El socialismo en la encrucijada     
 
 Ya.    06/09/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL SOCIALISMO EN LA ENCRUCIJADA

EXÍSTEN muchas razones para pensar qua el futuro político español dependa en gran medida,

como otras veces en nuestra historia, de la actitud del Partido Socialista,

Si la UCD sigue aún sin consolidar como partido, en cambio está claro lo que puede llegar a

ser: no un partido de derechas, en el sentido español de la palabra o en el que tiene, por

ejemplo, la Democracia Cristiana Italiana, sino como una derecha moderna y progresiva, tanto

incluso, en determinados aspectos, como le permita la fuerza que dentro de ella adquiera su

ala socialdemócrata.

No obstante, y por grande que llegue a ser esa fuerza y la Inclinación del centro hacia la

izquierda, no creemos que pueda quitar su bandera al PSOE; pero precisamente por el mucho

terreno que le queda libre al socialismo es ton importante que se defina por medio de una

política que aún no ha adoptado de manera inequívoca.

HAY quienes sostienen que en ese espacio (dejamos de lado ta hipótesis de una

radicalización revolucionaria que pudo produers a en la España de los años

treinta, pero que no parece verosímil en ta España de los setenta) el PSOE

debe acentuar hasta el máximo su significación de partido de oposición, unido con

los demás situados a su izquierda. De esta manera, se dice, si el resultado de

las próximas elecciones municipales le fuese favorable, podría forzar unas elecciones

generales que le llevasen inmediatamente al poder, En cambio, asumiendo una actitud de

colaboración con el partido gobernante, éste sería el único favorecido; el

socialismo se convertiría en el ala izquierda de la UCD y la bandera de la oposición (con el

consiguiente trasvase de afiliados) pasaría al Partido Comunista.

No lo vemos nosotros así.

En primer lugar, lo que aquellos a quienes aludimos consideran simple alibi, coartada o excusa

paro la colaboración, responde, a nuestro juicio, a un deber patriótico y a una exigencia de

responsabilidad que pesa sobre e! PSOE. ¿Se puede pensar que !a democracia recién

instaurada en España podría mantenerse y que la crisis económica gravísima podría resolverse

sin un tacto de caos constante entre los dos partidos mayoritarios? El resultado de la actitud de

oposición que se aconseja al P5OE sería el caos económico y, muy probablemente, el

desbordamiento de la democracia por los extremismos da la derecha y de la izquierda. No

creemos que el Partido Socialista saliera ganando con la operación.

PERO tampoco creemos que * esa política de colaboración representase una inmolación de los

intereses del partido a otros más altos y generales, si consideramos que su gran masa de

votantes, muy superior a la de afiliados, votó precisamente un socialismo a la europea y

constructivo. Y no nos parece probable que, presentándose así, el PSOE perdiera su poder de

atracción sobre esas masas, aunque la UCD apurase en el Gobierno, con éxito, los cuatro años

de la legislatura. Un aplazamiento que, por otra parfe, nos parece, más que deseable,

indispensable para que e! PSOE pueda formar unos cuadros administrativos que hoy no tiene y

ofrecer así una alternativa de Gobierno efectiva y no sólo programática o teórica, Sin esa

preparación, la victoria que se le ofrece con tan rosados colores para corto plazo se convertiría

en una verdadera trampa, determinante del fracaso fulminante del partido desde el poder, y en

ese fracaso (hablamos con absoluta lealtad) ni los socialistas ni los que no lo somos podemos

estar interesados.

 

< Volver