Jornada Electoral. El buen tiempo favoreció la afluencia a las urnas. 
 Escasos incidentes y masiva participación, tónica de la jornada electoral     
 
 ABC.    16/06/1977.  Página: 11-13. Páginas: 3. Párrafos: 66. 

ABC. JUEVES, 16 DE JUNIO DE 19 7 7. PAG, 11

JORNADA ELECTORAL

EL BUEN TIEMPO FAVORECIÓ LA AFLUENCIA A LAS URNAS

ESCASOS INCIDENTES Y MASIVA PARTICIPACIÓN, TONICA DE LA JORNADA ELECTORAL

Más de veinte millones de españoles se acercaron ayer a las urnas para elegir a sus representantes en las

Cortes. La jornada —sol brillante, tiempo espléndido en casi todo el país— transcurrió generalmente sin

incidentes graves. Pese a todo, hubo que reseñar la muerte de un miembro de E.T.A. cuando transportaba

explosivos y varios heridos de diversa consideración en otros puntos de nuestra geografía. En cuanto a

incidentes estrictamente electorales cabe señalar frecuentes anormalidades, especialmente en Madrid. La

falta de costumbre parece ser el principal motivo de estas irregularidades, entre las que cabe destacar falta

de determinadas papeletas en las mesas electorales, urnas sin precintar, reparto de propaganda de partidos

a la puerta de los colegios y fallos en las listas del censo. A todo esto hay que añadir la falta de eficacia de

algunos presidentes de mesa, que dudaban en ocasiones sobre las medidas a adoptar ante estas

contrariedades. En algunos colegios madrileños se suspendieron temporalmente las votaciones debido a

estos fallos. Concretamente en el del colegio San Illan, de Carabanchel, la votación hubo de ser

suspendida definitivamente a causa de la falta de papeletas. Toda la fuerza policial del país permaneció al

cuidado de que las elecciones se desarrollaran con normalidad. La operación «Ariete» siguió su desarrollo

durante toda la Jornada. Líderes políticos, sedes de partidos y organismos oficiales estuvieron fuertemente

vigilados y protegidos a lo largo del día.

JOAQUÍN RUIZ-GIMENEZ: «Creo que la votación va a ser muy alta»

A las diez y media de la mañana votaba en el colegio electoral, situado en el Ministerio de Industria,

Joaquín Ruiz-Giménez Cortés, líder de la Federación de la Democracia Cristiana. Le acompañaba su

mujer, doña Mercedes Aguilar, y su hija Mercedes, que vive en Bruselas. Ruiz-Giménez se confundió al

comprobar en las listas del censo la sección en la que le correspondía emitir su voto. Entre una nube de

fotógrafos y periodistas se encaminó a la que creía era su mesa electoral. Se metió en la cabina y salió con

los dos •obres en la mano. Luego, ante la confusión de la que no era su mesa, volvió a salir a la calle para

consultar y comprobar cuál era su mesa. Se puso en cola y emitió su voto. Un redactor de A B C le

preguntó si eran éstas las primeras elecciones en las que votaba, a lo que respondió que si Respecto al

número de votantes dijo: «Creo que la votación va a ser muy alta, sobre todo en las ciudades.

¿Abstención? Creo qu« va a ser mínima.» Se le preguntó qué número de diputados podría sacar la

Federación de la Democracia Cristiana, y Ruiz-Giménez respondió: «Calculamos unos 50 diputados,

contando con los vascos y catalanes. En el Pais Vasco, Cataluña y una parte de Andalucía es donde

nuestro partido tiene más fuerza.»

FELIPE GONZÁLEZ: «El día más importante del siglo XX español»

Cuando Felipe González llegó al colegio electoral, la gran masa estaba preparada para una estruendosa

ovación. Eran las doce y media. Nunca se vieron mas redactores en busca de Información, del detalle.

Aluvión de preguntas en lenguas de países varios: Inglaterra. Japón, Puerto Rico, Argentina, Chile,

España, Francia... Arriba. en la salita del moderno colegio agustiniano, no cabía un alfiler. Y entre la di-

ficultad de acercarse a Felipe —traje gris, camisa azul y corbata en el armarlo—, las ítgnlentes respuestas,

tomadas má» QU0 turnea a vuela pluma:

• No espero «pucherazo» alguno porque el propio pueblo exige una gran limpieza.

• Hoy es el día más Importante del siglo XX español; más que aquel 14 de abril que algunos recuerdan.

