Jornada Electoral. La votación, a través de nuestros corresponsales.. 
 Marbella. Tranquilidad absoluta y escasa utilización de las cabinas     
 
 ABC.    16/06/1977.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. JUEVES, 16 DE JUNIO DE 1977. PAG 42

Jordi Pujol, líder de Convergencia Democrática de Catalunya, en el momento de emitir su voto en

Barcelona.

LA VOTACIÓN, A TRAVÉS DE NUESTROS CORRESPONSALES

Madrid. (De nuestra Redacción.) La jornada electoral se desarrolló a nivel nacional en un clima de

serenidad y responsabilidad, sin incidentes de especial relevancia. Desde primeras Horas de la mañana se

formaron ante los colegios electorales largas colas, que continuaron hasta ya avanzada la tarde. Durante

todo el día dé ayer el pueblo español fue el auténtico protagonista de los comicios.

Marbella

TRANQUILIDAD ABSOLUTA Y ESCASA UTILIZACIÓN DE LAS CABINAS

Marbella, 15. (De nuestro corresponsal.) tranquilidad absoluta, largas coláis en la mayoría de los colegios

y escasa utilización de las cabinas ha sido la nota predominante de la jornada electoral en las poblaciones

de la Costa del SoL

Don Honorato García García se presentó a reclamar en la Junta Electoral porque no íiguraba Inscrito en el

censo y se había trasladado a Marbella desde Montreal (Canadá), con el solo fin de participar en las

primeras elecciones democráticas del país. En Estepona, una familia extranjera, residente desde nace

muchos años en la Costa del Sol. se dirigió a la Policía Municipal expresando su deseo de votar y poder

«contribuir así a ayudar a .España», dijeron. Naturalmente, se les dijo que al no ser españoles, aunque

ellos se consideraban cómo tales, y no estar inscritos en el censo, no podían votar, aunque se les agradecía

su gesto.

TURISTAS.—Muchos extranjeros siguieron con interés el desarrollo de las votaciones, fotografiando las

colas .o presenciando desde lejos le marcha de los comicios, pero sin que hubiese ninguna Intervención

cerca de las mesas.

En contra de lo que se esperaba, hay algunos grupos Importantes de turistas en los distintos hoteles de la

zona. 460 ingleses que preguntaron constantemente por el desarrollo de los- comicios; igualmente, un

grupo de 200 personas. También se encuentran en Marbella algunos jeques de Kuwait, y parece ser que se

espera la llegada del principe Fahad, de la Arabia Saudí. Los empleados de los hoteles establecieron

turnos que permitieron atender los distintos servicios mientras acudían a votar.

En uno de los colegios, un votante exigió que se quitara la fotografía de Franco existente en dicho

colegio. Consultada la Junta Electoral, dijo que el caso era potestativo del presidente de la mesa.

El líder del Movimiento Socialista Andaluz, Primitivo dé la Quintana, votó en Estepona, y recorrió

posteriormente todos los colegios de la zona. También otros candidatos, entre ellos, Luis Cotrina, de

Alianza Popular; López Ayala, de Centro Democrático y Antonio Gómez, del M. C. A.— J.L.Y.

Logroño

NORMALIDAD Y SOL EN UNA JORNADA SIN INCIDENTES

Logroño, 15. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Con un auténtico día de sol riojano, pasó por

nuestra provincia la fecha suprema de la campaña electoral. Sol v tertulias políticas han sido los factores

comunes que han dominado en esta importante jornada. Sol, tertulias y plena normalidad en las gentes y

en las calles. En los Colegio electorales, diversidad de afluencia en cuanto a horas.

Pero donde ha habido permanencia continua ha sido en el espácarate provincial, que para todos es la plaza

logroñesa del Espolón, donde, como es costumbre y añoranza de sociedades decimonónicas, las ía-millas

acuden con sus niños a matar unas horas de ocio, charlar con las amistades y evitar que los peques corran

peligro cuando se divierten. El día 15 de junio fue un día normal, de sol riojáno y bien aprovechado por

las familias para llevar tina jornada normal: pasear, hacer tertulia con amistades, dejar que se diviertan los

niños. Antes, casi todos los de más de veintiún años habían pasado por las urnas, y después, todo normal,

como un día más de la Rloja.—Gonzalo BERGASA.

 

< Volver