Autor: Yurre, Gregorio R. De. 
 Acotaciones a Felipe González (I). 
 ¿A cuál de las corrientes socialistas pertenece el PSOE?     
 
 Ya.    12/07/1977.  Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

ACOTACIONES A FELIPE GONZALEZ (1)

¿A CUAL DE LAS CORRIENTES SOCIALISTAS PERTENECE EL PSOE?

Gregorio R. de Yurre, autor de la gran obra en dos tomos sobre "Marxismo" y gran autoridad en la

materia, dedica,´ dos comentarios a las declaraciones de Felipe González a V. Colchero. publicadas en YA

el 29 de junio. He aquí el primero;

LAS declaraciones de Felipe González a YA _ (29-VI-77) necesitan un breve comentario, La impresión

general del lector es que continuamos con un modo de hablar muy parecido al empleado en la campaña

electoral: frases ambiguas, afirmaciones abstractas, muy atractivas, pero Indefinidas en lo referente a los

medios concretos para au realización. Será la ley de la inercia.

La primera cuestión planteada es ai el PSOE es marxista o no. La respuesta encierra estas afirmaciones.

En el seno del partido hay marxistas y no marxistas. El partido se fundó en. principios próximos* al

marxismo. Pero el marxismo tradicional necesita de correctivos, especialmente el método dialéctico.

El reformismo de la doctrina de Marx es tan antiguo como el mismo Marx, por la sencilla razón de que,

en el pensamiento marxista,, existen principios manifiestamente erróneos y otros son utópicos, que nadie

ha realizado n¡ se ve la posibilidad de su realización. Este refor m i s m o lo encontramos, por ejemplo, en

dos socialistas alemanes, contemporáneos de Marx, como E. Bernstein y F. Lassalle. El primero fue

amigo de Engels y llevó a cabo una de las críticas más universales y duras de la doctrina de Marx. Pero la

crítica de Bernstein no se reduce al método dialéctico, sino al conjunto del pensamiento marxista, tanto a

su teoría como a su acción revolucionarla,

BERNSTEIN est a b 1 e c e el principio de que el centro en torno al cual ha de girar todo socialismo

digno de este nombre es el bien, común, y no el interés particular de una clase. Un socialismo clasista es

contradictorio para Bernstein. Si hoy es preciso prestar especial atención a la elevación´del nivel da vida

del obrero no es por espíritu sectario, sino porque el trabajador forma una de las partes más .necesitadas

de la sociedad actual y con menor participación en el bien común. El progreso de la sociedad de

pende del correlativo desarrollo de la razón humama para descubrir nuevos horizontes y encontrar medios

para la realización, dé un creciente bien común. El progreso encierra un extensivo señorío de la razón

sobre las fuerzas sociales, y este señorío no se pone de manifiesto en la lucha de clases, si no en el

imperio del bien común en los diversos niveles de la. vida social. Socialismo es un sistema que gira en

torno a toda la. sociedad o pueblo y no en torno a una de sus partes; en este segundo caso no tendríamos

socialismo, sino sectarismo. La ley del socialismo es para Bernstein ésta: "El bien común prevalece de

manera creciente sobre el interés privado."

FELIPE González habla de la necesidad de corregir el método dialéctico. Existen hoy diversas versiones

de la. dialéctica: la dialéctica estructural de Althusser, la maoista. la de los bloques históricos, expresión

esta última acuñada por el comunista italiano Gramsci. Parece que el pensamiento de Felipe González va

por este último camino. Es una idea difundida por Garaudy, quien ya comprende que la teoría de la

revolución de Marx es falsa y no se ha realizado. Entonces recurre a la, teoría del bloque histórico,

formado por obreros, empleados, intelectuales y, en general, por personas que, perciben un s u e 1 d o.

(Véase Toute la vérite; Le grand tournant du socialisme. Parece, que esta misma es la idea de Felipe

González cuando afirma "Tan clase obrera es al obrero tradicional de las fábricas como el médico de la

Seguridad Social, o el abogado de una empresa, oí profesor universitario, el maestro de una escuela. Son

clase obrera, porque están facilitamlo su capacidad de trabajo a cambio de un salario."

Esta reducción de todos estos dispersos elementos a una clase se hace fácilmente sobre el papel, pero muy

distinta es la realidad humana y social. El elemento decisivo en la formación de la clase es la conciencia

de clase, sin cuya unidad dificilmente podemos hablar de una clase, incluso si esos elementos pertenecen a la misma profesión. Pero cuando existe una diversidad de profesión, el problema se complica. No existe unidad de conciencia entre un gerente y eus obreros, entre un profesor y el trabajador de fábrica.

