El papel de los ejércitos     
 
 Informaciones.    07/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL PAPEL DE LOS EJÉRCITOS

LA celebración de la festividad de la Pascua Militar ha sido el mareo de Importantes intervenciones

político-técnicas de los más altos mandos militares de nuestras fuerzas armadas. De entre todas ellas

sobresalen por su contenido, y por el rango dé quienes las pronunciaron, las alocuciones del Rey, don

Juan Carlos; del ministro de Defensa, teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, y del jefe del Estado

Mayor del Ejército, teniente general José Vega Rodríguez,

Las palabras del Rey han sido todo un condensado análisis de la presente situación política y del papel

que les corresponde a las fuerzas armadas en este proceso de transición hacia un sistema democrática

consolidado. Partiendo de que «el Inmovilismo seria suicida y absurdo», deduce que no queda más

camino que seguir la marcha de la historia con seguridad, confianza y comprensión; sin que ello

presuponga dejarse dominar o arrastrar por los acontecimientos. En síntesis, todo el texto del Rey es un

apretado informe político que hay que leer y meditar muy detenidamente y no solamente por los

profesionales de nuestras fuerzas armadas.

En la misma conexión con el entorno político-social se pronunciaron los tenientes generales Gutiérrez

Mellado y Vega Rodríguez, que recalcaron, además, la más absoluta fidelidad y disciplina al capitán

general de los Ejércitos, don Juan Carlos. Incluso el ´jefe del Estado Mayor del Ejército se sumó

prácticamente a la línea de reconciliación nacional de la Corona, al aludir, anecdóticamente, con respeto y

elogio a algunas figuras militares del campo republicano. Nunca hasta ahora habíamos escuchado este

tipo de referencia pública por parte de quienes combatieron en el bando vencedor durante la ya lejana

guerra civil.

La defensa de la Corona, la unidad de España y del mismo prestigio de las fuerzas armadas constituyeron

loa ejes por -los que discurrieron los tres discursos claves de la Pascua Militar.

El papel apolítico y profesional de las FF. AA., mientras no se atente contra este triple principio, quedó

ayer definitivamente consagrado. A partir de aquí sería muy conveniente que los políticos aclarasen

asimismo su voluntad de no inmiscuirse en los asuntos internos del Ejército. Es preciso que los partidos

políticos pongan punto y aparte a todas las historietas interesadas sobre presuntos papeles no

constitucionales de los militares. Las intervenciones de ayer van a tener el mérito de dejar la política para

loa políticos, que no podran utilizar este tipo de absurdo chantaje que tanto ha sido utilizado durante el

año que acaba de finalizar, y el Ejército para los profesionales militares, que centrarán su atención en

dotarnos del potencial bélico que requiere nuestra especial situación geopolítica.

 

< Volver