Pueden haber roto el cerco de la fuerza pública. 
 Ni rastro de los asesinos  :   
 Aumentan las sospechas de que ETA y GRAPO han actuado juntos. 
 Informaciones.    24/07/1978.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 10. 

PUEDEN HABER ROTO EL CERCO DE LA FUERZA PUBLICA

NI RASTRO DE LOS ASESINOS

AUMENTAN LAS SOSPECHAS DE QUE E.T.A. Y G.R.A.P.O. HAN ACTUADO JUNTOS

MADRID, 24 (INFORMACIONES}.

NUMEROSAS fuerzas de la Guardia Civil apoyadas por miembros de la Policía continuaron ayer

domingo, sin resultados positivos, la búsqueda por la zona norte de la sierra madrileña del comando

terrorista que dio muerte el pasado viernes al general de brigada Sánchez-Ramos y al teniente coronel

Pérez Rodríguez.

La reivindicación del criminal atentado, realizado por la organización E.T.A. anteayer, sábado, ha sido

acogida con recelos por la Policía, a pesar de que se tenia en estos medios un marcado conocimiento de la

llegada a nuestra capital de dos supuestos comandos, integrados por unas siete u ocho personas,

pertenecientes á la organización terrorista vasca De todas formas, se concede mucho mayor crédito a la

reivindicación efectuada por E.T.A. que a la de óteos grupos terroristas, incluido el G.R.A.P.O. En los

coches robados por los asesinos Había objetos traídos del Norte.

De todas las maneras, cunde la impresión de que E.T.A. y G.R.A.P.O. han podido actuar juntos en esta

ocasión. Los terroristas vascos, como en el caso de la calle del Correo, han podido, quizá, utilizar la

infraestructura de los «grapos».

Todas las fuentes allegadas a la investigación sobre el atentado coinciden en afirmar que las dos horas

invertidas por el guarda don Fulgencio Fernández Barquillas en avisar a la Guardia Civil sobre la

presencia de los supuestos terroristas en Mira-flores de la Sierra la noche del, pasado viernes fueron

cruciales para que se perdiera la pista. La huida del lugar, situado junto a la urbanización La Berrocosa, la

hicieron en un «Seat-127», amarillo/ que llevaba pintada una ralla roja. En la caseta del guarda, que es el

.encargado de cuidar un bloque de pisos en construcción, la chica y los dos jóvenes sospechosos se

apoderaron de varias vendas y utilizaron gran cantidad de algodones y «Mercro-mina» para curar la -

herida de uno de ellos, situada a la altura de la axila.

Un dato significativo es que el supuesto comando no utilizó para intimidar a don Fulgencio ningún arma,

aunque en algún momento sí hizo uso de voces un tanto amenazadoras, cuando" le obligaron a apartarse

unos cuarenta metros de la caseta, mientras procedían a curar al herido. También parece que los tres,

jóvenes se hallaban algo excitados y que incluso llegaron a discutir entre ellos en. voz alta, aunque se

ignora el motivo.

Cerca de setecientos hombres, incluyendo a guardias civiles y policías, ayudados de perros y helicópteros

que volaron a baja altura, peinaron el pasado fin de semana las poblaciones serranas de Mi-raflorés de la

Sierra, Soto del Real, Bustarviejo, las proximidades de Manzanares él Real y Guadalix de la Sierra, así

como ´los alrededores de Rascafria, adonde se pensaba marchó el comando en la madrugada del pasado

viernes, tras hacer su aparición en la primera localidad citada.

A media tarde de ayer corrieron rumores en torno a la localización en un camino forestal cercano a

Miraflores de la Sierra de una joven que presentaba una herida sangrante y que iba vestida con unos

pantalones de color verde. Este hecho no fue más que una falsa alarma, pues más tarde se pudo

comprobar que la chica estaba afincada en un camping de la zona y no estaba implicada para nada en el

suceso. El aparatoso despliegue llevado a cabo por la Guardia Civil y Policía ha causado honda

preocupación y alarma _entre: los numerosos veraneantes que pasan estos días en la zona de la Sierra

madrileña, sobre todo al tenerse noticias de que los terroristas pudieran encontrarse escondidos en algún

rincón de las inmediaciones. La abundancia de chalets y urbanizaciones enclavadas en este´ lugar han

constituido a veces un serio obstáculo para los trabajos, de los investigadores.

POSISLE ROTURA DEL CERCO

En medios precisos se ha hablado a INFORMACIONES acerca de la posibilidad de que los tres jóvenes

buscados hayan roto, el estrecho- cerco policial, establecido, no sólo en caminos forestales, sino en todas

las carreteras de acceso a la parte norte de la sierra. Los controles, montados muy especialmente en. la

tarde de pasado´ sábado, estaban pensados para que el comando buscado intentara desplazares por -

carreteras vecinales, lo que hubiera simplificado de forma notable la labor de les investigadores.

Ayer, por otra parte, se llegó a temer que los tres sospechosos trataran, en la hipótesis de que se hubieran

visto cercados, de retornar a Madrid, aprovechando la larga caravana de «domingueros» que iniciaron la

vuelta a la capital. Aunque hubo algunos controles, no surgieron resultados positivos, dado el gran

número de vehículos que circularon por las carreteras en dirección a Madrid. «No creo que aquí haya ya

nada que hacer , manifestó a últimas horas de la noche de ayer a INFORMACIONES el alcalde de

Miraflores de la Sierra, don Pedro Jiménez.

Los rastreos llevados a cabo por la Guardia Civil han sido muy minuciosos y cabe muy pocas

posibilidades de que los asesinos se encuentren escondidos por este lugar», añadió. En cuanto a lo

sucedido en el casco urbano de Madrid, hay que destacar el robo a mano armada de un vehículo,

perpetrado por tres desconocidos, el pasado sábado por la tarde, a 3a altura del número 29 de la calle de

Alberto Alcocer. El coche tiene la matrícula M-1882-BY, y fue sustraído en presencia de su propietario.

Aunque en fuentes policiales no Se concedió demasiada importancia a este hecho, se duda ciertamente

que unos delincuentes comunes se expusieran a llevar a cabo tal acción, dado el extenso despliegue

policial habido sobre Madrid.

De otra parte, los integrantes de un coche patrulla de la Policía Armada detuvieron a un joven en la

misma tarde del sábado, que huía con un coche robado por la M-30 en dirección a Arturo Soria. Más tarde

se comprobó que se trataba de un delincuente común, no ha experimentado la menor variación.

ACCIDENTE EN PAMPLONA

Mientras viajaba en un coche patrulla del 091, el policía armado don Diego Villalba resultó herido de

gravedad al disparársele la pistola al inspector de Policía que viajaba en el coche patrulla. Al parecer, el

hecho se produjo cuando el inspector intentaba, sacar una bala de la recámara de su pistola. La bala

disparada alcanzó al señor Villalba, que conducía la unidad, entrándole por el costado izquierdo y

saliendo por la clavícula. La bala, sin embargo, no afectó a órganos ni vasos vitales.

 

< Volver