Ejército y sociedad     
 
 Ya.    06/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ver, oír y... contarlo

EJERCITO Y SOCIEDAD

"Diario 16" publica un suplemento especial dedicado a la» Fuerzas Armada» con motivo de la Pascua

militar. Se Incluyen artículos del t general Gutiérrez Mellado, vicepresidente primero del Gobierno y

ministro de Defensa; almirante Luis Arévalo Pelluz, jefe del Estado Mayor de la Armada; teniente general

Diez Alegría, embajador de España en El Cairo; teniente general Vega Rodríguez, jefe del Estado Mayor

del Ejército, y teniente general Galarza Sánchez, jefe del Alto Estado Mayor, entre otros.

He aquí algunas afirmaciones:

El Ejército, en tiempos de paz

Teniente general Vega Rodríguez:

"La misión del Ejército, en tiempos de paz, no se ciñe, como ha podido verse hasta ahora, a la preparación

del soldado para la guerra. Hay también una aplicación directa, de la que •e beneficia la sociedad en su

conjunto. Nos referimos a la asistencia de loa soldados en los momentos críticos en que no le bastan a la

sociedad sus propios elementos. Catástrofes, Incendios forestales, accidentes y tantas otras situaciones

insólitas han tenido siempre la oportuna asistencia del Ejército, que, con sus medios y su disciplina, ha

conseguido lo que la sociedad por si misma no hubiera logrado socorrer."

Viejos métodos disciplinarios

Teniente general Diez-Alegría:

"No cabe yo, eu forma alguna, K\ volver a los viejos métodos estrictamente disciplinario. Bs Meridiano

que necesitamos buscar- en moldes nuevos el mantener el "entusiasmo" antiguo. Pero no puede perderse

de vista que en muchos caaos los que figuran a la cabeza de los ejércitos pertenecen, a veces, a aquellas

generaciones que conocieron los viejos modos, y les resulta entrañablemente doloroso evolucionar hacia

otros, que les parecen atentatorios a la disciplina.

Y, sin embargo, cada ves es más indispensable que estas cuestiones se consideren con el interés que

merecen, so pena Ae tropezar, posiblemente en un mañana_ prójimo, con situaciones delicadas derivadas

de una faltu ue adaptación del instrumento militar a las condiciones de la vida social.

Pero, sobre todo, resulta hoy sustancial y apremiante conseguir una comunión mucho nías intenso, que la

que existe entre los ciudadanos y las Fuerzas Armadas. Precisamos, para, ello, elevar al máximo todas las

medidas que nos facilita la técnica actual para poner al pueblo al corriente de qué es y para qué existe la

milicia, y ctiál es la nfanera en que ésta cumple, para esa patria común de la que forman parte, las

misiones que tiene encomendadas. Buscando primordial mente suscitar de nuevo el alma de aquel viejo

entusiasmo tan eficaz, que en su esencia era sólo la compenetración del Ejército y ¡a nación."

La defensa nacional, exigencia permanente

General Alfaro Arregui:

"La evolución tecnológica experimentada por la Industria aeronáutica y el proceso inflacionario de la

economía mundial ha triplicado en los últimos ocho años el precio de un avión de combate

Simultáneamente, los costes de revisión y mantenimiento han crecido nueve veces en el mismo tiempo,

debido al incremento de la mano de obra.

Parece evidente que habría que hacer más, mucho más. Pero nuestras posibilidades actuales y nuestras

previsiones presupuestarias, por muy bien administradas que estén, difícilmente podrán dar más de sí.

Esperemos que un relanzamlento económico de nuestra Patria permita, a plazo medio, mejorar estas

perspectivas.

La defensa nacional es una exigencia permanente de los países que no sólo quieren sobrevivir, sino

participar activamente en el concierto de las naciones. El mundo sigue siendo hoy el mismo complejo

entramado de intereses, relaciones e Influencias que nos enseña la historia, y cuyo componente báfiloo lo

constituye—hoy como entonces—la fuerza. Pero una fuerza que resulta no tanto de la suma de la potencia

destructora de los medios bélicos disponibles, sino, sobre todo, de la potencia creadora que representa la

moral, la capacidad y la entrega a la nación de los hombres que—con uniforme o sin él—dedican al noble

servicio de las armas sus mejores esfuerzos."

 

< Volver