Elecciones Generales. Derrotados, pero no desmoralizados. 
 Resignación cristiana     
 
 Diario 16.    16/06/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Derrotados, pero no desmoralizados

Resignación cristiana

La gran derrotada de estas elecciones ha sido, sin duda alguna, la Federación de la Democracia Cristiana, de Ruiz-Giménez y Gil-Robles. Cuando, según los cálculos que tenían previstos, esperaban sacar de un 10 a un 15 por 100 de votos en Madrid, contemplaron con una mezcla de estupor y desesperanza que éstos, después de los primeros avances del escrutinio, se aproximaban al 3 por 100, con lo que sólo podían aspirar a un representante en la Cámara.

D16 visitó a las cuatro de la mañana la sede del partido, donde pudo constatar el ambiente de pesimismo que reinaba entre sus moradores. El líder Ruiz-Giménez, abatido, pero en todo momento sereno, explicó así la situación:

"Los resultados son francamente negativos para nosotros, salvo en el Senado, donde tenemos todavía posibilidades. Lo que ahora me preocupa es el posible enfrentamiento entre los dos grandes bloques vencedores. Por una parte, la derecha de Centro Democrático y Alianza Popular, y en la opuesta, el PSOE, brioso, y el auge del PSP. Esperemos que se llegue a una fórmula que evite este enfrentamiento y se logre una cooperación que lleve a algo positivo. Este ha sido el propósito de la Democracia Cristiana en todo momento, y aunque quedemos fuera del Parlamento, entiendo que podemos contribuir a esta situación estable, partiendo de una autocrítica que nos marque el camino de nuestra propia identidad."

Preguntado sobre las posibles causas de los resultados adversos para su partido, Ruiz-Giménez declaró: "No quiero alegar defectos de detalle. El pueblo ha optado por dos posturas muy definidas. Por una parte, la posición conservadora de Centro y Alianza Popular, y por otra, la de avance radical de la izquierda marxista. La Democracia Cristiana se ha visto constreñida a una franja muy reducida entre la derecha continuista y el socialismo marxista. Por ello hemos de reajustar nuestra táctica y crear una nueva imagen más clara, que nos defina como cristianos, pero con deseos de cambio."

 

< Volver