Tierno Galván. 
 UCD y PSOE tienen que llegar a un pacto de gestión     
 
 Ya.    19/06/1977.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

19-VI-77

INFORMACIÓN NACIONAL

TIERNO GALVAN

UCD Y PSOE TIENEN QUE LLEGAR A UN PACTO DE GESTIÓN

"Los demás partidos tendrán que colaborar o resolver los grandes problemas"

"Primero hay que restablecer un cierto bienestar, para después poderse embarcar en procesos más

avanzados"

"De haber conseguido la unidad, hoy el país estaría bajo el signo de! socialismo", ha dicho también el

presidente del PSP "La responsabilidad de los dos partí dos mayoritarios en las elecciones—UCD y

PSOE—es grande y sería muy grave que por obstaculizaciones o por buscar triunfos políticos

contribuyeran a agudizar los p r o b 1 emas. Ambas fuerzas políticas tienen la obligación de llegar a un

entendimiento, a un pacto de gestión. Los demás partidos tendremos que colaborar a vencer los grandes

problemas. Después se podrá entrar en las grandes discusiones", dijo ayer el presidente del Partido

Socialista Popular, Enrique Tierno Galván, en la rueda de prensa que celebró para comentar los resultados

¡electorales. Al profesor Tierno Galván se la había preguntado si su partido estaría dispuesto a formar

parte del -nuevo Gobierno. "El partido tendría que decidir—contestó—. Pero aún no se ha planteado el

teína; no sabemos nada de ninguna oferta. En el partido hay, como se sabe, dos alas. Y habría que

consultarle. Mi opinión personal la´"" pongo entre paréntesis para no definir, posiciones." .Y cuando se le.

recordó que en al-, gunas ocasiones é¡ se había mostrado partidario de colaborar en un Gobierno de

coalición en el caso- de que el país atravesase momentos de gravedad, dijo: "Efectivamente, la situación

es hoy grave. Se ha detenido, por ejemplo, el iniciado proceso de reactivación. Los problemas pueden

aumentar y hay.que sacar al país del atolladero." El profesor Tierno comenzó la rueda de prensa

comentando los resultados obtenidos por su partido. En ese sentido manifestó: —Como partido estamos

satisfechos del resultado. No ha sido el resultado óptimo, pero creo que hemos tenido un voto de calidad;

quienes nos han votado lo han hecho reflexionando y sabiendo lo que votaban. Dadas las condiciones de

nuestro partido, con- fundamento económico débil, y el hecho de que no hemos orientado la campaña en

el sentido de pedir obsesivamente el voto para el PSP, el resultado nos ha satisfecho. Por un

comportamiento tan altruista ha habido que pagar un precio: no tener más escaños. Pero lo hemos pagado

satisfechos. Cualquier sacrificio es necesario en estos momentos tan difíciles, porque continúan ahí los

peligros políticos, económicos y sociales. Por otra parte, también estamos satisfechos del resultado de las

elecciones en cuanto al votó socialista. A él ha contribuido el PSP con un 12 por 100 a nivel nacional y

con un 24 por 100 a nivel de Madrid. Sin embargo, tenemos sobre nosotros el hecho de no haber ido los

socialistas juntos a las elecciones. Somos los : primeros en lamentarlo. Dé haber ido juntos,

inevitablemente hoy habría una mayoría y un Gobierno socialistas; el país estaría bajo el signo del

socialismo. ,

Unidad socialista

—Con el triunfo del PSOE, ¿la unidad socialista se ha acercado o se ha ido más lejos?

—Hay que dejar si e m p r e la puerta abierta a la unidad. La unidad socialista es siempre posible; no debe

rechazarse dogmáticamente en ningún caso. La unidad socialista ´ podría ser su-mámente beneficiosa para

el país, aunque´ el entendimiento, es claro* requiere pasar por cierto proceso. Quien tiene que llevar ahora

la iniciativa es el que tiene la fuerza. Nosotros podremos decir sí o no. Habrá que esperar.

¿Posibilidades de una coalición parlamentaria con el PSOE?

—El PSP no puede ser por ahora grupo parlamentario. Habrá que vivir primero la vida parlamentaria, que

tiene características muy distintas de la vida política general.

—¿A qué atribuye el éxito electoraldei PSOE?

