Autor: Pérez Díaz, Víctor. 
 Un análisis de las elecciones/2. 
 El voto por la libertad y la democracia     
 
 El País.    20/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

EL PAÍS, miércoles 20 de julio de 1977´

POLITICA

Un análisis de las elecciones/2

Se está de acuerdo en que el país ha votado abrumadoramente por la «libertad» y la «democracia», lo que

significa: un sistema donde se garanticen las libertades de individuos y grupos, y donde, por tanto, se

pongan límites al poder, cualquiera que éste sea; y un sistema donde se regule el acceso al poder a través

de la competición de partidos en elecciones libres y del sufragio universal.

El voto por la libertad y la democracia

VÍCTOR PÉREZ DÍAZ

Que el país se haya pronunciado tan rotundamente a favor de un régimen liberal y democrático ha

sorprendido a algunos. Del franquismo a una democracia liberal parece haber un abismo. La derecha

conservadora, para consolarse, ha hablado de «bandazos». En realidad, si nos fijamos no en el Estado,

sino en la sociedad civil, hay más continuidad en nuestra Historia reciente de lo que parece a primera

vista. Porque lo cierto es que, aparte el hecho de que los valores de libertad y democracia hayan

permanecido vivos en sectores varios del país desde muy antiguo, ocurre además que durante los últimos

quince o veinte años esos valores han sido impulsa-,dos y reproducidos por múltiples experiencias

sociales, económicas .y culturales a todo lo largo y lo hancho del país. Fábricas, aulas universitarias,

iglesias, pueblos, barrios obreros, colonias de emigrantes en Europa: todos estos y otros muchos ámbitos

de vida social han sido el escenario de tolerancias, debates, compromisos y competiciones pacíficas por

poderes económicos, sociales y simbólicos de toda suerte. Un año tras otro. Inconteniblemente. Hasta un

punto en que el país ha llegado a percibirse como una sociedad (cuasi) «liberal y democrática» en la

mayor parte de sus usos y tratos sociales, a la búsqueda y espera de un Estado que le corresponda. Como

una «troupe» de personajes, su guión bajo el brazo, a la búsqueda no de autor, sino de empresario o

director de escena que le permita «repetir» sobre el escenario político su performance de la vida cotidiana.

Puestos a votar así, ¿por qué elegir UCD y PSOE? O a sensu contrario: ¿por qué no elegir: a sus rivales:

AP y PC? El país esta dispuesto a aceptar las credenciales liberales y democráticas del PSOE: e, incluso,

de UCp-Suáréz,.cuya obra de gobierno ha desdibujado su obvia continuidad con el régimen anterior.

¿Qué hay en AP y PC que empaña su imagen como partidos «liberales y democráticos»? Las respuestas

pueden parecer obvias a algunos, o no serlo tanto, •pero forzoso será examinarlas. Por lo pronto: que AP y

PC no nayan dado la «imagen» no es, sin embargo, un problema de imagen que se pueda hacer o deshacer

en uña campaña. Demasiaba gente les asocia al franquismo y a la Unión Soviética, y, puesta a valorar su

voto, decide que no es lógico darlo a partidos que no renieguen inequívocamente de su asociación con

quienes en otras épocas u otro lugar no permiten votar. Que ello se aplica a AP y el franquismo parece

evidente. Que ello se aplica al PC y la Unión Soviética parece también obvio. El problema de la

credibilidad liberal y democrática del PC.no son tanto los cuarenta años de propaganda franquista (que al

fin y al cabo ha podido reforzar la imagen del PC como una fuerza democrática), sino los sesenta años dé

ausencia de libertades y democracia política en la Unión Soviética. La polémica actual sobre el

eurocomu-nismo no puede hacer olvidar el hecho de que durante toda la campaña electoral el PC no se

atreviera a discutir abiertamente el tema de la Unión Soviética. Probablemente, porque parte considerable

de sus militantes sentía que la Unión Soviética seguía siendo la patria y el modelo del socialismo, y

porque un compromiso que evitara el resentimiento de estos militantes pareció lo más prudente. El precio

del compromiso fue, evidentemente, debilitar aún más la imagen «liberal» y «democrática» del PC.

