Los conflictos subversivos exigen. 
 Máxima atención     
 
 El Imparcial.    11/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Los conflictos subversivos exigen

MÁXIMA ATENCIÓN

El Rey Don Juan Carlos, acompañado de los ministros de Defensa y de Educación, Gutiérrez Mellado e

Iñigo Cavero, respectivamente, inauguró ayer el curso básico de Mandos Superiores del Ejército que

realizan los coroneles y tenientes coroneles que aspiran al generalato. El acto se celebró en la Escueta

Superior del Ejército ante la presencia de altos mandos militares.

Después de saludar al Rey, y mostrarle la lealtad del Ejército, y a las autoridades del Gobierno presentes,

el teniente general Villaescusa señaló que «el Ejército es, ante todo, una escuela de patriotismo y

ciudadanía». Más tarde pidió que «los mandos bien formados transmitan su espíritu y su saber a nuestros

admirables soldados, unidos todos en el amor a la patria y obediencia a nuestro Rey», ya que ese era, en

su opinión, «el camino para forjar una España mejor, más justa y más fuerte».

Especial atención mereció en su discurso la referencia a la especial preparación de los ejércitos ante dos

hechos: el empleo de armas nucleares y la naturaleza del enemigo, que, dijo, exige «el estudio de ios

conflictos subversivos, moderno azote de las naciones tanto del mundo libre como del Tercer Mundo».

«No hay que olvidar -dijo— que en España los conflictos exigen la máxima atención.»

En otro momento de su charla, dirigiéndose a los coroneles y tenientes coroneles presentes, el teniente

general Villaescusa dijo: «La enseñanza militar y su aplicación práctica a la instrucción de las tropas y

unidades es el único procedimiento para mantener en forma´ los ejércitos y hacerlos capaces de defender a

la patria contra las amenazas que puedan cernirse sobre ella.» Y añadió, en términos aparentemente

ideológicos:

«Amenazas que en los tiempos modernos rebasan ampliamente el concepto clásico de enfrentamiento

directo de las organizaciones bélicas nacionales para anticiparse con acciones solapadas, tenaces y de

lento desarrollo que pretenden destruir la moral nacional, introducir confusión en las Fuerzas Armadas y,

en suma, quebrantar la capacidad defensiva de las naciones para asentar el golpe definitivo en el momento

oportuno sin apenas resistencia.»

Al actual curso asistirán treinta y cinco coroneles y tenientes coroneles del Ejér- cito español, dos

oficiales colombianos, uno venezolano y otro americano, estos últimos en condición de oyentes que no

tendrán evaluación final.

 

< Volver