Autor: Llansá, Jaume de. 
 Crónica de Cataluña. 
 Derrota de la burguesía catalana  :   
 Ha demostrado su irresponsable voluntad de suicidio. 
 El Alcázar.    18/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

CRÓNICA DE CATALUÑA

DERROTA DE LA BURGUESÍA CATALANA

• Ha demostrado su irresponsable voluntad de sucidio

BARCELONA (Una colaboración especial JAUME DE LLANSA, por teléfono).— Crudamente y sin

eufemismo hay que decirlo. Incluso yendo a contrapelo de. todos/aquéllos políticos, periódicos y

periodistas catalanes que, a partir de ahora mismo, se han lanzado a capitalizar los resultados electorales

en Catalunya —incluido el propio Tarradellas— como el triunfo de catalanismo exigente y de sus rei-

vindicaciones de instauración inmediata, del Estatut de -1932. de !a Generalitat con su "president" el

Govem y el Parlament, sin olvidar el Tribunal de Cassació. Por el contrario, a la vista dé los resultados ya

casi completos, hay que decir —y yo lo digo sin temor a ser rectificado— que ja burguesía catalanista —

Jordi Pujol y sus seguidores y aliados—- ha sufrido con aguda decepción una derrota sin paliativos; y

que, por el contrario, lo que ha triunfado en Catalunya ha sido la izquierda marxista: socialistas y

comunistas, lo que, como es de prever, hará que pasen al primerísimo plano los programas reivindicatiyos

de las "masas trabajadoras", con especial urgencia ahora que han visto su indtecituble triunfo. Como decía

un buen observador de la realidad política y sociológica de Barcelona y Catalunya, "la burguesía catalana,

una vez más, ha demostrado su irresponsable voluntad de suicidio".

RAZONES DE LOS ARGUMENTOS

No vale decir, como ¿sí lo hacen algunos ´políticos catalanes más como un deseo de que así pueda ser,

que como justa valoración, que en los partidos socialista y comunista de Catalunya hay dirigentes —ya

diputados y senadores (puesto que la candidatura "Entesa deis Cata-lans", que ha sacado a todos sus

candidatos, sólo es un nombre electoral y está integrada y apoyada por socialistas y comunistas en su

abrumadora mayoría)— que defienden "las justas reivindicaciones de Catalunya"; tampoco vale lo que

dicen y defienden, más con temor de que no pueda ser así que con claro juicio de la realidad, que el voto

recogido por socialistas y comunistas "ha destrozado el heo-lerrouxísmo" y "ha demostrado la voluntad

de los inmigrantes de integrarse en la sociedad catalana" y asumir su voluntad autonomista y de

autogobierno". Y no valen ninguno de esos argumentos por la sencilla razón de que son muchos los

dirigentes de esos dos partidos los que no han seguido, ni siguen —y probablemente no seguirán— las

consignas y exigencias de los catalanistas burgueses como hechos, declaraciones y comunicados lo han

puesto de relieve en tos últimos meses y así ha sido reflejados en mis crónicas; además, no nos llamemos

a engaño —y si ellos se llaman a engaño o a engañosas ilusiones van a sufrir no tardando mucho una

durísima decepción—, la "base" que ha votado a la conjunción del PSC (Congrés) y la Federación de

Cataluña det PSOE y a los candidatos del PSUC, han votado, en serio, socialista y comunista, con

Catalunya, han votado programas sociales y políticos, socialistas y comunistas avanzados en programas

de contenido reivindicativo y las numerosas promesas a plantear en acciones inmediatas. Digo, y repito,

que en Catalunya no ha triunfado el catalanismo político, sino el socialismo y e! comunismo de combate

y reivindicación. Veamos: En Barcelona han votado socialismo y comunismo el 50 por ciento del

electorado válido; exactamente el 48´9 del total. Y llevarán al Congreso —única Cámara legisladora,

puesto que el Senado .sirve de "corrector" de las leyes elaboradas y votadas por aquellas— 18 diputados

de los 33 qué Barcelona ha elegido, 11 socialistas y 7 comunistas. A esos diputados barceloneses hay que

añadir otros 6 socialistas y comunistas que han obtenido escaño en las otras tres provincias catalanas, los

que unidos a los 18 de Barcelona hacen un total de 24 diputados socialistas y comunistas de Catalunya en

el Congreso, casi el 50 por ciento de todos los escaños que ha elegido la totalidad de Catalunya. Son 2

socialistas por Gerona, .uno por Lérida y otro por Tarragona; y 2 comunistas por Tarragona y Lérida,

respectivamente, uno cada una. Los porcentajes de votos socialistas y comunistas, englobados, en cada

una de las circunscripciones citadas, son, por el orden en que figuran: 34´17 por ciento, 39´15 por ciento y

20´6 por ciento. Son estos datos elocuentes los que deben de hacer -meditar, en primer lugar, a la

burguesía catalanista y a todos los ciudadanos no socialistas no comunistas de Catalunya, y, en segundo

término, a los hombres políticos y gobernantes de la Nación; Y meditar muy en serio!.