Es difícil, por otra parte, que el país perciba el eurocomunismo como algo más que un compromiso con

las circunstancias que no refleja los verdaderos sentimientos, hábitos y creencias del partido y sus líderes.

La imagen que el país tiene de un hombre como Carrillo ilustra esta dificultad. No me refiero con ello

sólo a que vea en él a la vez a quien es el portavoz del eurocomunismo, y quien fue un dirigente, de la

guerra civil, cuando no era el eurocomunismo en lo que se estaba o lo que se tenía enfrente. Me refiero,

incluso, a la estimación de Carrillo como un «hombre inteligente». Pero no como «bastante» inteligente, a

la manera como dicen que él caracteriza a Suárez, y posiblemente a Felipe González, sino quizá como

«demasiado» inteligente.

Capacidad de realización

No es tampoco que «tanta» inteligencia «sobre». Por el contrario: tranquiliza —y presumiblemente le da

votos (y en todo caso no se los quita de la izquierda del PC, donde hoy por hoy no los hay)—, y aumenta

la tolerancia social.respecto al partido. Porque esa inteligencia es vista como capacidad de adaptación

racional al medio ambiente, que es, en este caso, adaptación al hecho de que España está, como toda

Europa occidental, desde hace los mismos treinta años, con franquismo o sin él, guste o no, en el área de

influencia de USA; y de que, a) sUa probabilidad de que el PC llegara al poder por vía democrática

podría desencadenar una intervención armada interior o/y de USA, b), la probabilidad de que un PC

llegara al poder por vía no democrática desencadenaría con seguridad esa intervención. Si esto es así, algo

semejante al eurocomunismo es un rasgo de «salud mental» o «realismo» de los dirigentes comunistas (o

si se prefieren términos de alto coturno: un imperativo histórico), acompañado o no del despertar de

sentimientos liberales y democráticos genuinos. Pero justamente el punto de «demasía», el reproche de un

exceso de inteligencia de los líderes, y, por asociación, de su partido,´ no hace sino expresar la sospecha

que tiene el país de un defecto en la firmeza y la autenticidad de esos sentimientos. Se percibe, creo, a

Suárez y UCD, al PSOE y Felipe González, como quienes quieren construir un régimen liberal y de-

mocrático (amén quizá de mantener o transformar en mayor o menor medida un orden social y

económico);/ como quienes pueden hacerlo. Y esta percepción implica una opción por partidos más

eficaces combinada con una opción por generaciones más eficaces. AP y PC son percjbidas como estando

a la defensiva, pugnando por entrar en la escena, y sin acabar de conseguirlo. Obviamente, AP fue capaz

de estar en el franquismo —en la época en que su capacidad de lucha política se media por su capacidad

para decir que sí-. Pero a (a hora de la verdad, cuando la lucha política se ha hecho real, no ha sido capaz

ni de frenar ni de protagonizar la operación de la reforma política. En cuanto al PC, los límites de su

fuerza son evidentes, por lo pronto a causa del límite externo que le marca su tolerancia por parte del país.

PC es percibido como algo que suscita intranquilidad y «riesgo», no es aceptado y puede ser «atacado» o

«resistido» posiblemente con violencia. Pero lo que el país quiere es «poder» y no riesgo de represión o

impotencia. Y esto es lo que las imágenes de Suárez,y Felipe González-PSOE suscitan (.por lo pronto,

porque han demostrado ya que «pueden»). Se percibe a Suárez, por ejemplo, como quien ha podido hacer

lo que «sus mayores», Fraga o Areilza, no quisieron o no pudieron hacer. Como quien ha podido contra

ellos, y contra esas generaciones de sesenta años y cincuenta largos, a quienes defenestró del Gobierno ya

quienes puso firmes en las Cortes. Suárez dista de parecer un genio. Pero Suárez es quien ha hecho la

reforma política, convertido los temas vasco y catalán en temas de elecciones y de negociación, rebajado

en dosis cruciales la irritación del Ejército, abierto el cauce legal al movimiento sindical, etcétera. Sus

hechos han decidido la forma y el ritmo de la transición a la democracia. Con la grave excepción de su