• Estas elecciones significan el final de una estructura antigua; pero hay que limpiar mucho más:

algunos Ayuntamientos, algunas Diputaciones...

• Creo que vamos a ser el primer partido del país. A la hora de emitir el voto pienso que el Partido

Socialista Obrero Español es el ganador de estes elecciones,

• No puedo, de momento, responder a la pregunta de si seré o no primer ministro, ministro a secas, o

nada. Los próximos días tendrán la respuesta.

• No sé cómo habrá votado el pueblo, pero en la sede del partido esperábamos un 30 por 100 de los

votos de la nación.

• La campaña ha sido corta para todos los bandos. Lo más importante es que ha sido moderada, sin

violencias, sin ataques, sin la aparición de ciertos «dossiers» que podían perjudicar a alguno.

• ¿Qué opino de Suárez? Ha sido un político hábil que ha liquidado, en parte. el aparato franquista.

• No sólo no estoy cansado, sino que estoy preparado para empezar a trabajar mañana mismo.

MERCEDES BATLLE: «Hay un partido que tiene una ventaja «per se»

A las once de la* mañana ha llegado al colegio electoral, con su esposo y sus hijos, la candidato al

Senado por Reforma Social Española Mercedes Batllé.

—¿Ve usted las elecciones limpias?

—Todos los partidos hemos tenido oportunidad de competir, y aunque hubo algunas anomalías, sí, me

parecen limpias. Aunque tengo noticias del propio partido de que hay algunas mesas en las que nuestras

papeletas no están... Pero eso no es la totalidad de una conducta. Indudablemente hay un partido que tiene

una ventaja «per se» en cuanto a la campaña electoral.

—¿Hay pocas mujeres en las candidaturas?

—Somos casi nada. V por la situación en las listas, excepto mi caso, es dificilísimo, prácticamente

imposible, conseguir un escaño. Ño somos ni un 10 por 100 en relación con los hombres.

—Si lo consigue, ¿qué va a defender?

—Lo mismo que defendería cualquier ciudadano español: plantearé y defenderé problemas de familia, de

educación, de ciudades posibles de habitar, de los minusválidos...

—SI mañana está en el Congreso, ¿que te pedirá a las españolas? —Solidaridad con la mujer. No soy fe

minista. Paro tenso la seguridad de que si las mujeres apoyasen a las mujeres que son capaces de estar a la

altura del hombre, este fenómeno no se produciría.

SANTIAGO CARRILLO: «Es la primera vez que votó en mi vida»

Eran las nueve en punto cuando apareció en plena vía. a pie. el secretario general del Partido Comunista,

Santiago Carrillo, acompañado de uno d-e sus tres hijos. Expectación. Televisiones y Prensa extranjeras,

en primera línea. Y estas palabras, antes y después de emitir el voto:

• Es la primera vez que voto en mi vida. En otra ocasión, cuando aquellas elecciones, yo tenía

veintiún años, estaba en la cárcel y no podía votar por ser menor de edad, ya que en aquellos tiem-

pos el mínimo estaba fijado en veintitrés.

• Estas elecciones son el sondeo real. Nosotros no hemos dado importancia alguna a los pronósticos,

porque tuvieron miedo y no reflejaron la verdad.

• Según los cálculos que hemos he-eho, tendremos cuarenta diputados en el Congreso.

• He visto durante la campaña electoral que España está madura para la democracia.

• Es increíble: a mis sesenta y dos años he sufrido una impresión nueva. Estoy muy

contento, muy emocionado. Y es para estarlo, porque hoy comienza un capítulo nuevo en la historia

de España.

MANUEL FRAGA IRIBARNE: «No estaré pendiente de los resultados»

A las diez menos cuarto de la mañana, Manuel Fraga Iribarne entregó su voto a sor Ana Caparros,

religiosa de San Vicente de Paúl y presidente de una de las mesas electorales del colegio de Nuestra

Señora del Buen Consejo, en la calle de Juan Montalvo, 30. Media hora antes, Fra ga se había colocado.

Al final de una fila de unas ciento cincuenta personas, entre las que abundaban las religiosas, A su

llegada, el secretarlo general de A. P., contestó a las preguntas de los numerosos informadores que le

esperaban que no haría declaraciones y «que era un hermoso día para votar y que lo haría optimista».

