Autor: Gómez del Prado, Enrique. 
 Elecciones Generales. Después de las elecciones. Muchas Sorpresas.. 
 Cela y sus intenciones políticas     
 
 Diario 16.    17/06/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Entrevista D16

Cela y sus intenciones políticas

Enrique Gomez el PardoPALMA DE MALLORCA, 17. — "¿Qué voy a hacer en el Senado? Primero,

sen-tanme, después mirar alrededor y, en tercer lugar, nada para no equivocarme. Más adelante, ya

veremos. No voy a entrar. en aquella casa con la p r e tensión de arreglar el país en quince días",

manifestó a D16 Camilo José Ce¡a, escritor, académico, desde anteayer senador por designación real.

En su casa de la Bonano-va, uno de los barrios residenciales de Palma de Mallorca, Cela abría el correo al

mediodía de una manera maquinal, mientras respondía a las preguntas de D16.

"Usted siga preguntando", aconsejó.

p..—¿Qué es para usted la política?

R.—Para mí y para los griegos es la misma cosa: el arte de gobernar.

P.—Pero eso es un tópico.

B.—Sí, pero déme usted una definición mejor...

P.—Cela tiene fama de cachondo. ¿Piensa llevar el cachondeo al Senado?

R.—Sí, soy un cachondo, gracias sean dadas a Nuestro Señor. El Senado, como la Real Academia, son

sitios muy serios, pero no imprimen carácter más que a aquel que no lo tenga. Yo por mi parte tampoco

voy a imprimir carácter al Senado.

P;—Camilo José Cela, sesenta y un años, gallego, con veintidós años de residencia

en Mallorca ¿ha descubierto ahora su vocación política?

B.—No. Las .circunstancias históricas de nuestro país me impidieron desarrollar esa vocación. No me fue

posible , ejercitarla, pero siempre la tuve.

F.—¿Cuál es la opinión de Cela sobre la lista de ¡os 41 de la Zarzuela?

R.-Creo que es una lista oportuna y proporcionada. Naturalmente, no voy a hablar de los componentes de

la misma, pero me parece que es una buena señal para el país la inclusión en el Senado de nombres de

intelectuales ten prestigiosos como los designados.

P.—¿ Piensa usted que es un intento de culturizar el Senado?

B.—Pienso, más bien, que es un intento de culturizar el país.

P.—¿Cela es partidario de la elección o de la designación?

B.—Siempre de la elección. Sin embargo, no hay que desestimar ni desatender Ja opción real de designar.

P.—Por último. ¿Sabe usted lo que gana un senador?

!R.—¡Anda! pues no me lo había planteado. Sé lo que gana un académico y espero que un senador tenga

mi salario " mayor. De todos modos, la forma de ganarais la vida seguirá sleocto la mispiá: escribiendo. A

proposito ¿Cuánto gana un senador?

No se safee.

 

< Volver