Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Elecciones. Cataluña. 
 El triunfo socialista, camino de la autonomía negociada     
 
 Informaciones.    17/06/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CATALUÑA

El triunfo socialista, camino de la autonomía negociada

Por Enrique SOPENA

BARCELONA, 17.

EL triunfo de los socialistas catalanes, el fracaso de Alianza Popular y de la Democracia Cristiana y la

victoria de, los partidos autonomistas son los tres aspectos que caracterizan el resultado de los comicios

en Cataluña. La victoria de la,-izquierda se ha hecho especialmente visible en la •provincia de Barcelona,

en donde socialistas y comunistas se han adjudicado más del 49 por 100 de los votos. Por su parte, la

Unión de Centro Democrático, que en el «ranking-» de las cuatro provincias ha conseguido el tercer

lugar, en Barcelona ha tenido que conformarse con el cuarto ´puesto, que, además de socialistas y

comunistas, a los «hombres de Suá-resst también les han aventajado los «hombres de Jordi Pujol».

La victoria socialista había sido apuntada en los resultados de los sondeos que aparecieron pocas jornadas

antes de la consulta. Sin embargo, el porcentaje obtenido en toda Cataluña ha superado, con mucho, las

previsiones. Por su parte, la coalición de centro izquierda (Pacte Democratic per Catalunya), que enea.ta

como líderes a don Jordi Pujol y a don Ramón Trías Far-gas, ha visto defraudadas, en parte, sus

esperanzas. No sólo figuraba en primer lugar, según algunos dé los sondeos, sino que en todos los demás

aparecia,en el segundo puesto con un número de votos sensiblemente mayor^ al obtenido. También ha

habido sorpresas —éstas positivas respecto a sus intereses— para los comunistas catalanes, que esperaban

adjudicarse en Barcelona cuatro actas de diputado y han conseguido siete. Si el fracaso de la democracia

eristiaha ha sido visible —han conseguido sólo dos escaños en el Congreso por 1» circunscripción dé

Barcelona—, después de una campaña electoral costosísima y en la que han echado mano, con excesiva

frecuencia, de los líderes democristianos italianos, el derrumbe de Alianza Popular ha superado tos

pronósticos. Tras una campaña publicitaria que sólo por lo que concierne a Cataluña ha costado reas de

cien millones de pesetas— estas cifras fueron reconocidas oficialmente por el señor López Rodó en una

reciente rueda de Prensa—, únicamente se ha situado en el Congreso el ex ministro del Plan de

Desarrollo! Situación que, sin embargo, deberá ser ratificada hoy, puesto que aún quedan por escrutar el

lo por 100 de los votos de la provincia de Barcelona y los resultados podrían rebajar el porcentaje

conseguido por A. P. y, por tanto, su escaño iría a cualquier otro de los partidos ganadores. Pero lo más

significativo de todas las primeras apreciaciones radica en la victoria global de la, izquierda. Al casi 50

por loo de socialistas y comunistas en Barcelona —que va más allá si se suma el 4,7 por 100 cosechado

por Esquerra de Cataluña—, hay que añadir otro dato importante. A nivel de Senado, todas las

candidaturas denominadas «entesa deis catalana» («entendimiento de los catalanes») han ido al copo en

las cuatro provincias. Tal coalición se presentaba apoyada por socialistas, comunistas, esquerra y sectores

independientes de la Asamblea de Catalunya. Además, por Barcelona, el cuarto senador es don Lluis

María Xirinacs, auspiciado por grupos .no alineados y por gran parte de los partidos de extrema izquierda.

En cuanto a Gerona, el cuarto lugar ha correspondido a un líder del Pacto Democrático (pujolistas

socialdemóeratas), lo´ mismo que en Lérida. Sólo en Tarragona Unión del Centro ha conseguido situar a

uno de sus candidatos en «1 bloque senatorial. Cabe resaltar, asimismo, que la calma es absoluta en

Cataluña. Ni una sola alteración grave del orden público se ha registrado aquí, a pesar de algunos

pronósticos. La insistente recomendación de los partidos ganadores ha pesado más que determinados de-

seos minoritarios de forzar una situación de hecho a fin de proclamar la Generalidad y el Estatuto de

1932. El camino para obtener este objetivó conduce a la negociación y así lo han expresado todos los

grandes protagonistas dé estos comicios. «Detrás de los sentimientos autonomistas basados en el Estatuto

se encuentran el 75 por 100 de los sufragios barceloneses y una cifra similar en el resto de Cataluña. No

vamos a echar este caudal imparable por la borda provocando actitudes aventu-reristas. La Generalidad

llegará porque ahora es ya imparable», declaró a INFORMACIONES don Josep Benet, senador por

Barcelona con el número más alto de votos aquí cosechados (un millón doscientos mil). El propio pre-

sidente en el exilio, don Josep Tarradellás, ha recomendado en ínensaje dirigido ayer a los catalanes, la

vía de la negociación. En definitiva, aquí las urnas han combinado izquierda y autonomía de forma

arrolladora.

 

< Volver