Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
 Elecciones. 
 La hora del teléfono     
 
 Informaciones.    18/06/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA HORA DEL TELEFONO

Por Abel HERNÁNDEZ

ES la hora del teléfono, las consultas formales para la formación de! tercer Gobierno de la Monarquía van

a iniciarse éste fin de semana. Primero serán conversaciones telefónicas exploratorias. Después vendrán

las entrevistas a la luz del día con luz y taquígrafos. J5I sigilo en esta ocasión va a ser sólo, según nuestras

noticias, el imprescindible, Las Embajadas ya han informado a sus Gobiernos respectivos de todas las

posibilidades. En la Moncioa empezó ayer a sonar con insistencia el teléfono directo. Parece que, durante

el Consejo de ministros, intentaron, por ejemplo, hablar con el presidente un destacado dirigente socialista

catalán, se supone que para hablar de la autonomía, y otro dirigente socialista madrileño del - P.S.P., se

supone que para felicitar a Suárez. No deja de ser carioso que «1 presidente del Gobierno, candidato

vencedor en las elecciones, tuviera la humildad y la caballerosidad necesaria para llamar él por teléfono a!

secretaria general del P.S.O.E., Felipe González, qne ai fin y al cabo había sido segundo en la refriega

electoral. En cualquier país democrático, el segundo se apresura, nada más conocer los resultados

provisionales, a dar la enhorabuena al triunfador. Es un termómetro para medir la calidad democrática

¡sin altanerías) de los contendientes. Parece, por su intervención de anoche en TVE., que al joven líder

socialista se le ha subido di éxito a la cabeza. Otra cosa que chocé fue que ha vuelto a quitarse la corbata,

cuando ya no tenia tfns conseguir votos. El pueblo tiene muy ea cuenta estos detalles, qu» parecen

pequeños,, pero, qné no ¡o son. Las elecciones municipales, en las que tanto confía Felipe González,

pueden ser —se estima:— su Waterloo político. De acuerdo con fuentes cualificadas, el Gobierno Suáres

y la U.C.D, no van a,ser tan ingenuos y tan confiados como en las pasadas elecciones. Y van á dar

muchas´.menos ventajas. Desde ahora, es el objetivo número´-´uno. El señor Fraga, dirigente de Alianza

Popular puede esta; a punto de llamar también por teléfono á la Mon-cloa,, si no lo ha hecho ya. En el

seno de´ esta, coalición derechista poderosas voces piden la disolución inmediata dé la Alianza y el

ofrecimiento incondicional de tos escaños obteníaos al presidente Suárez. ´Está- aue-de.ser la, medida más

inteligente. Prevalece ´entretanto 3á impresión de que el tercer1 Gobierno de la´ Monarquía —descartado

prácticamente él P.S.O.E.— va a ser monocolor, con algunas incrus-taciones´ y con- prevalencia

socialdemócrata. Probablemente´se ya a contar con el tcPáctó Democrático para Cataluñaj(´Pujol´),- el

Partido Nacionalista Vasco ,y, quizá, el ´Partido Socialista Popular, del profesor Tier-no. De momento

—insistimos—, estamos en los tanteos telefónicos.

3

 

< Volver