No sacar las cosas de quicio     
 
 Ya.    13/09/1977.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 3. 

NO SACAR LAS COSAS DE QUICIO

ESPAÑA no se juega nada importante en el pleno del Congreso de los Diputados de esta tarde. El

principal punto del orden del día, los insultos de un diputado a la fuerza pública y los golpes que ésta le

pudo propinar, es asunto desagradable y vidrioso, pero nada más. Por desgracia, los verdaderos problemas

del país están ahí, intactos, sin que los diputados hayan aún tomado resoluciones sobre ellos; esa

inactividad sí es grave.

No obstante, hemos de ser conscientes de los peligros de la sesión si e1 tema o asunto concreto es

derivado hacia una demagogia aparentemente rentable de rara a la galería. Es posible que algún diputado

tenga ganas de sentirse Savonarola, poro confiamos en que los grandes grupos parlamentarios tendrán el

suficiente autocontrol para sus discursos y mociones.

YA hemos visto que los Informes de los parlamentarios y de la Administración han sido correctos y

coincidentes en lo sustancial, de lo cual se deduce que todos muestran interés por esclarecer los hechos.

Es de esperar que la intervención del ministro del Interior, señor Martín Villa, contribuirá a ilustrar a los

diputados y a la opinión pública. Estas bases de partida ofrecen la posibilidad de que, en conjunto, sea una

sesión constructiva, que sirva para tranquilizar a todos, devolviendo a los hechos BU dimensión exacta,

Lo peor es sacar las cosas de quicio.

 

< Volver