En un régimen comunista todos los ciudadanos son asalariados y sin embargo, véase lo que escribe el

comunista checo y ex ministro de Economía del Gobierno de Praga O. Sik; "Todas las teorías de acuerdo

con las cuales sólo existe un interés único y unitario y una unidad políticomoral de la "sociedad socialista

sin clases" son únicamente retórica propagandística y deseos piadosos de las cliques dominantes del

partido, En realidad, la sociedad en los países comunistas está fuertemente estructurada y los diferentes

grupos sociales tienen Intereses específicos socialmente diferentes."

Felipe González debe saber que al PSOE han ido muchos

miles de votos que no son de personas obreras, ni siquiera de socialistas. Pero ello no creo que se deba a

la teoría del "bloque histórico", sino al hecho de que, a pesar de la innumerable cantidad de partidos, el

electorado no tuvo un partido intermedio entre la derecha (representada fundamentalmente por UCD) y el

PSOE, principal partido de la izquierda.

DEJEMOS ya el método dialéctico. En el materialismo dialéctico el término principal eg "el

materialismo", el cual reduce todo lo real a lo material. Se excluye así todo orden espiritual, sobrenatural

y religioso. El partido que incorpora el materialismo a au programa deja de ser un puro partido y se

vincula a una fe, a la fe atea. Por de pronto, así son los regímenes comunistas existentes actualmente. Así

son también algunos partidos socialistas, especialmente los de países latinos. Sobre esta cuestión no hay

aclaración alguna en las mencionadas declaraciones de Felipe González.

La cuestión es de vital importancia para saber si el PSOE es tan sólo partido o es también un sustitutivo

de religión, en el problema escolar. Un partido o un Gobierno vinculado a la fe atea o materialista

Impondrá un sistema escolar único, en el que se dicte esa fe a toda ¡a población. El ropaje científico bajo

el cual se trata de ocultar esa finalidad es muy variado y diverso: escuela única para superar el clasismo

de la enseñanza, escuela laica conforme a la naturaleza laica del Estado, escuela socializada, la iglesia es

entidad privada que nada tiene que ver con el problema de la enseñanza, objetivo público. Sofismas y más

sofismas para lograr el único objetivo de dictar a todo el país el pensamiento y creencia del partido y de

su Gobierno,´

ESTAS ideas nada tienen que ver con´ la democracia y, en cambio, están emparentadas con la dictadura y

con la filosofía totalitaria, uno de cuyos principios es el de la unidad de partido y, correspondiente a, él, la

unidad de pensamiento y de creencia, conforme a la mentalidad del gobernante. En el totalitarismo todo

esto es lógico, está conforme al principio de unidad, conforme a la Idea de que el partido piensa por

todos. Pero todas esas afirmaciones son ilógicas en una política democrática, que no puede consistir en

dictar, sino en servir al pueblo.

La democracia se funda en la naturaleza pública del Estado. Público viene del latín "populus", pueblo. Y

quiere decir que el pueblo es el sujeto natural de la soberanía, del ent« político, de su estructura y

autoridad, el punto de arranque de donde viene su inspiración y, sobre todo, es el fin al que se debe

ordenar el buen funcionamiento del Estado. No puede pretenderse la formulación del bien común público

sin tener en cuenta los derechos de sse pueblo y la garantía de los mismos por parte de la ley. No hay bien

común sin el debido respeto al pluralismo del pueblo.

EN cambio, el pensamiento marxisia defiende la tesis de que la misión del partido obrero debe ser la de

"liberar la conciencia (del pueblo) de los fantasmas religiosos". Por eso, .para Marx, el hombre religioso

es un infrahombre, por el mero hecho de ser creyente. La abolición de la religión es tarea publica. Así son

tratados los creyentes en los países comunistas, como ínfraciudadanos y como parias.

El laborismo inglés y los socialismos del centro de Europa se atienen a los principios democráticos, no

están vinculados al principio de que sea misión del gobernante dictar e imponer una determinada

creencia, ai pueblo. Pero la democracia jacobina francesa y el partido socialista francés han mantenido el

principio de que la misión del Estado es liberar la conciencia del pueblo del prejuicio religioso. Por ello,

3a enseñanza pública ha sido tradicionalmente adversa a la religión, ya desde e! siglo XIX.

¡A cuál de estas corrientes pertenece el PSOE? ¿Acepta los principios democráticos en materia de

educación y enseñanza? ¿O prefiere el sectarismo de cuño francés ? Felipe González dice en esas

declai´aeiones: "Hoy el anticlericalísmo en el socialismo y el antisocialismo en el clero en su conjunto no

tienen sentido." Si es así se verá en el comportamiento que siga el PSOE en materia de enseñanza.

Tradicionalmente, el PSOE ha estado más emparentado con el socialismo francés y su espíritu jacobino

que con el socialismo democrático de Gran Bretaña y otros países del centro de Europa. Nadie va a negar,

sin embargo, la posible evolución de quienes deseen dar al socialismo el contenido democrático que esa

palabra contiene, Pero las declaraciones a YA de Felipe González no aclaran el tema.

 

< Volver