Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
 Vida Política. 
 Caras nuevas     
 
 Informaciones.    20/06/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

CARAS NUEVAS

Por Abel HERNÁNDEZ

SOSPECHAMOS con fundamento que las quinielas so-bre la lista del nuevo Gobierno no van a obtener

siquiera el premio de la aproximación. Va a haber sorpresas. El pueblo español ha votado por el cambio, y

el máximo común denominador de las urnas ha sido el centro-izquierda. El nuevo Gabinete va a ser

reflejo aproximado de la voluntad popular y de las acuciantes necesidades de la sociedad española.

Presumiblemente, habrá muchas caras nuevas. Parece que se impone el relevo generacional: ni las caras

de antes ni los «santones» de la U.C.D.. de ahora. La mayor parte de éstos tienen una clara función que

cumplir en el Parlamento, donde se van a librar fuertes batallas desde el principio. Los inequívocamente

spcialdemócratas (el futuro partido del presidente Suárez va a ser la socialdemocra-cia) van a, tener

probablemente su oportunidad. Uno de los más destacados y valiosos dirigentes de esta tendencia política

europea aseguraba anoche a este cronista que no aceptará una cartera ministerial formando equipo con

´derechistas, aunque sean de la Unión de Centro y figuren en la primera página de «A B. C". El joven

primer ministro ha demostrado suficiente habilidad para romper los cercos de las ambiciones. Por muy

legitimas que éstas sean, deben prevalecer sobre ellas los altos intereses nacionales. Aunque ya han

empezado las presiones interesadas desde ciertas tribunas, el nuevo Gobierno no va a caer en la trampa,

tendida de antemano a sus pies, de arbitrar inmediatamente severas medidas estabilizadoras. Sería la

mejor .baza .que podía poner en manos de la izquierda de cara a las próximas elecciones municipales. Y

estas elecciones son el objetivo número uno ahora mismo. Esto quiere decir que sigue mandando la po-

lítica y seguirá en los próximos meses. La avalancha turística de este verano va a ser un buen balón de

oxígeno, y se ,esperan poderosas ayudas extranjeras. Si aumentan considerablemente las inversiones se

reducirá el paro. ¥ si se llega a las municipales «con alegría», el clima social no favorecerá a la izquierda.

Tampoco es verosímil que se acometa inmediatamente la reforma fiscal. Se hará, pero se hará a largo

plazo. Cualquier experto opina que es un disparate hacer una reforma fiscal en medio de una crisis

económica. Miles de empresas del país no están en este momento para bromas. Lo que necesitan acucian

temen te es ayuda, no espadas sobré la yugular. El tercer Gobierno de la Monarquía tiene una ardua tarea

por delante. Desde el Congreso de diputados va a recibir constante fuego graneado, y el pueblo va a exigir

hechos contantes y sonantes. Deberá combinar habilidad con eficacia e imaginación con pragmatismo.

Sobre todo, tendrá que llevar siempre la iniciativa del cambio. Para todo esto hacen falta caras nuevas,

que gocen de suficiente credibilidad.

 

< Volver