Reflexión política después de las elecciones     
 
 Ya.    24/06/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

24-VI-77

INFORMACIÓN NACIONAL

Pág.21-ya

REFLEXIÓN POLÍTICA DESPUÉS DE LAS ELECCIONES

Necesidad de un acuerdo constitucional básico • Este pacto podrió evitar los enfren-

tamientos y acelerar la conclusión de! texto • El Gobierno ha hecho necesaria una nueva

Constitución al ir aplazando una serie de problemas

(Conferencia del senador don Carlos Ollero en la Asociación Católica de Propagandistas)

"Hace siete meses era impensable, salvo para la denominada «posición democrática, la redacción de un

nuevo texto constitucional. Pero el proceso político ha ido decantando la necesidad de esa constitución

"ex novo", como acto verdaderamente fundacional, que rom-; pe con el inmediato pasado. La política del-

Gobierno Suárez ha provocado esa apremiante necesidad de una nueva constitución. Quizá por su

tendencia de ir dejando todos los problemas fundamentales del país a las Cortes futuras, problemas tales

cómo el regional, el económico- el familiar.,, De ahí esa sensación de caos institucional existente en los

últimos tiempos; de que la Administración se iba descomponiendo en el sentido estructural que, ojo, no

en el moral. La inquietud de que Cuanto más tiempo-pasaba ése caos normativo era mayor, provocó la ne-

cesidad y la creencia generalizada de una nueva´ constitución", ha manifestado el senador y catedrático

don Carlos Ollero Gómez en su intervención en el Circulo sobre "Reflexión política después de las

elecciones", organizado por la Asociación Católica de Propagandistas. El señor Ollero Gómez dijo tam-

bién, entre otras .cosas:

• La misión principal de las nu«-vas Cortea es dar a España una constitución d « m o-o rática. Y es

muy posi.ble que a medida que vaya elaborándose se produzcan -reajustes y trasvases en algunos de los

grupos y partidos resultantes de las elecciones. La rapidez coit que se han configurado muchos de

ellos les ha impedido atender a su perfilamiento ideológico y programático y hay, que tener en

cuenta que el texto constitucional futuro se enfrentará con graves y profundos problemas, sobre los que

será preciso abandonar eufemismos y ambigüedades.

ACUERDO CONSTITUCIONAL

• Por ello, nunca será ocioso insistir en la conveniencia; de que no se aborden las deliberaciones

parlamentarias sin concluir antea un acuerdo ´ constitucional básico lo más arnplio y preciso que sea

posible. ´Ese pacto aliviará los enr frentamientos, acelerará la conclusión del texto, evitará fenómenos

disgregadores dentro de las forma-clones, políticas y asegurará un consenso generalizado.

• Los recientes resultados electorales han mostrado la debilidad de ciertas construcciones teórica* sobre

él carácter determinamte de los sistemas de elección. El proporcional ha producido, prácticamente, en el

Congreso una bipolariza-ción, en vez¡ del previsible atomismo. £1 mayoritario del Senado ha permitido,

por el contrallo, uní» pluralidad de grupos y tendencia*. Si el sistema paira el Congreso hubiera sido

mayoritario, el resultado habría sido inmensamente ton vorable para la izquierda e inmensamente

destructor para la derecha, cuando esta tenía, "a prlorl", una conciencia muy ampliada de su potencia, un

excesivo optimismo, y aquélla una excesiva preocupación, ya que no confiaba en sus fuerzas. Los

resultados han demos, trado todo lo contrario. • Hay que destacar de estas elecciones el escaso .eco de los

planteamientos federalistas autonómicos en las regiones que no son las Vascongadas o Cataluña. Incluso

en éstas, ese federalismo autonómico se ha´expresado inserr to en formaciones políticas nacionales más

qué nacionalistas. En principio,´ éste es un buen síntoma para la resolución de los problemas de este

carácter • Ya en uña reciente conferencía que pronuncié en el Club Siglo XXI anuncié que se carecían de

datos para seguir afirmando que las llamadas provincias agrí-colas y menos desarrolladoras votarían, por

puro, arcaísmo, en conservador. Los resultados electorales de Andalucía y algunas provincias castellanas

es un ejemplo de que no ha sido así.´

SITUACIÓN CÓMODA

• Es necesario que el Gobierno se adapte a los resultados electorales, pero esto se refiere más al sentido y

dirección de su política que a un recuento cuantitativo dé votos articulados en una clásica mayoría

parlamentaria. En todo caso, la situación del Gobierno será particularmente cómoda en las situaciones—

muy importantes—en que se precisa el funcionamiento y ´relación conjunta de ambas Cámaras.

• Por mucho que se~qu¡era hacei una Constitución procesal, inevitablemente va a producirse un mo-

vimiento interno de los grupos políticos. Esto no es bueno que ocu,-rra, pero hay medios todavía ipam

que se intente un pacto previo dé bases constitucionales, lo que haría que las discusiones en- el Par-

lamento sean poco drásticas, suaves y podrían evitar ese peligro latente de desintegración de. grupos

políticos´y de atomización d» corrientes imternas en 3>xr mlsmwsfc

• La socialdemocracia en Espa-ña se está beneficiando de i una equiparación, simplemente semán-

tica,-con los socialismos dé la Europa occidental. No veo a la soc-cialdemocracía como una entidad

sustantiva, como un partido, y s4 en cambio, como una tendeada!! un socialismo no niarxista.

* Respecto al futuro de la democraoia cristiana, en cuanto se va?: yan acomodando los sectores ^exis-

tentes no será Una solución iperí* clitada. Yo aconsejé y -deseé fe» unidad de la democracia cristiana» Sí

se hubiera presentado unida* pero no diez días antes de la» elecciones, con su programa, que lo tiene, las

cosas no hubieran oca» rrido como han sucedido.

 

< Volver