—Su éxito electoral está condicionado por varios factores. Primero, el peso de las siglas. Segundo, su

enorme capacidad de propaganda, lo cual denota que tenía medios económicos. Tercero—y .creo que es

eí factor más Importante, la sociedad española salía de un largo período sin educación política sobre di;

ferencias ideológicas y matices. Esto creó una cierta perplejidad en el electorado, que se inclinó a votar

por tendencias, sin tener en cuenta los matices, y a votar por personalidades e imagen de partido. El PSOE

se ha beneficiado del voto de tendencias y de la indiscriminación que significa votar la imagen. El voto

socialista ha atraído a la opinión. Es cierto que a muchos fie los que han votado socialista les costaría

trabajo responder con rigor qué es él socialismo. Pero el socialismo sé ha presentado •orno una alternativa

que no tema el peso de la vejez. Se ha presentado con aire de novedad y ha aparecido casi como un ta-

lismán. Asimismo es de señalar que muchas mujeres han votado socialista. Y es que la mujer ha

encontrado en él mucho más claramente que en el centro y la derecha—unas promesas que definían

claramente sus preocupaciones. Otros muchos factores serían de señalar. Por ejemplo, la Democracia

Cristiana, con su avanzada línea social, podría haber sido un elemento competitivo, pero la jerarquía

eclesiástica la ha dejado sola. Al PCE no le ha dado tiempo a crear una imagen...

Deseo de cambio

—¿Esperaba una derrota tan grande de la derecha?

—No la esperaba. Siempre dije que iba a ganar la derecha. ¿Pero qué entendemos por derecha? El centro

es la derecha democrática.

—¿Y esperaba ei éxito tan notable de la izquierda?

—No esperaba tampoco que el país estuviera en esa tendencia de izquierda, que tuviera un deseo tan

profundo de cambio.

—¿Quienes han votado socialista han votado también mar-xista?

—No. Si ya he dicho antes que a muchos les costaría responder con rigor qué es el socialismo, mucho

más les costaría saber qné es el socialismo y su dialéctica,

—¿Esa realidad no va a condicionar .Ja actuación de los partidos socialistas?

—Indudablemente. Primero hay que reconstruir la economía nacional, hay que restablecer un cierto

bienestar, para después poderse embarcar en procesos más avanzados.

—¿Cuál va a ser el pape! de! Senado?

—Las listas de candidatos se han hecho con apresuramiento. V esto va a dar un Congreso y un Senado de

nivel medio-medio, que no sé si van a estar a la altura de las •Irciinstancias. En cuanto al Senado

concretamente se podría decir que no va a ser- una Cámara de gran congruencia. -Creo que también va a

ser Cámara de discusión interna y esto ya a limitar sil tradicional función de freno ideo1 lógico. Las

diferencia* Congre^ so-Senado van a ser menores >1« las que suelen existir en otros paíse".

—¿Monarquía-República? .

—No creo que se vaya á plantear este dilema." Hoy día existe un gran realismo en la política española. La

Monarquía «síá ahí, y se va a reconocer su existencia. No se va a discutir-su legitimidad.

Elecciones municipales

— ¿Elecciones municipales?

—Nuestro criterio es que se ce-lebren pronto, para que no nazcan nuevos condicionamientos y para que

no subsistan los antiguos; nuestro criterio es que no debe transcurrir más de un año.

—¿Ha hablado últimamente con Felipe González?

—No. El día anterior a las elecciones le hice llegar nuestro deseo de triunfo socialista. Por otra

parte, al PSOE y a otros partidos—UCD y PCE—el PSP les ha enviado un telegrama de felicitación.

—¿&u opinión de UCD?

—Tiene .coherencia pero no congruencia. Es decir, sus miembros están movidos por los mismos

Intereses, pero no por los mismos intereses, ideas y í´ines. En este sentido, no hay congruencia.

—¿Aceptaría ser presidente del Congreso?

—Ser presidente del Congreso siempre halaga. Pero no sé lo que diría el .partido. Un sector desearía que

interviniese en las sesiones para contribuir al equilibrio. Pero, por otra parte, la presidencia ofrece

posibilidades de templar un poco las cosas.

—¿Su impresión sobre la lista de senadores del Rey?

—Creo que la Corona ha pretendido siempre buscar tactores dé equilibrio. Le preocupa que los factores

reales de la sociedad . no coincidan con los elementos que forman parte del poder. Y ésta es una

preocupación saludable. Por eso, en la lista de senadores hay residuos del pasado, y hombres del presente

y d«l futuro.

—¿Cumplirán su plazo legal las próximas Cortes?

—No creo que duren los cuatro anos. Es difícil aventurar, pero yo les daría dos o dos años y medio de

vida. La autoclisolución una vez redactada fa Constitución, sería un criterio riguroso y justo. Pero podría

haber dificultades económicas y otras razones que habrá que valorar en su momento.

—¿Números rojos al final d« la campaña del PSP?

—Hemos hecho la campaña con sesenta y cinco millones de pesetas. Ahora el Estado nos tendrá que

entregar unos treinta y cinco o cuarenta millones. Es decir, que la campaña se ha saldado con la pérdida

de unos veinticinco millones de pesetas. Y es que las normas electorales han primado política y

económicamente a los partidos con más fuerza, Por otra parte, á la campaña se le ha dado, en genera!, un

tono consamista. Para otra vez, habría que poner un limita al gasto.

 

< Volver