Añadió aue permanecería todo el día en su despacho y aue se acostaría pronto para madrugar mañana, que

sería cuando pudieran saberse los resultados aproximados. Vestido de gris, con las papeletas de votación,

unidas por un «clip», en la mano, iba acompañado de su hijo Ignacio, profesor de gimnasia, y de otras tres

personas. Poco después emprendió una corta conversación con los periodistas diciendo que no podía dar

un pronóstico sobre los resultados, ya que éstos son parecidos a los de las quinielas. Añadió que no cree

que exista un alto índice de abstención y que, por el contrario, sí lo habrá de votos falsos. En ese

momento se encontró con su hijo José Manuel, apoderado de Alianza Popular, que recorre los colegios

electorales para supervisar el desarrollo del mecanismo electoral. Las últimas palabras de Fraga fueron:

«He hecho todo lo que debía hacer, ahora espero, pero no estaré pendiente de los resultados.» También

dijo que este fin de semana lo pasará pescando con su familia. Después de la votación, numerosas per-

sonas se acercaron a desearle suerte mientras le estrechaban la mano. Entre ellos, un antiguo párroco de

su pueblo natal, Villalba, y una religiosa a la que el señor Fraga oídlo no olvidara en *us oraciones.

Poco después marchó en un Dodge, bel-«• blindado. En las listas electorales, aue colgaban a la puerta, el

nombre de Manuel Fraga, que tenía el número de elector 359. y el de sus familiares aparecían borrados y

escrito al margen: «Fraga, el pueblo no te traga.»

JOSÉ MARÍA GIL-ROBLES: «No espero que haya vencedor»

A las nueve y media de la mañana ha votado en el Instituto Ramiro de Maeztu el secretario general de la

Federación de la Democracia Cristiana, don José María Gil-Robles y Gil-Delgado. En el momento de

emitir su voto, ha declarado a Europa Press: «Esparo que la Federación consiga veinte escaños y el

equipo de la Democracia Cristiana treinta o cuarenta puestos. Estoy contento de la campaña electoral,

aunque hemos partido desde una posición de inferioridad, y hemos tenido muchos obstáculos.» Más

adelante añadió que no esperaba que hubiera ningún vencedor en tas elecciones, y que confiaba en que su

padre, don José María Gil-Robles Quiñones, saliera diputado por Salamanca, donde es candidato.

FERNANDEZ-CUESTA: «Estoy esperanzado>»

A las nueve treinta llegó don Nemesio Fernández-Cuesta, quien declaró a la Prensa: «Estoy esperanzado

y veo que la anuencia de votantes es muy garande. No

puedo opinar; sólo sé que mi esfuerzo ha sido grande y porque yo no haya hecho todo lo posible no

quedará.»

FERNANDEZ ORDOÑEZ: «El pueblo está muy indeciso»

Diez minutos más tarde llegaba el señor Fernández Ordóñez. Preguntado si esperaba salir, respondió:

«;Hombre, claro! Lo importante es saber el número de los que vamos a salir. El pueblo está muy indeciso,

no sabe a quién votar. Y, por otra parte, hay personas que aunque lo desean no se atreven todavía a votar

a las Izquierdas.»

ADOLFO SUAREZ: «Optimista y tranquilo»

El presidente llegó al colegio en su automóvil a las nueve cuarenta y cinco. Al entrar, y cuando pasaba a

su lado, fue visto por el señor Fernández-Cuesta, quien gritó: «¡Viva Adolfo Suárez!» El presidente se

volvió y le dio un abrazo, después saludó a la señora de don Nemesio y besó a su hija. Saludó al señor

Fernández Ordóñez y a otras personas, mientras continuaba su camino hacia la mesa, rodeado de

periodistas. Un ñamara, que marchaba de espaldas, estuvo a punto a darse un. golpe en la cabeza contra

una cabina, El presidente le advirtió el peligro muy sonriente. Poco a poco se abrió camino hasta la mesa.

Muy bien podaría ser un centenar los fotógrafos que le esperaban. Sonrió a todos los presentes y mostró

las papeletas, que ya traía preparadas. Entre los presentes se comentó que en esta ocasión no había

olvidado su Documento Nacional de Identidad. Dio la mano a todos los miembros de la mesa y salió con

el mismo olor a multitud con que había entrado. Por el camino, respondió a algunas preguntas:

—¿Quién oree usted que ganará?

—Mañana se lo diré, no tengo afanes de pitonisa.

—I,Se_ encuentra optimista?

—Mañana saldrá quien quiera el pueblo español, libre de presiones.

—Pero, ¿está optimista?

—Optimista y tranquilo.