política económica, Suárez y su Gobierno de gentes de cuarenta años, rebosante de segundos de treinta,

han demostrado una energía y un saber hacer del que han carecido las largas series de ministros de todos

los decenios anteriores. Al otro lado del espectro, los jóvenes dirigentes del PSOE han conseguido, creo,

una imagen paralela. También ellos han tenido su particular historia edípica: su defenestración de Llopis

y otros geront.es del exilio, su preterición de Tierno. También ellos han demostrado ser «hombres de

acción»: combativos, coherentes´ en sus compromisos, .medidos en sus intervenciones. Los «cien años de

historia» del PSOE, sus «conexiones con el socialismo europeo», su presencia en todas las provincias; su

arrogancia misma en los tratos con otros partidos y con el Gobierno, al que se ha atrevido á desafiar,

como quien puede hacerlo, porque es su igual: todo esto ha sido la exhibición de una capacidad para

reunir y para utilizar enérgicamente una suma de recursos muy considerable. Ahora bien, esta imagen de

la «capacidad de realización´» es muy importante. Porque encaja con una necesidad imperiosa del país en

este momento por «resolver problemas», y en primer término el problema de su capacidad para hacer

política. El franquismo se caracterizaba, entré otras´ cosas, por negar-esacapacidad: por tratar al país como

un menor de edad permanente al que había que tutelar. Pero esta regla de oro de la política del r.égimen

anterior contrastaba profundamente con la experiencia civil del país, que ha sido una experiencia dé

esfuerzos y trabajos ingentes, pero también de resultados. Lo que el país necesita ahora es ver esa

capacidad suya de realizar cosas trasladada a la escena política, como capacidad de hacer política: de

tomar decisiones y de llevarlas a la práctica,.reduciendo los costes y los riesgos inútiles. No hay ya lugar

para la morosidad propia de un tiempo histórico congelado donde ;«no pasaba nada», donde las

decisiones se tomaban «lo más tarde posible», como a la espera de que las cosas quedaran como estaban o

se arreglaran solas. Ahora estamos en un tiempo político «lleno», dónde cada instante cuenta y requiere

una decisión. Donde los problemas han de ser resueltos, y resueltos ya. A Suárez y Felipe González, a

punto de ser «demasiado imagen», les salva precisamente este aparecer ocupados en hacer cosas, o

adoptando un aire de «preocupación» por cosas que se supone van a´ser hechas pronto. Hoy por hoy, su

estilo parer ce encajar mejor eon el del país. Las generaciones anteriores pecan en esto por exceso de

.cautela. Tierno, por ejemplo, es persona de bien probada credibilidad liberal y democrática, y es. persona

vista como muy capaz: capaz por lo pronto de haber impresionado una.parte considerable del electorado

madrileño con mensajes donde predominaba, me parece, un recordatorio de las dificultades del presente.

Pero este punto supremo de la imagen de Tierno, el de su «veracidad» y su «.realismo», es también su

punto débil. Porque lo que él ofrece frente a esas dificultades es una actitud de sensatez y cordura; con el

añadido de unos tonos emocionales y un estilo de pacietlcia y de perseverancia. Ocurre, sin embargó, que

ese es un estilo demasiado próximo al estilo de «morosidad» de la época anterior —donde la Oposición

no podía hac.er mucho más que mantenerse viva, y, por tanto, que ejerci-tarse, en la perseverancia—. Lo

que fue, ciertamente, mucho, pero que hoy no es ya bastante. En el fondo, a la generación antifranquista

anterior le cuesta entender, muy comprensiblemente, la amarga lección histórica de que ellos ;no han

derribado al franquismo. Y que, por tanto, se presentan ante el país con su sabiduría y su buena voluntad,

pero también con el legado del doble fracaso histórico de haber perdido la guerra civil, y haber vivido

como vencidos cuarenta años de posguerra. Es lección amarga para ellos y para todos. Y es, incluso, una

lección injusta. Pero nadie dice que la historia sea justa. Y amarga y quizá injustamente, la historia va

desplazando esta generación hacia posiciones de consejo, pero no de protagonismo.

 

< Volver