Autor: Basterra, Francisco G.. 
 La coalición ganadora roza la mayoría absoluta. 
 Satisfacción gubernamental al anunciar el triunfo centrista     
 
 Diario 16.    17/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

La coalición ganadora rosta la mayoría absoluta

Satisfacción gubernamental al anunciar el triunfo centrista

Francisco G. Basterra

MADRID, 17 (D16).—Sín poder ocultar su satisfacción ni su agotamiento, el ministro de la Gobernación,

Ro-dolfo Martín Villa, anuncié al país, a las dos y media de la tarde de ayer, desde el centro electoral de

Madrid, e! triunfo claro de la Unión del Centro Democrático, que obtiene la mayoría absoluta en el

Senado y la bordea en el Congreso. Cuando Martín Villa, al que sentaron sobre dos almohadones de color

naranja para que estuviera más alto y diera mejor en la televisión, anunció los resultados finales, todavía

provisionales, se habían escrutado el 75 por 100 de los votos, equivalente a 14 millones de" electores.

Martín Villa, senador real desde ayer y sin duda ano de los principales "cerebros" de Adolfo Suárez, no

quiso cogerse los dedos y precisó que se trataba de los resultados electorales "con cierta aproximación",

sujetos aún —dijo— a una "doble provisionalidad", debido.´ a que son únicamente de fuente

gubernamental y sobre dos tercios de los votos emitidos. Flanqueado por un ministro de Información "que

no. podía ocultar su contento, y del director .general de Radiodifusión, Rafael Ansón, auténtico relaciones

públicas de Suárez. el titular de la -Gobernación del Reino repartió así los 350 escaños del Congraso:

unos 170 para la UDC. 115 para el PSÓE, 20 para el. PCE más PSUC, 15 para Alianza Popular, 10 para

el Partido Nacionalista Vasco, otros 10 para el Pacto Democrático de Cataluña, de Pujol y Trías Fargas.

"Triunfador", anunció, como en los finales de etapa ciclista, la UDC, seguida a 55 escaños del PSOE,

refiriéndose luego a las agrupaciones que rebañaron también escaños, como a la Unidad Socialista del

profesor Enrique Tierno Galván, independientes e Izquierda Vasca.

Olvido democratacristiano

Cuando ya Martín Villa, que debido a la larga noche de vigilia no estuvo tan agudo como en otras

ocasiones, se olvidaba de la Democracia Cristiana, un informador inquirió sobre la suerte ´del Equipo que

capitanea Joa-quín Ruiz-Giménez. No creo que después de los resultados que les he presentado

__explicó— su candidatura pueda tener un cupo muy amplio, para añadir que podría contabilizar un

cierto éxito con la UDC de Cañellas en Barcelona. Quizá el momento de mayor concentración periodísti-

ca en la conferencia de prensa se produjo cuando el ministro de la Gobernación, que también se había

"olvidado" de este dato al enumerar los triunfadores en el Senado, afirmó lacónicamente que Alianza

Popular contaría al final con unos tres senadores. El ministro anunció 106 senadores para UCD, 60 para el

PSOE y ocho para PCE-PSUC, con el resto para candidaturas presentadas en provincias con

denominaciones, varias. Preguntado sobre la posibilidad de que el PSOE pudiera entrar en un Gobierno

de coalición presidido por Adolfo Suárez, Martín Villa recordó que el ministro, dé la "Gobernación, que -

se ocupa del orden público y últimamente de las matemáticas electorales, no era la mejor persona para

responder. Precisó, no obstante, que los resultados ofrecen una coalición que se acerca bastante a la

mayoría absoluta en el Congreso y obtiene esta mayoría en el Senado. También añadió que

su cargo estaba, como siempre, a disposición de Suárez e insinuó que en algunos momentos difíciles de

enero y febrero pensó en dimitir para dejar las manos libres al primer ministro para situar a un hombre

nuevo en Gobernación. Rodolfo Martín Villa tuvo buen cuidado de precisar que él no es miembro de la

coalición ganadora ni de ninguno de los miembros que la integran. Sin embargo, los observadores piensan

que no tendrá problemas para mantenerse holgadamente en el primer Gobierno democrático de la

Monarquía.

Rotundo mentís a presunto "pucherazo"

El ministro rechazó rotundamente, a preguntas de un periodista, cualquier tipo de acción del Gobierno

para retrasar eJ anuncio de los resultados electorales de Madrid. Explicó que las actas de bastantes

colegios madrileños no se conocieron hasta altas horas de la madrugada e incluso a primeras horas de la

mañana del jueves. El resto de la culpa de3 retraso en conocer los resultados finales, p r e vistos para las

ocho de la mañana, la tenía —dijo— aa falta de práctica en estas lides democráticas, empolvadas desde

hace cuarenta años, y la complejidad del sistema electoral con ctos Cámaras. Martín Villa tuvo que res-

ponder a una pregunta de un periodista catalán sobre el relativo "fracaso" des Centro suarista en Cataluña,

ya que en Barcelona fue aventajado por los socialistas y los comunistas, para entrar en tercera posición.

El ministro, después de referirse a su cariño por el principado donde ejerció no hace mucho de

gobernador civil, dijo que en Barcelona el modo de responder de los ciudadanos es muy distinto al de

Madrid. Aprovechó esta pregunta para advertir que no se repitan en Cataluña los "viejos errores" de 1931,

cuando se proclamó, sin contar con Madrid, el Estat Cátala.

Pobre Fraga

Sonrientes candidatos centristas, ya virtuales diputados, como Fanjul, Arias Salgado, Ballarín Marcial,

etcétera, asistieron, mezclados con la prensa, a la rueda de prensa de Martín Villa. Juan Manuel Fanjul,

tercero en la lista de ÜCD por Madrid, comentó con D16 la debacle de Alianza Popular y el error dé

cálculo político de sus hombres al utilizar la memoria de Franco en la campaña y solicitar el apoyo de

Arias Navarro. Durante toda la jornaá´a volvieron a repetirse las estrictas medidas de seguridad en las

entradas del Palacio de Congresos para evitar eventuales infiltraciones terroristas. Un redactor de D16, en

el espacio de pocas horas, fue preguntado al someterse al cacheo, si llevaba navaja, a lo que respondió

enseñando ej bolígrafo como único objeto punzante, y la segunda vez si llevaba pistola. Sorprendido

preguntó si tenía aspecto de ir armado, a lo que, amablemente, el policía armado respondió qué lo decía

por si la usaba para defensa propia.

 

< Volver