Autor: García Serrano, Rafael. 
   Dietario personal     
 
 El Alcázar.    17/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

DIETARIO PERSONAL

Por Rafael GARCÍA SERRANO

JUEVES, 16 DE JUNIO

DE NUEVO SOMOS LA ADMIRACIÓN DEL MUNDO.-La terminología política tiene sus novedades.

Así, pues, los "cuarenta de Ayete" han sido sustituidos por "los cuarenta y uno de La Zarzuela", cuya de-

nominación popular oscila, según mis informes todavía no definitivos, entre "los mosqueteros del Rey" y

"la compañía de La Zarzuela". Es bueno conservar el humor en toda circunstancia aunque uno lea, por

ejemplo, que el abogado guipuzcoano Juan María Bandrés, eterno defensor de los terroristas de la Eta,

haya proclamado en un mitin en honor de Eva Forest (campo de fútbol del Guecho, en Algorta) que hay

que "hacer compatible la lucha en la calle, en las fábricas, en los talleres..., con metralletas si es preciso,

con la lucha parlamentaria". Lo leo en "La Gaceta del Norte" del pasado día 12, donde me entero de que

por su cuenta y riesgo ha concedido la nacionalidad baska a la homenajeada. Por si fuera poco ha

añadido: "Los baskos (en el periódico se lee vascos, pero yo lo escribo con be y k porque de alguna

manera he de distinguir entre el vasco don Miguel de Unamuno y el basko don Telesforo Monzón talento

fuera los baskos —sigo— andamos con un carnet de identidad que lleva una bandera que no es nuestra y

un pasaporte que dice que somos españoles de origen, cuando no somos españoles".

Aparte de que el apellido Bandrés es tan vasco como el de Lenín, que nació en Guernica según los

últimos descubrimientos que pronto aparecerán en la Enciclopedia Soviética, lo que a mí me importa es

señalar la enorme pacificación de los espíritus que consiguió el ministro de la Gobernación y desde ayer

senador Martín Villa, con su política de concesiones y cesiones al separatismo. Y también la escasa

actuación que al sece-sionismo basko prestan los medios de comunicación social de Madrid.

Por lo demás, todo va bien. Hemos dado un ejemplo al mundo. La transición de la Dictadura a la

democracia ha sido tan pacífica, electoral y hermosa como el 12 de abril de 1931. Creo que los periodistas

extranjeros están admirados y que en Inglaterra se comenta el caso con tanto entusiasmo que desde el

Foreing Office ya han llamado al Excelentísimo Señor ministro de Asuntos Exteriores, don Marcelino

Oreja, también senador desde ayer tarde, preguntándole que cuándo envía su chacha a Londres, Downing

Street, 11, para recoger las llaves de Gibraltar y un paquetito de te, de parte de la Reina, por las molestias.

En fin, ya somos europeos, ¡qué le vamos a hacer! Lo malo es que las desgracias así nunca vienen solas.

 

< Volver