En telegrama a Gutiérrez Mellado. 
 Firme decisión de cumplir con nuestros deberes militares, dice el Rey  :   
 Seis partidos parlamentarios y extraparlamentarios piden al pueblo que se movilice pacíficamente contra el terrorismo. 
 ABC.    22/07/1978.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

SÁBADO, 22 DE JULIO DE 1978. PAG. 10

EN TELEGRAMA A GUTIÉRREZ MELLADO

«FIRME DECISIÓN DE CUMPLIR CON NUESTROS DEBERES MILITARES», DICE EL REY

Seis partidos parlamentarios y extraparlamentarios piden al pueblo que se movilice pacíficamente contra

el terrorismo

Madrid. (De nuestra Redacción.)

Nada más tenerse noticia de los atentados de ayer, y muy especialmente del que costó la vida al general

de brigada señor Sánchez Ramos-Izquierdo y a su ayudante, el teniente coronel Pérez Rodríguez, desde

todos los ámbitos, y con independencia de ideologías, surgieron las condenas y expresiones de repulsa

hacia estos actos terroristas.

A las condenas de los partidos políticos, expresadas por el propio presidente del Gobierno y portavoces de

grupos parlamentarlos en el Congreso de los Diputados, han seguido los comunicados y notas de Prensa

de todos y cada uno de los grupos políticos y centrales sindicales. Incluso partidos parlamentarios y

extraparlamentarios —U. C. D., P. S. O. E., P.C. E., P.L. P., P. T. E. y O. R. T.— han firmado un

comunicado conjunto en el que hacen un llamamiento al pueblo para que se movilice pacíficamente en la

defensa de la democracia, del proceso constituyente y en contra del terrorismo.

TELEGRAMA DEL REY.—El Rey Don Juan Carlos dirigió ayer al teniente general Gutiérrez Mellado,

vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Defensa, un telegrama en el que textualmente se dice:

«Profundamente impresionado por el fallecimiento del general Sánchez Ramos-Izquierdo y el teniente

coronel Pérez Rodríguez, víctimas criminal atentado, expreso a V. E. y a todos los componentes de las

Fuerzas Armadas mi hondo sentimiento de pesar y firme decisión de cumplir con nuestros deberes

militares al supremo servicio de la Patria.»

Igualmente, los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía han dirigido sendos telegramas a los familiares de

los militares asesinados.

Entre las expresiones de repulsa de diversas entidades, corporaciones locales, se encuentra también las del

presidente de las Cortes y de la Generalidad de Cataluña, señores Hernández Gil y Tarradellas,

respectivamente. El presidente de las Cortes afirma que «un hecho de esta clase, aunque tenga tortuosas

Intencionalidades políticas, y aun siendo por desgracia aislado, por cuanto se han producido otros

Igualmente lamentables, no puede ser valorado como un acto político ni pretender representar una actitud

de discrepancia con una política determinada».

LA LIBERTAD, SACRIFICADA.—Es la negación —añade— de los valores fundamentales de la

convivencia, en los que coinciden todos los partidos políticos, por contrapuestas que sean sus ideologías,

y por grandes que sean las diferencias de criterios que quepan en su libertad de pensamiento y de opinión.

Porque justamente ocurre que la gran sacrificada para esta violencia Injustificable es precisamente la

actuación pacífica de la libertad.

Más adelante, Antonio Hernández Gil afirma que no cabe otra respuesta que la unión, tanto en la condena

más absoluta como en el respaldo del ejercicio de la autoridad, de forma que sin perder la prudencia que

le es Inherente se pueda considerar siempre asistida, y especialmente en estos momentos de la concorde

voluntad de los españoles en la defensa dé la convivencia armónica de todos, sin otras exclusiones que la

de quienes se sitúan a sf mismos fuera de cualquier modelo de sociedad.

Finalizada su declaración el presidente de las Cortes pidiendo serenidad y confianza en el desarrollo del

proceso democrático y constitucional.

JUSTICIA Y SERENIDAD.—Por su parte, el presidente de la Comisión de Defensa del Congreso, el

diputado socialista «Enrique Múgica, ha~ manifestado que «no sabemos quiénes son los asesinos, pero

si sabemos de dónde proceden. Proceden de los grupos a los que mueve el fanatismo, la crispación

totalitaria y el afán de destruir la democracia».

Reclamamos justicia —afirma a continuación— y pedimos serenidad para consolidar el puente creado

entre el pueblo y las Fuerzas Armadas, a fin de que éstas se constituyan en sector fundamental d« la

comunidad nacional, rodeadas del afecto de esta comunidad y puedan defenderla frente a los grupos que

intenten destruir la Independencia, la integridad y la libertad de España y las libertades de los españoles.

Más adelante expresa su convicción de que con estas muertes los asesinos no conseguirán lo premeditado

por ellos, porque han contribuido, en estos momentos tan decisivos de nuestra Historia, a fundar la

convivencia entre todos, de la que ellos quedarán excluidos.

CONDENA DE LOS PARTIDOS.—En términos parecidos, algunos con mayor dureza, se expresan la

totalidad de los grupos políticos y sindicales. Únicamente el comunicado difundido por Fuerza Nueva

tiene un contenido distinto y por eso recogemos su texto: «Mientras en el Congreso algún diputado se

permite defender el terrorismo y el separatismo; mientras el Gobierno pacta y cena con los asesinos de

hace pocos años; mientras España se resquebraja a pasos agigantados, dos Ilustres militares son fría,

cobarde y vilmente asesinados en Madrid. Fuerza Nueva, ante tales sucesos, expresa su dolor e

Indignación a la gran familia militar, así como denuncia, una vez más, la interminable cadena de

crímenes.

Por ello, Fuerza Nueva —añade la nota— solicita de Su Majestad el Rey la Inmediata destitución del

Gobierno, por Ineficaz, Incompetente y oneroso para la nación; la disolución de las Cortes por su

manifiesto entregulsmo a los enemigos de la patria; asi como la de todos los partidos políticos. Pedimos a

Su Majestad la rápida .formación de un Gobierno de salvación nacional para atajar el caos y la catástrofe

a que nos conduce el actual poder ejecutivo:»

Por su parte, el resto de los grupos Insisten en la necesidad de acelerar la aprobación de la Constitución y

de seguir adelante con el proceso democrático, pidiendo serenidad y firmeza ante las acciones terroristas.

 

< Volver