Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Pasó el sobresalto     
 
 Informaciones.    24/07/1978.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Pasó el sobresalto

Por Abel HERNÁNDEZ

PARECE que se está superando el tremendo sobresalto. Es cierto que esta misma mañana ha vuelto a

explotar la «Goma-2» en la Delegación de Hacienda de San Sebastián. Pero estos sustos del Norte

empiezan a ser habituales y casi no producen ya taquicardia. El problema vasco dará todavía mucha

guerra. La solución política está sólo esbozada, y la actitud de los nacionalistas vascos sigue pareciendo

irresponsable a la inmensa mayoría. «Sólo piensan en ellos», es la frase que se repite de boca en boca.

Mientras tanto, E.T.A. sigue campando por sus respectos. Su golpe bajo al Ejército en Madrid no ha

obtenido la respuesta que esperaban los terroristas vascos, pero ha hecho funcionar los timbres de alarma.

El Rey se ha ido a Mallorca, de vacaciones, con la familia real. Es una noticia que da tranquilidad al país.

A veces valen más estos gestos que mil palabras. Don Juan Carlos vive tensamente, al minuto, los

acontecimientos del Reino de España. Su papel de estadista activo es incuestionable. Antes de partir a

encontrarse con el mar y con el sosiego, el Rey conversó largamente en La Zarzuela con el presidente

Suárez. Ni en los cuarteles ni en la política pasaba nada que obligara al Monarca a aplazar sus vacaciones

estivales.

También Fraga ha estado pescando este fin de semana en los ríos de Asturias. Este deporte se presta a

serenar el espirita, según dicen. Cuando Franco tenía algún problema serio —aseguran los hermeneutas

del franquismo— se iba a pescar. Parece que Fraga, tras el «no» de gilva a la Constitución y la abstención

de su grupo —menos López Bravo, que prefirió no asistir a la histórica sesión del Congreso— tiene serios

problemas en casa. Ante altas esferas de la nación, Fraga y sus diputados perdieron en un momento todo

lo que habían ido acumulando a través de los debates constitucionales. Al fin y al cabo, se trataba de

aprobar la Constitución de la Monarquía. En este momento, el Rey cuenta con más apoyos en la izquierda

que en la derecha. El asunto es grave. No se descartan importantes desgarros y rupturas en Alianza

Popular este verano, mientras la llamada «Nueva Mayoría» está a punto de soltar de nuevo sedal y

colocar el anzuelo a ver quién pica.

Fuentes fidedignas nos aseguran, entretanto, que donde ha cundido visiblemente la preocupación por los

últimos sucesos —junto con las no muy halagüeñas perspectivas económicas— es entre los comunistas.

Sin embargo, Carrillo se ha ido a La Habana, a «confesarse» con Fidel Castro, y Pasionaria, a Moscú.

Todos, aprovechando el puente de Santiago Apóstol, patrón de España.

 

< Volver