La sombra del pucherazo     
 
 Diario 16.    20/06/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

La sombra del pucherazo

El país sabe lo que quiere. Podemos agotar todos los adjetivos del diccionario para ponderar el acierto de

nuestro pueblo al depositar la papeleta en la urna. Está claro qué el país, sobre todo en las zonas

.industriales, que son las que, como presagio del futuro, cuentan/ ha dicho un no rotundo al franquismo,

no sólo al paleofranquismo marginal, sino al neofranquísmo de La Alianza. Nuestro pasado inmediato y

los condicionamientos socioeconómicos imponen ana fuerte derecha, pero ha votado la reforma y ha

aceptado la democracia como mal menor. En estas mismas zonas, la mayoría ha preferido dar su voto al

PSOE, un partido pre-franquista, que ha sabido capitalizar el antifranquismo visceral de gran parte de

nuestro pueblo. Desde una perspectiva auténtica-mente democrática, hay que aplaudir a este pueblo. Lo

ha hecho hasta el presidente del Gobierno, encarnación de la nueva derecha posfranquista. El pueblo ha

cumplido. No así la administración encargada del recuento de los votos. Según aumentaban los votos de

la oposición socialista, han ido fallando los aparatos contabilizadores, y más de una vez se ha parado el

escrutinio, sin explicación convincente. Cinco días después de las elecciones seguimos sin conocer los

resultados definitivos de Madrid, donde, además, de manera harto significativa, contienden los señores

Suárez y González. No negamos que esta coin-eidencia no sea perfectamente explicable. Pero lo que sí es

muy cierto es que no se ha dado ex-plicación alguna. Comprensibles la duda y la inquietud que ha

cundido en estos últimos días. La sombra del "pucherazo", queremos creer que sin fundamento, ha

oscurecido la alegría dé un resultado que a todos los demócratas conscientes había entusiasmado. El

Gobierno está obligado a -disipar estas dudas haciendo patentes las razones de tantas dificultades para

terminar el escrutinio, precisamente allí donde el PSÓE parece haber derrotado al partido gubernamental.

 

< Volver