Autor: García Hoz, Víctor. 
   Después de las elecciones     
 
 ABC.    17/06/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

DESPUÉS DE LAS ELECCIONES

Para muchos las elecciones iban a representar la clarificación del camino que España debe recorrer. Pero

lo cierto eg que las elecciones del 15 de junio lo que han hecho, a mi modo de ver, es abrir el período de

incertidumbre. Como era de esperar, ha resultado triunfante la llamada opción centrista patrocinada por el

presidente Suárez. Es la opción más imprecisa de cuantas con alguna garantía de representar algo en las

elecciones se presentaron. La moderación era su bandera. Su propaganda y las manifestaciones de sus lí-

deres apenas si ofrecían cosas concretas. Pero a la hora de gobernar es menester tomar decisiones aunque

sea la decisión negativa de no abordar los problemas. La cuestión que ahora se plantea es: ¿Qué

orientación privará en la política de estos años? Creo que a los soldados de a pie no nos preocupan tanto

las grandes palabras cuanto las soluciones eficaces y dignas a los concretos problemas que estas grandes

palabras conllevan. A mí personalmente no tanto me importan las posibles coaliciones de los grupos

parlamentarios cuanto el modo de responder a las preguntas que verdaderamente Inquietan al honrado

pueblo español: iS« dejará la necesaria libertad de iniciativa en el terreno económico para proteger de

verdad la iniciativa particular, la pequeña y mediana empresa, • bien se utilizará como nombre para una

colonización de España por parto de las grandes multinacionales? La política económica, ¿tendrá el

contrapeso social de considerar prioritario el dar un puesto de trabajo a todos 7 eada uno de loa españoles

mayores de dieciséis anott? ¿Se salvará de verdad la libertad de enseñanza o. dejándose llevwr de pre-

siones demagógicas, se ahogará la iniciativa privada asfixiándola por no otorgarle los recursos

económicos a los que tiene derecho? ¿Se otorgará una auténtica autonomía a las instituciones educativas,

desde la Universidad a los sistemas escolares de Educación General Básica j Bachillerato, imponiendo el

cumplimiento de la ley a estudiantes, profesores y a las mismas autoridades? ¿Se defenderá la estabilidad

de la familia impidiendo e] divorcio en España? ¿Se defenderá la vida humana prohibiendo y penando la

práctica del aborto voluntario? ¿Se defenderá el decoro de los españoles frente a la ola de desvergüenza y

cinismo que está a puntó de ahogarnos? En la contestación a estas preguntas se halla el riesgo de que

España no encuentre el camino adecuado para acabar de convertirse en un gran país; pero en ellas está la

clave de una gran política. Este breve comentario no sería complete si no hiciera una referencia a las

elecciones del Rey. Los periódicos nos dijeron que Sus Majestades no votaban; y es verdad. Pero el Bey

elige; ha elegido un puñado de senadores y ha elegido, sobre todo, un presidente de las Cortes. Tengo la

Impresión, aunque no conosco a todos los senadores, de que representan un amplio espectro político y

social que garantiza, en conjunto, el deseo del Rey de serio de todos loa españoles aun cuando se eche de

menos en la lista a algunos nombres de especial relieve político. En cuanto a i» persona para ocupar la

presiden* el* de las Cortes creo que difícilmente podía haberse hecho nn« elección meló*!—-V. O. H.

Por Víctor GARCÍA HOZ

 

< Volver