Autor: Massa, Pedro. 
 Ecos de las elecciones. Según la opinión de Buenos Aires. 
 Los senadores de designación real, un grupo poco homogéneo     
 
 ABC.    17/06/1977.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

A B C. VIERNES, 17 DE JUNIO DE 1977.

SEGÚN LA OPINIÓN DE BUENOS AIRES

LOS SENADORES DE DESIGNACIÓN REAL, UN GRUPO POCO HOMOGÉNEO

BUENOS AIRES, 16. (De nuestro corresponsal.) Ayer no hubo en la Argentina —especialmente

en Buenos Aires— otro interés, otro acuciante deseo, otra obsesión, en un* palabra, que el

desarrollo de la pugna electoral en España, y asi que fue avanzando la tarde —primera hora de la noche

en la Península— a través de loi Informativos de la radio y la televisión, con un anhelo único, se

empezaron a conocer loa primeros cómputos de los escrutinios parciales, que marcaban claramente un

señalado triunfo del Jefe del Gobierno, Adolfo Suárez. Hasta altas horas de la madrugada, primero, en ese

reducto de la avenida de Mayo, españolísimo por los cuatro costados, y luego, en esas zonas

trasnochadora* por excelencia, Corrientes y Florida. se fue siguiendo con el mismo ahinco informativo

los últimos cables de Madrid, ya con cifras y computos bastante elevados. Hoy, la Prensa porteña rivaliza

en despachos, comentarios de todo tipa relacionados con la actualidad española, con titulares

impresionante, a doble plena, unos, y a cinco o seis columnas, los más, ocupando casi por entero la

primera página.

ALABANZA.

Ahora bien: Buenos Aires no cuenta solamente, en estos momentos, con lo que le ofrecen, en tan

generosa medida, la media docena de sus grandes rotativos. Minuto a minuto nos está llegando la síntesis

de los matutinos españoles, empezando por «el prestigioso y tradicional monárquico A B C» —como lo

califica el cronista Gómez Puente, de Radio Rlyada-via—, y tras de A B C se recoge, asimismo, la

palabra de los diarios «Ya», «M País». «Diarlo 16». «Arriba», y asi hasta completar el cuadro de la

Prensa matutina. No resistimos a la tentación de traer aquí algunos textos del diario «La Nación», por

ejemplo, relacionados con los temas más diversos. A propósito d» los senadores se dice: «¿Qué

significado tienen los 41 senadores designados por «1 Bey Juan Carlos? La posibilidad de que este elenco

de cuarenta y un personajes de la vida española pudiera haber precisado en cierta medida el pensamiento

político de la Corona parece haberse dlsuelto en el aire. Se trata, ante todo, de personalidades de relieve

en el mundo Initetaotual. como Julián Marías y Camilo J. Cela, seguramente liberales. En el

reconocimiento de servicios prestados a la Corona y sí Gobierno de Juan Carlos, como los ministros de

Agricultura. Fernando Abril Martorell; o el de Interior, Martín Villa. Similar criterio ha prevalecido en la

elección del aiU oalde de Madrid. Juan de Areapacochag& j Felipe,» Be afirma, párrafos después: «Puede

decirse que don José Ortega Spottorao ha sido un senador designado por el padre, por Don Juan de

Barbón, antes que par el hijo, pero a los efectos de una comprobación de un frente político que le permita

actuar a la Corona en la próxima asamblea constituyente con fuerzas propias, el equipo de senados no

aporta esquemas excesivamente precisos. Naturalmente responderán al Rey, pero es difícil saber hasta

qué punto podrán hacerlo con homogeneidad en las próximas Cortes.»

SÍMIL.

Al considerar las elecciones de ayer, en relación con las efectuadas en febrero de 1936, compulsa que dio

el triunfo * la izquierda, pero que, inexorablemente, empujó al país a la guerra dva. M hacen estas

reflexiones: «Pero en la España de 1977 la polarización de fuerzas no ha vuelto * perfilarse eoitto en

aquel entonces; el pato tiene una Monarquía evidentemente popular y la población disfruta de un nivel de

vida in-oonparableinenbe superior al de haca cuajante años Lo» anarquistas, que en la década dd 80

podían Jactarse de tener dos millones de militantes ya han. dejado da ÉW ana fuerza digna de ser tomada

en consideración. De un país atrasado, esendaJmenite agrícola, España ha evolucionado hasta convertirse

en una importante potencia industrial moderna, luego de uno de los mas prolongados períodos de

estabilidad política en toda su historia. Todos los partidos que intervienen en la compulsa de hoy tienen

como norte y guía una tónica de moderación.».

Pedro MASSA.

 

< Volver