Madrid: Los Partidos, a la espera de resultados. 
 Desiludión en la Democracia Cristiana     
 
 Informaciones.    16/06/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DESILUSIÓN EN LA DEMOCRACIA CRISTIANA

MADRID, 16 (INFORMACIONES, por F. V.).—El pesimismo y un cierto desconsuelo eran las notas

que presidían esta madrugada el ambiente en la central de la Democracia Cristiana, en la madrileña calle

de Goya. Aún cuando los democristianos españoles no confiaban en alcanzar muchos escaños para el

Congreso, las noticias que iban llegando a la sede de la F.D.C. hacían prever que los diputados que

llegarán a la Cámara serán muy pocos, y la mayoría de éstos procederán de los partidos demócrata-

cristianos de las diferentes regiones españolas. En este sentido, el Partido Nacionalista Vasco se anota los

mayores éxitos del Equipo.

Joaquín Ruiz-Giménez —ni siquiera él número uno tiene seguro su escaño— permaneció casi toda la

noche en la sede de la Federación, al igual que José María Gil-Robles (hijo). Ambos justificaron la

negativa respuesta del electorado a la Democracia Cristiana en la falta de conciencia del pueblo y en el

hecho de r;ue se haya propiciado desde el Poder y los medios de comunicación el «modelo francés». «La

derecha gaullista es el partido de Suárez, y la izquierda es el P.S.O.E.; nosotros hemos intentado ofrecer

una opción intermedia, pero el electorado ha votado a los que creía más fuertes.» Así explicaba Gil-

Robles la «polarización» de los españoles hacia estos dos bloques, los triunfadores de las elecciones.

No obstante esto, Rniz-Giménez no pierde la esperanza de que la Democracia Cristiana acabe siendo un

partido importante, que robustezca la democracia en España, «aunque esta primera consulta no nos haya

sido favorable en absoluto».

En cuanto a la campaña electoral, los líderes democristianos admitieron que han podido pecar de falta de

agresividad y con ello no han sabido captar a los simpatizantes potenciales de la Democracia Cristiana.

«Cuando renunciamos a entrar en el Centro, sabíamos csue pasaria más o menos esto», señaló Gil-Robles,

quien aseguró también que «aunque hubiéramos estado unidos todos los democristianos, no hubiéramos

conseguido gran cosa».

Por lo demás, unas decenas de militantes compartían con los «cuadros» el pesimismo en la «casa» de la

Democracia Cristiana, quizá la gran derrotada de estas elecciones.

 

< Volver