Autor: González Álvarez, Ángel. 
   Libertad educativa con igualdad de oportunidades     
 
 Ya.    27/07/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 9. 

LIBERTAD EDUCATIVA CON IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

•TODOS los hombres son * fundamentalmente Iguales. Es claro que se trata de una igualdad específica

perfectamente compatible con las más acusadas diferencias individuales. Esta Igualdad de los hombres

está basada en cuádruple unidad: de origen, de naturaleza, de vocación y de destino. El lenguaje teológico

del Concilio Vaticano II lo expresó da esta manera: "La igualdad fundamental entre todos los hombres

exige un reconocimiento cada vez mayor. Porque todos ellos, dotados de alma racional y creados por

Dios, tienen la misma naturaleza y el mismo origen. Y porque, redimidos pcr Cristo, disfrutan de la

miísma vocación y de idéntico destino."

Para mi propósito actual es suficiente . advertir que crece en todas partes la conciencia de la dignidad

personal, se despierta la vocación al crecimiento y se hace más vivo el derecho a la educación. Es natural:

la educación satisface la vocación al crecimiento y es secuencia de la dignidad humana.

EL derecho a participar en los bienes de la cultura y en loa beneficios de la civilización por ministerio de

la enseñanza no puede negarse a ningún adolescente español de nuestra hora. Las discriminaciones en

este terreno no son en modo alguno tolerables.

Avalan el cumplimiento de aquel derecho y la superación de las desigualdades injustas tres exigencias del

tiempo en que vivimos: el desarrollo económico, el progreso técnico y la democratización de nuestra

comunidad ´política, Es, además, la limpia vía de la promoción humana, compendio de anhelos y

esperanzas de] mundo del trabajo.

Estamos ´ante el primero de los "signos de los tiempos". Se nos ha enseñado que en la primera fase de la

ansiada promoción los trabajadores concretaban sus esfuerzos en la reivindicación de derechos de

•contenido preponderantemente económico, se fijaron después en derechos de naturaleza política y

reclaman en la actualidad el derecho a participar en la. cultura.

La Igualdad especifica de los hombres exige un reconocimiento explícito de la identidad de los derechos

afincados en el rango y la jerarquía de la .persona. Es, pues, preciso dar cumplida satisfacción a las

expectativas igualitarias ante la cultura, para cuyo disfrute es la educación articulo de primera necesidad.

Dicho de otra manera: por estar vinculado a la naturaleza humana, el dere* cho a la educación se´extiende

a todos los individuos por Igual. Esta igualdad del derecho a la educación es precisamente la que exige

una igualdad de oportunidades para recibirla. De esta manera, el llamado principio de igualdad de

oportunidades ante la educación y la necesidad de su fomento y desarrollo ciones sociales de nuestro

parece haber adquirido vigen.cia universal en las preocupaciones sociales de nuestro tiempo.

EL principio de igualdad de oportunidades es unánimemente admitido, pero muy .diversamente

interpretado. Existen dos concepciones insuficientes de la igualdad de oportunidades que es necesario

colocar fuera de juego. La primera teoría parte de la idea de que con el nacimiento le aon dados a cada

hombre los talentos, aptitudes y capacidades que corresponden a la clase social de su familia. Los

Individuos tienen obligación de conformarse con esta su situación original sin pretender salir de ella.

Jamás deben olvidar el consuelo de los tontos: lo que natura no da, Salamanca no lo presta. Todos tienen

el deber de hacer fructificar del mejor modo posible las aptitudes recibidas. Todos deben disponer de

Iguales oportunidades para desarrollar su talento y perfeccionar los dones heredados. Pero nadie tiene

derecho a escaparse de su propio ámbito ni a recorrer los caminos que le lleven a una efectiva promoción

social.

Esta primera teoría, atrozmente clasista, ha sido sustituida por otra que procede de una ideología más

"liberal" en apariencia y más "conservadora" en realidad. También ahora se parte de IP. convicción de

que cada individuo posee desde su nacimiento un repertorio de capacidades y aptitudes en determinado

grado y no referidas necesariamente a la familia ni al estamento social en que está Inserta por razón de

vecindad o ´de profesión. El viento de los grandes talentos sopla donde quiere. Nuestra obligación

consiste en instalar veletas para detectarlos y acudir con el principio de igualdad de oportunidades,

evitando de este modo que aquellos talentos extraordinarios se pierdan en el mar de la ignorancia.

SÍ ya la primera posición se fundaba en un error, esta segunda se asienta, además, éo

Angel GON7ALEZ ALVARE7

* * *

(Continúa en pág. sigte.)

LIBERTAD EDUCATIVA

(Viene de la p&g. anterior)

bre una maldición y está cruzada de pecaminosidad. Siempre se desprecia oí hom. b r A cuando se pone

precio a au talento. La igualdad da oportunidades no puede consistir en la eliminación >le los obstáculos

que Impiden a loa alumnos bien dotados desarrollar sus talentos Innatos. BU principio de Igualdad de

oportunidades no es una cuestión de economia.

LA política educativa no consiste en un régimen de protección a los alumnos económicamente

necesitados y que se hacen acreedores de ella por sus notables dotes de Inteligencia y su decidida

voluntad de dedicación a loa estudios. £¡1 principio de igualdad de oportunidades quedaría radicálmente

falseado. Se le habría sacado del campo del derecho para llevarlo al del privilegio. Individuos

privilegiados va por su talento serían protegidos económicamente, mientras a los desheredados del

entedímíento y de la voluntad se les abandona en su penuria.

PERO Interesa mas el descubrimiento del error en que han caído ambas teorías. Se lo encontrara en su

idea de que con «l nacimiento le son dados a cada hombre sus talentos, capacidades y aptitudes, que la

educación se encarga de promover y desarrollar. Sus opi" niones estan a una distancia astronómica de los

resultados d» la investigación actual. M doctor Rodríguez Delgado declaraba a YA en el último mes de

mayo: "Una de las conclusiones prácticas de nuestra investigación científica es que los cerebros recién

nacidos son semejantes en las razas negra, blanca y amarilla, en las naciones marxistas y capitalistas, en

personas pobres y ricas. Sin embargo, los condicionamientos culturales se traducen en características

diferenciales que modifican la anatomía, la fisiología y la bioquímica de los cerebros individuales." Las

lecciones de la sabiduría nos dispensan de todo comentario.

Ángel GONZÁLEZ ALVAREZ

 

< Volver