La Pascua Militar. 
 Posibilidad de un ejército voluntario     
 
 Diario 16.    06/01/1978.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Posibilidad de un Ejército voluntario

MADRID, 6 (D16).

Un Ejército voluntario podría contribuir a -los fines generales del Estado, en estos momentos en que se

padece un paro muy ele-vacío, dijo ayer el teniente general José Vega Rodríguez, jefe del Estado Mayor

dei Ejército, en un acto celebrado en los cuarteles generales del Ejército en el día de la Pascua Militar.

El general Vega Rodríguez dijo que "con un Ejército voluntario -nosotros podríamos absorber una gran

parte del paro, porque ese paro es preferentemente juvenil, entre los dieciséis y los veinticinco años".

"Si nosotros —afirmó— podemos acoger a una gran parte de esa. masa y encuadrarles, pagánndoles por

supuesto, contribuiremos a la salida de ese paro."

Rejuvenecer el Ejército

El jefe del Estado Mayor insistió también en la necesidad de rejuvenecer el Ejército, "con una selección al

revés": separando "al que no rinda lo que debe rendir, sea por lo que sea", ya que "lo primero es la

eficacia del Ejército".

Igualmente, el general Vega expuso ia necesidad de introducir el concepto de empresa en el Ejército y en

la necesidad de erigir la disciplina (la externa, que "ponga dé manifiesto la jerarquía", y la intelectual,

"más difíicl de cumplir").

No tres o cuatro amigos

En otro lugar de su discurso concretó que, según la legislación, el Ejército tiene atribuidas la seguridad

interior y exterior del Estado y debe contribuir a la permanencia de las instituciones, pero "cuando nos

diga que están en peligro quien nos lo tenga que decir, no tres o cuatro amigos nuestros", recalcó.

El teniente general había dedicado antes unas frases a la vocación militar y, tras citar a PolavieJa, soldado

que llegó a capitán general, había afirmado que "incluso en el bando opuesto a nosotros se han destacado

personas que, a lo mejor, si hubieran sentido la vocación a edad temprana, hubieran, sido unos magníficos

generales y quizá no hubieran pensado de la manera que pensaban ...".

En este momento, el teniente general citó a Modesto y a Líster, lo que produjo gestos de extrañeza en

algunos de los asistentes. El teniente general Carlos Iniesta Cano, que se encontraba muy cerca de la mesa

de presidencia del acto, se santiguó ostensiblemente y levantó la mirada al techo, actitud que no fue

observada por el orador.

El voluntariado

El teniente general Vega Rodríguez se refirió en su parlamento a la necesidad de regular las escalas, cuya

situación actual "produce frustración en algunos" y a la conveniencia del voluntariado especial, que le

llevó a extenderse en la acción social extraordinaria que cumple el Ejército y en el tema del Ejército

voluntario.

También se refirió al problema planteado por los casados que cumplen el servicio militar y por los

objetores de conciencia. Sobre estos últimos dijo que hay que buscar "soluciones equitativas y justas" que

eviten el recurso a la picaresca española.

También, habló de la necesidad de instalar los cuarteles fuera de las poblaciones no sólo por razones de

seguridad, sino también para no crear más problemas a las autoridades municipales. Como la solución es

muy cara se está estudiando la transformación de los CIR.

El teniente general Vega subrayó el papel del Ejército como escuela de ciudadanos y la reorganización

del Servicio de Información de acuerdo con nuevos criterios.

 

< Volver