Autor: Farrás, Salvador. 
 Defensa y democracia. 
 La mujer y las Fuerzas Armadas     
 
 Diario 16.    05/01/1978.  Página: 14. Páginas: 14. Párrafos: 10. 

La mujer y las Fuerzas Armadas

Salvador Farras

Dentro del injusto y degradante papel que le ha tocado a la mujer desempeñar en la s o c i e dad a través

de la historia, consideraremos el de la mujer española durante los últimos años para c o m-prender mejor

las causas por las que se les ha negado ía obligación y el derecho que les asiste para acceder a las Fuerzas

Armadas (FAS).

Discriminación

La ley de Derechos Políticos, Profesionales y Laborales de la m u ] e r de 1961, hoy vigente, le reconoce

los mismos derechos que al hombre para el ejercicio de toda clase de actividades; pero, en su articulo 3,°

determina que le son vedados a la mujer el acceso al Ejército, a los Cuerpos Armados, a la

Administración de Justicia y a la Marina Mercante. El espíritu de esta ley encaja dentro del contexto

conceptual que el régimen pasado ha tenido de la mujer, protegiéndola como si se tratara de persona

menor de edad y marginándola de derecho o de facto de un gran número de actividades.

Es por eso por lo que resulta lamentable que a la hora de elaborar la Constitución no haya tenido presente

de forma específica que la mujer en un régimen de libertad y que aspira a la justicia social, ha de contar,

desde los propios fundamentos del ordenamiento Jurídico, con las leyes que le garanticen su ciudadanía

de pleno derecho;

Los países incorporan a la mujer a filas

En casi todos los países del mundo, desde la pacifica Suiza a EE.UU., desde la U.R.S.S. y países del Este

europeo a Australia o Canadá, existen servicios femeninos en las FAS. Triste es que España haya sido la

excepción, también en este caso, prácticamente en solitario, como nos pasa con el divorcio.

Es cierto que bastantes de estos países le ofrecen sólo puestos auxiliares dentro de la orgánica de las FAS;

pero también es verdad que últimamente en U.S.A., por ejemplo, las mujeres tienen todas las perspectivas

de carrera dentro del Ejército. El pasado año ingresaron las primeras cadetes en West Point; una mujer

ostenta el grado de almirante en la Armada y otra mujer, coronel, recientemente se ha hecho cargo del

mando militar de una base americana en Alemania occidental.

Los nuevos Ejércitos incorporan a la mujer decididamente a sus filas. Es el caso de Israel, donde la mujer

Juega un papel casi equiparable al del hombre, pudiendo ser conductor de un carro, paracaidista, etcétera.

En Italia, el presidente de la Comisión de Ía R e f o r m a de la Cámara, Falco Accame, ha presentado una

propuesta de un servicio militar voluntario para la mujer asignándole misiones en la Acción Social,

Radares y Centrales Operativas, los calculadores electrónicos, etcétera. Pero las feministas han

respondido al socialista que el servicio ha de ser obligatorio, porque lo que las izquierdas deben desear es

un. Ejército como "pueblo en armas" y no profesional y de voluntarios mas dóciles al manejo de las

oligarquías.

En la República Federal Alemana hay 44.450 mujeres en las FAS, la mayor parte de ellas trabajan en

servicios de administración. En la actualidad se estudia la posibilidad de acceso de la mujer a otro tipo de

destinos, como transmisión es y controladores de vuelo.

En Suiza, recientemente, se pretende hacer el servicio femenino de las FAS más atractivo a fin de reclutar

unas 3.500 mujeres que se necesitan para cubrir las necesidades existentes. Se ha creado el empleo de

"capitán" y están equiparadas, tanto en las divisas como en los devengos, a los hombres. Se pueden alistar

las mujeres entre los dieciocho y los treinta años, pasando las oficiales a retirarse a los cincuenta y cinco

años.

En Holanda se procura que la mujer trabaje en el Ejército a pie de igualdad con sus homólogos

masculinos. Se están dando más funciones ai personal femenino, así como ampliando los grados,

permitiéndoseles el ascenso a todas las categorías.

En Suecia, dentro de las Organizaciones Voluntarias para la Defensa, están una serie de ellas formadas

por mujeres en un total aproximado de unas 90.000. Sus clases se llevan a cabo los fines de semana y

realizan cursillos en unidades militares. Sus funciones son: evacuación de heridos, conducción de

vehículos, servicios veterinarios, servicios económicos, etcétera.

Aparte de hacerle justicia a la mujer, las ventajas que reportarla su afluencia a filas son evidentes.

Señalemos como inmediata la posibilidad de reducir el servicio´ militar

 

< Volver