente profundamente el terrorismo

ejecutado esta mañana.

Sabíamos que podía producirse. Las Fuerzas Armadas estaban perfectamente informadas de que podían

ser un objeto esencial de la acción terrorista, porque justamente esa acción terrorista pretende

atemorizarnos a todos, impedir que sigamos por el camino que hemos emprendido, y que es el camino

que tenemos que seguir realizando.

SERVICIO AL PROCESO DEMOCRÁTICO

Me Interesa subrayar a este respecto, porque se suele decir con alguna frecuencia, que las Fuerzas

Armadas son un obstáculo «1 proceso democrático, y puedo afirmar terminantemente que no es cierto.

Las Fuerzas Armadas como institución han prestado un servicio impresionante al proceso democrático

español, y ahí está su ejemplar comportamiento durante estos dos años.

Cualquier presunción, cualquier indicación o cualquier sugerencia en el sentido de que las Fuerzas

Armadas presionan a las fuerzas políticas para encaminar en uno u otro sentido la Constitución, no es

cierta.

Las Fuerzas Armadas están al servicio del pueblo español. De él nacen, en él reciben su entraña, en él

reciben su justificación, y lógicamente están ai servicio de lo que ese pueblo español decida. En

definitiva, en la Constitución que se está elaborando no es más que el pueblo español, a través de sus

legítimos representantes, el que se está diciendo cómo, de qué forma y en qué manera quiere seguir

gobernándose, Y a ese servicio prestan su máximo apoyo las Fuerzas Armadas. A la unidad

«independencia de España, a 1a ID dependencia y unidad de nuestra noción, al servicio de lo que diga la

Constitución, ea definitiva.

NO A LAS REACCIONES EXTREMISTAS

Yo quisiera llevar a, sus señorías, en este momento en que el terrorismo ha hecho otra vez su aparición, y

atacando de manera muy clara estructuras esenciales del Estado, intentando provocar una reacción

psicológica grave, que el Gobierno no va a tolerar,- de ninguna forma, reacciones extremistas. Que el

Gobierno aplicará las medidas legales ,que están a su alcance para la investigación, persecución y

represión del terrorismo. Con firmeza, con frialdad, pero siguiendo adelante en el proceso político que

heñios iniciado.

Porque pienso sinceramente, señoras y señores diputados, que solamente lograrán sus objetivos los

terroristas si consiguen de verdad que perdamos la confianza en la capacidad de este pueblo para,

gobernarse a sí mismo.

EL ESTADO ES MAS FUERTE

Yo estoy plenamente convencido de que vamos a lograr entre todos un sistema de convivencia

democrática permanente en nuestro país, un sistema de convivencia pacífica en el que la manera de

erradicar estas violencias que aparecen, de vez en cuando, en la vida española es, justamente, fortalecer el

Estado. Pero fortalecerle desde la convicción intima de que todas las fuerzas políticas están firmemente

decididas a que ese Estado se fundamente en la convivencia política de todos sus ciudadanos, en el

pluralismo político y en el respeto a las opciones que el pueblo español, en cada momento, elija.

El Estado así es mucho más fuerte que antes, y el Estado así seguirá siendo, y se fortalecerá mucho mas

en el próximo devenir.

Quiero terminar, señoras y señores diputados, reafirmando que nada ni nadie está legitimado para impedir

el ejerciólo pleno por el pueblo español de su soberanía. Y aseguro que no lo conseguirán, aunque

tengamos que sufrir el dolor y la rabia, como aquí se ha dicho; rabia contenida que nos producen estos

acontecimientos.

Quiero significar a sus señorías que acepto en mi nombre, y en el de mi Gobierno, el compromiso

solemne de dedicar nuestras vidas al logro de una España para todos, compartida y sentida como tal,

precisamente la que, con estas muertes, se pretende negar. El pueblo español ejercerá, plenamente, su

soberanía, con el apoyo de ustedes, inequívoco.»

 

< Volver