Autor: Apostua, Luis. 
   Los votos decisivos están entre la UCD y el PSOE     
 
 Ya.    15/01/1978.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Pág. 12

NACIONAL

15-1-78

SEMANA ESPAÑOLA

Los votos decisivos están entre la UCD y el PSOE

Observaciones sobre los reiterados intentos de "inventar" la derecha.

El mapa electoral de junio es la única guía práctica.

La "serpiente de verano", que dura las cuatro estaciones en el mundo político e Informativo español, es la

idea de una derecha a la que en tiempos llamaban aperturista y después civilizada o europea. Ya es

sintomático el hecho de que cada vez que un político fracasa en lo que trae entre manos se acuerde

de que la derecha española está sin hacer. Lo que sucede es una cosa mucho más humilde pero más

real. Lo que sucede es que la derecha española huye de los nombres consagrados, porque, instintiva y

eficazmente, los considera "quemados" y no se alinea con ellos, Prefiere "las fórmulas que marchan" a

las concepciones doctrinales porque la derecha española ha tenido un solo maestro en los

últimos cuarenta años, y ese maestro le ha legado su más preciada lección : mandar y no

preocuparse de la doctrina.

Los últimos esfuerzos por arquitecturar esa derecha vienen protagonizados por tres grandes políticos,

quienes en sus manifestaciones públicas o sus libros, aparecidos o por aparecer, reflejan en el fondo la

preocupación por no haber acertado a crear cuando estaban en el poder lo que ahora, desde la calle, es

virtualmente imposible. No obstante sus objetivos políticos merecen un detenido análisis, porque todos,

incluso las izquierdas, nos jugamos mucho. En primer lugar, esa apelación a la derecha—una derecha de

intereses- supone una España bipartidista, y ese tema es más grave de lo que parece. Durante veinte años

más, en mi opinión personal, es preferible un país de cuatro partidos y algunos mini-partidos a una

España de dos bloques, porque éstos se encolerizan y tienden a reñir, intjoduciendo en la controversia al

Ejército, lo quiera este o no lo quiera. Por consiguiente, antes de hacer llamadas con campanas a un frente

derechista es menester tentarse la ropa, porque las consecuencias a plazo medio pueden ser funestas.

La segunda razón que me hace desconfiar, tanto por instinto como por razón, de esas llamadas a la

derecha es el mapa electoral de nuestro país. El mapa electoral nos dice que los votos flotantes están entre

la UCD y el PSOE; en esos votos flotantes es donde se decide el destino de España, y esos votos no van a

ser atraídos por la formación de una gran derecha. Esos votos no son votos de clase en sentido marxista,

y, por tanto, se inclinarán a alguien que haga política de realidades y libertades, pero no a una posición

doctrinal intransigente.

Para mejor valorar estas opiniones, sugiero a esos señores que quieren reinventar la derecha, porque sus

opciones ya fracasaron, que examinen los resultados electorales del 15 de junio y los pongan en

relación con las expectativas de las elecciones municipales.

¿Qué nos dicen esos resultados? Nos dicen que no había absolutamente ningún alcalde de Alianza

Popular en ninguna de las capitales de provinciaa. que no habrá ningún presidente´ de diputación

provincial y ninguna presidencia de Gobierno regional. Ya es bastante fracaso para que nos hablen de la

derecha-derecha. Nos dicen también que no habrá ningún alcalde comunista de ciudad importante. O sea,

la verdadera lucha está donde estuvo el 15 de junio, entre la UCD y el PSOE. que son las alternativas

racionales, porque así lo ha decidido el pueblo. que. en materia electoral es el que tiene la palabra si mis

nocticias sobre la democracia son ciertas.

Luis APOSTUA

 

< Volver