Autor: Lobete, Julián. 
   Los electores proponen, Hondt dispone     
 
 Diario 16.    24/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Los electores proponen, Hondt dispone

Julián Lobete

Una vez que los electores depositaren su voto en las primeras elecciones democráticas españolas, un

personaje con poderes de mago entró en acción: Víctor Hondt; cuyo sistema para el reparto de es-caños

ha sido adoptado por la ley Electoral vigente. El mago no sólo ha repartido escaños, sino que ha

eliminado partidos, ha prefigurado el futuro panorama español e incluso ha diseñado el esquema de

partidos par-lamentarios. Algunos lamentan ahora haber propuesto a este señor, cuyo nombre comenzó a

sonar en la prensa desde hace unas semanas. Nadie podía imaginar su poder. Otros se felicitan por haber

escogido tan pródigo mago, que es generoso con las mayorías pero implacable con las minorías. ¿Quién

podía imaginar, hace una semana, que la sopa de letras de tos partidos españoles quedaría reducida,

después del día 15, a la presencia de solamente diez agrupaciones en el Congreso de Diputados, y que de

éstas, solamente siete contaran algo en las sesionas de la Cámara? Los electores españoles, el tamaño de

los distritos electorales y el señor Hondt han hecho e! milagro.

Escalos de regalo

El mago ha premiado a los vencedores con una generosidad sin límites. La Unión del Centro Democrático

ha salido premiada con 46 diputados y el Partido Socialista Obrero Español con 13. En cambio, Alianza

Popular ha sido penalizada con 11 diputados, el Partido Comunista con 13, y el Partido Socialista Popular

con nueve. Nos referimos a la diferencia positiva o negativa que cada partido mencionada ha obtenido por

comparación con un sistema perfectamente proporcional. La diferencia entre porcentajes de votos y

escaños se traduce en un regaló de escaños para los primeros partidos a costa de los segundos y terceros.

El regalo es más sustantivo si, además, la diferencia de votos entre los primeros y segundos es

considerable, como ha sucedido el 15 de junio. A la hora de ´a verdad cada diputado le ha costado a la

Unión del Centro Democrático (en números redondos) 37.000 votos, y al PSOE 43.000 votos, mientras

que el Partido Comunista y Alianza Popular han tenido que superar los 85.000 votos para obtener un

escaño. Más caro le ha salido al PSP, que ha debido pagar 127.000 votos por cada escaño conseguido.

A todas luces, la parcialidad del mago es evidente. Al realizar el reparto de puestos, ia suma

correspondiente a los partidos mayorita-rios es como un acordeón cuyo fuelle se alarga en una nota alta, y

que se comprine para los minoritarios en una nota muy baja. El método Hondt se ha revelaao en España

como altamente despro-porcional dada i a polarización de ¡os electores en torno a dos partidos y el gran

número de pequeños distritos. En 26 provincias españolas existe desde estas elecciones un bipartidismo

muy claro que a otras opciones les va a ser difícil romper si continúa la misma ley Electoral- En 13

provincias son tres los partidos concurrentes, pero siempre el último a gran distancia de los dos primeros.

Solamente dos provincias, Valencia y Madrid, dan cabida a cinco partidos, y una, Barcelona, a siete

grupos políticos. De otra parte, cuatro provincias: Ceuta, Melilla, Avila y Soria, son monocolores. Entre

todas las regiones y nacionalidades, es Cataluña la más diversificada en cuanto a representaciones

parlamentarias se refiere. Lérida y Tarragona han dada acceso a cuatro diputados y Gerona a tres. El

limite del 3 por 100 establecido por la ley Electoral como grado mínimo para tener acceso a un escaño se

ha demostrado como totalmente ilusorio. No solamente con un tres, sino hasta aon un 15 por 100 ha sido

imposible en algunas provincias obtener un escaño. Si exceptuamos a Madrid y Barcelona, Ceuta y

Melilla (estss últimas con un solo diputado), el porcentaje medió para conseguir un escaño ha sido de un

22,5 por 180.

Constituyentes: Hondt polemice

Si las tendencias políticas del electorado español permanecen como hasta ahora, e; sistema parlamentario

bipartidista, con un pequeño colchón de partidos sin fuerza decisiva, se consagrará en nuestro país.

Sumados todos los escaños de los grupos no mayorítarios apenas superan la mitad de los del PSOE y

están lejos de los totales del Centro. El combate político y electoral, sin embargo, acaba de comenzar. Es

pronto para hablar de conformación del sistema de partidos parlamentarios en España- Después de las

elecciones que se realizarán tras el periodo constituyente que ahora se abre, se podrá comenzar a perfüar

el aludido .sistema. En este periodo empieza una etapa de clarificación política del electorado y se

configurarán de una forma más o menos definitiva las grandes ípciones doctorales. Comienza, también,

un periodo crítico de gobierno que va a mostrar, en Ja práctica, lo que son algunas coaliciones y partidos.

Todo ello obliga a pensar que ".as condiciones políticas y sociológicas diferirán notablemente de las que

han regido en las presentes. No se puede vaticinar, por tanto, que la tend^n-cia actual persista, Entre las

revisiones a realizar en el periodo constituyente figura la ley Electoral. Sin duda va a constituir una

importante batalla. Alguno de los favorecidos con la ley actual va a luchar por su permanencia. Otros

batallarán porque se modifique con criterios más distributivos. El tamaño de los distritos y el método

Hondt van a ser ampliamente polémicos. Distritos más grandes y el método del resto mayor permiten un

reparto más equitativo de escaños. Si perdura el mago Hondt, va a constituir una pesadilla para muchos

partidos con pretensiones electorales.

 

< Volver