Autor: Herraiz García-Blanco, Carlos. 
 Gutiérrez Mellado, con la Brigada de Paracaidistas de Alcalá de henares. 
 España es una y no vamos a dejar que nos la rompan     
 
 Pueblo.    30/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Gutiérrez Mellado, con la Brigada de Paracaidistas de Alcalá de Henares

"ESPAÑA ES UNA Y NO VAMOS A DEJAR QUE NOS LA ROMPAN"

ALCALÁ DE HENARES. (PUEBLO, por C. HERRAIZ:)

«Como dije en el discurso de la Pascua Militar, España es una y no vamos a dejar que la rompan.»

Estas palabras las pronunció el vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Defensa, teniente

general Gutiérrez Mellado, en el transcurso de una comida celebrada en el cuartel del Príncipe de la

Brigada Paracaidista de Alcalá de Henares. Añadió el ministro que al parecer hay unos señores que no

parecen dispuestos a enterarse de esto, pero que «las Fuerzas Armadas están dispuestas a que no sean sólo

palabras, sino un hecho de que España es una».

La visita de Gutiérrez Mellado a la Brigada Paracaidista se inició a primeras horas de la mañana de ayer,

llegando en h e 1 i c op tero acompañado del Jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general Vega

Rodríguez, y del capitán general de la I Región Militar, teniente general Gómez de Salazar. Visitó en

primer lugar la zona de lanzamiento de Extremera, donde realiza maniobras la Brigada Paracaidista. Allí

asistió a un primer lanzamiento de 136 hombres, modalidad de altura automática desde dos Hércules.

A continuación visitó el centro logístico, acompañado del general de Brigada de Paracaidistas Torres

Rojas y escuchó las peticiones y los problemas expuestos por los comandantes de la segunda y tercera

banderas.

Tras las visitas de las distintas dependencias del campamento, tuvo lugar un segundo lanzamiento,

también automático. Aunque estaba previsto otro de modalidad de caída libre, se suspendió por falta de

techo suficiente. Para finalizar los actos en Extremera se efectuó un ejercicio «R a p p e 1» (lanzamiento

de cuerda) desde helicópteros.

El ministro se trasladó seguidamente al a c u artelamiento Lepanto de Alcalá de. Henares, donde se le

rindieron los honores de ordenanza. Tras visitar la sala de plegados y un local de unidad tipo compañía, se

reunió en un almuerzo, donde puso de relieve el acto de hermandad —no de inspección— que se estaba

llevando a cabo, pidió optimismo y paciencia para la resolución de los problemas y rindió homenaje a

todos los compañeros paracaidistas.

El ministro de Defensa dijo también que no se debía intentar resolver los problemas cuyos niveles no

corresponden a las Fuerzas Armadas. «Nosotros —dijo el ministro— tenemos una función propia que

cumplir.»

 

< Volver