LA SOBERBIA Y LAS AMENAZAS DE TARRADELLAS

El viejo "santón" anclado en el pasado, que dirigió y protagonizó con "una política" durante el

desgraciado experimento de la Generalitat del Estatut de 1932, que es el senyor Tarradellas, cayendo

deliberadamente, por cínica e impúdica táctica política, en el mismo error en que han incurrido los que he

aludido al inicio de "asumir" como un triunfo de su catalanismo político y burgués interesado el resultado

global de las elecciones en Catalunya, inmediatamente después de hacerse público el mismo, ha lanzado

"a los catalanes",,pera dirigido al Estado y al Gobierno, con su peculiar soberbia, una serie de amenazas,

no siendo to menos coaccionante la que hizo desde su residencia próxima a París, en la madrugada de este

viernes en que telefoneó, de volver a España antes de ocho días; amenazas que, por mi parte, transcribo:

"Los resultados oficiosos de las elecciones han dejado bien patente la voluntad general del pueblo de

Catalunya de obtener el restablecimiento inmediato de la Generalitat. Uña aplastante mayoría... ha hecho

suya la reivindicación fundamental del restablecimiento del Estatut y de la Generalitat, expresión legítima

de la unidad de Catalunya... Continuar con la política de regateó de nuestros anhelos es

irresponsablemente peligroso, y haberlo hecho nos Ha conducido a la grave cris» política y económica

que hoy padece .España. En el momento actual resulta imperioso llegar a un entendimiento con objeto de

impedir que la presente crisis política desemboque en • una crisis de Estado... La crisis política española

exige, en bien de todos los pueblos de Esparta, que Catalunya recupere los derechos que le corresponden

dentro de la comunidad... Creo que esto puede alcanzarse desde ahora, por vía de negociación,

restableciendo de inmediato la jurisdicción de la Generalitat, de acuerdo con .los principios del Estatut de

1932". Tarradellas, además de "asumir" indebidamente los resultados electorales que ya he plasmado,

detallado y analizado correctamente, olvida que su partido, "Esquerra Republicana de Catalunya" no ha

conseguido más que un sólo diputado en toda Catalunya, olvida las constantes reticencias de Jordi Pujol y

las ambiciones políticas de éste que son contrarias a las suyas; olvida las fuertes reservas del comunismo

catalán o PSUC, que le miran distanciadamente, cuando no con ironía y sarcasmo político acentuado;

olvida, en fin, que el (Tarradellas) es tan sólo una momia política que puede ser, sí, un símbolo

estratégico para algunos políticos y partidos, pero un símbolo a ser apeado de su simbolismo y peana

cuando ya no sea útil ni siquiera como fantasma.

FINALMENTE, DOS CANDIDATOS CONTRASTANTES

Mientras el nuevo senador de designación regia y alcalde de Barcelona, Socfas, considera prematuro —en

declaración pública— un entendimiento personal suyo, como tal senador, con los de la "Entesa deis

Catalans", y pone el acento sobre la defensa de "los intereses sociales y económicos del pueblo, de los

ciudadanos barceloneses" y habla de "regiones" sos-layanda escrupulosamente hablar de "nacionalidades"

—lo que ha provocado la ira comentadora de periodistas conocidos por sus servidumbres ideológicas y

dinera-rias—, nuestro inefable colega —también admirado amigo— Carlos Sentís, diputado "cunero" —

con perdón— por. el "Centro suarecista", arrojando a la cuneta más escondida conceptos y valora-: ciones

políticas suyas muy recientes, sin el menor rubor declara que "predicamos la autonomía de Catalunya y

reivindicamos el Estatut de 1.932", y manifiesta al tiempo, que ve bien el regreso inmediato de

Tarradellas, añadiendo con desenvoltura inconcebible: "Incluso creemos que Tarradellas, de haber venido

tiempo atrás hubiera podido dirigir una causa política en favor de reivindicar su condición de presidente".

No hay más remedio, al llegar aquí, que poner punto final a esta crónica de hoy.

 

< Volver