Autor: Izquierdo, José María. 
 Más izquierda que derecha. 
 Los socialistas unidos ganan al Centrosuárez     
 
 Diario 16.    17/06/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Más izquierda que derecha

Los socialistas unidos ganan al Centrosuárez

José María Izquierdo

MADRID, 17 (D16).— Felipe González y Tierno Galván suman más votos que todas las coaliciones,

partidos, grupos, subgrupos, sub-coaliciones y decenas de " personalidades independientes" que forman

las filas del Centrosuárez. Una simple operación aritmética con el montante de los votos obtenidos por

cada uno de ellos, cuando se llevaban escrutados el 90 por 100 de la totalidad, muestra claramente que

los socialistas, de ir unidos, hubieran obtenido el primer lugar en las preferencias de los votantes

españoles. El Centrosuárez sumaba, en esos mo-nentos, 4.989,102 votos, mien-ras que la suma de Felipe

4.580.406) y Tierno (588.435) .Icanza la cifra total de .168.841 votos para los socialistas.

Socialistas

Es claro que estos resulta-ios pueden tener una importancia política enorme. Pero dejando aparte las es-

peculaciones que puedan hacerse sobre sus últimas consecuencias, un hecho aparece meridianamente

c1aro: los socialistas dominan la escena política. Felipe y Tierno, que tentados estuvieron de llegar a

acuerdos prefectorales, abortados en el último momento por cuestiones personales más que por razones de

fondo, pueden ahora, a la vista de los resultados, acelerar el proceso de unificación y formar un bloque

compacto que puede ser definitivo para las elecciones municipales, e incluso para forzar avances

importantes en la composición del Gabinete. No obstante, al no haberse realizado la unión con

anterioridad a las elecciones, han perdido una magnífica oportunidad que tenían al alcance de la mano.

Con la regla D´Hont, el reflejo de escaños correspondientes al número de votos es más desfavorable de lo

que dicen las cifras de votos.

Izquierdas

Con todo, el hecho más destacable del resumen final es el increíble montante de papeletas sumadas por

los partidos de izquierdas. En los cinco primeros puestos, se observa que la suma de Felipe. Tierno y

Carrillo es superior a la de Centro y Alianza. Así; el bloque de izquierdas suma 6.678.603. mientras que

Centro y Alianza llegan a los 6.351.814 votos, más de trescientas mil . por debajo de "las izquierdas

Pero a todo ello hay que hacer algunas consideraciones que aún refuerzan más esta primera impresión,

puramente aritmética. Hay que considerar, primeramen t e, las escasas facilidades de todo tipo que han

tenido estos partidos a lo largo de la dictadura, primero; en el periodo de la predemocracia, después.,

Recordemos que muchos de ellos estaban encarcelados hace menos de seis meses y. todos sus actos y

propagandas eran objeto del palo gubernamental. Sin duda, el aspecto más importante es, sin embargo,

otro: la consideración de militantes que existe en estos grupos, frente al voto sin compromiso de los

paridos englobados en el Centrosuárez. En efecto: un voto socialista, un voto comunista significa —en un

importante tanto por ciento— una persona dispuesta a salir a la calle a hacer pública su filiación política.

No es, evidentemente, el caso de la UCD, más volcada a lograr el voto de los indecisos y los apolíticos,

voto que puede volverse contra ellos si las cosas —y entre ellas el aspecto económico es fundamental—

no ruedan como previeron a la hora de depositar el voto en la urna. Obviando ahora el caso del Partido

Comunista y los grupos a su izquierda, absolutamente reacios a la formación de nuevos Frentes Po-

pulares, sí parece posible que los socialistas de Felipe y Tierno se piensen muy en serio la posibilidad de

una unión próxima, si no inmediata. Los partidos socialistas, que han tenido que superar muchas

dificultades para emerger en la actividad política franquista, pueden tener ahora la tranquilidad suficiente

para que el proceso de unificación pueda llegar a acelerarse. Discusiones públicas, presión de los

militantes, consideración del enemigo común, etcétera, pueden hacer que lleguen a buen puerto los con-

tactos iniciados hace ya años y que siempre se rompían por problemas que algunos observadores

consideran subsanables. Sin embargo, otros observadores son menos optimistas. La fuerza mostrada por

el PSOE de Felipe puede llevar a Tierno a tener que aceptar una serie de condicionamientos

excesivamente drásticos. Felipe parte ahora desde una evidente posición de privilegio que puede dificultar

la esperada unificación.

 

< Volver