Los asistentes aplaudían a su paso. Una señora le presentó a su hija. «Se llama Sonsoles.> «¡Como mi

hija!», respondió el presidente. «Sí —añade la señora—, por eso le quiere saludar.» Y el presidente es-

tampa otro beso en la niña mientras eí público sigue aplaudiendo. Alguien le pregunta si se formarán

coaliciones, a lo que contesta el señor Suárez, poco antes de regresar a su automóvil: «Ya hablaremos

después de las elecciones.»

TORCUATO LÜCA DE TENA: «Creo que no quedaré en mal lugar»

Don Torcuato Loca de Tena, candidato al Senado por Alianza Popular, llegó a ´las diez en punto, cuando

todavía no había salido el ¡presidente. «Hombre, a cetas horas de la mañana todavía no hay tiempo a estar

optimista. Yo soy incapaz de hacer profecías. Creo que no quedaré en mal lugar. Pero de ahí a aldivinar...

Estoy optimista por la afluencia de público y la tranquilidad. Y sólo me pondré nervioso » partir de las

nueve ´de la noche, no antes.»

RAÚL MORODO: «Contento de poder votar por primera vez»

Don Raúl Morado, numero dos de la candidatura del Partido Socialista Popular, por Madaid, acudió

igualmente al Colegio electoral dte la calle Francos Rodríguez, número 77, poco después d» tu diez. DÜo

a üos periodistas, respondiendo * BUS preguntas aue se sentó» muy contentó de poder votar, por primera

vez en «u vida, a los cuarenta y un años. Preguntado si no había votado en el referéndum del 15 de

dicíembre dijo que no lo habia hecho. Como se sabe, la oposición preconizaba la abstención en acuella

consunta. Respecto al resultado de las elecciones se mostró optimista.

JOAQUÍN SATRUSTEGUI: «Si me fío por el ambiente, me considero elegido»

Joaquín Satrústegui, candidato al Senado por Madrid, dentro de Senadores para la Democracia, votó a las

nueve y media de la mañana en el Instituto Ramiro de Maeztu. Con motivo de su presencia en el colegio

electoral, declaró a Europa Press: «Si uno se fía por el ambiente, me considero elegido, aunque hay

muchos despistados.» Criticó la posición de Santiago Carrillo, secretario general del P. C. E., contra el

voto a Villar Arregui, une junto con Aguilar Navarro forma la terna de Senadores para la Democracia.

Añadió qne son votos perdidos.

ENRIQUE TIERNO CALVAN: «La sociedad española está a nivel europeo»

El presidente del Partido Socialista Popular y candidato número uno de dicho partido por la provincia d«

Madrid para el Congreso depositó su voto a primera hora de la mañana en el colegio electoral sito en la

calle Ferraz 81. El profesor Tierno Galván aguardó a la cola unos minutos hasta Que le correspondió su

turno para votar. Numerosas personas aue se encontraban en el lugar, al reconocer al presidente del

P.S.P., le tributaron unos aplausos y le saludaron con afecto.

TIERNO, ANTES DE ENTRAR

Camina sonriendo a todos, observando, contestando a todas las preguntas.

—¿Cómo cree, profesor, que se van a desarrollar las elecciones?

—Bien, con normalidad. Por lo que he visto, creo que con mucho civismo y entusiasmo incluso. Lo «ue

me sorprende. Porque yo vivo aquí cerca, he visto otras elecciones que hizo el franquismo y nunca ob-

servé que a estas horas hubiera tanta afluencia.

—Dicen por ahí: «Tierno, Tierno, jefe de Gobierno»...

—Eso es prematuro, permítame que se lo diga.. Yo creo «ne no.

—¿España ante todo, profesor?

—¡Eso sí, en eso de acuerdo! Ya sabe que a los castellanos de Soria no nos pueden arrancar esta España

nuestra de la sangre.

—¿Qué resultados prevé?

—Los de las encuestas, pero con un mejor ajuste.

—¿Qué índice de fiabilidad le da a estas elecciones?

—No mucho. En el supuesto de aue el ciudadano español vote por convicción y sepa lo que vota, un

sesenta por ciento. Yo ereo que hay un cuarenta por ciento que ha sido comercialización del voto, o de

imagen, o de seducción. Pero había que empezar. No quiero ser crítico en este aspecto, porque si no se da

«1 primer paso nunca se empieza a andar.

Y el profesor Inicia el camino hacia la cola, donde aguarda. Y luego vota.

TIERNO, AL SALIR

—¿Cuándo se dará el paso definitivo?

—Las elecciones van a ser importantes y es posible que su resultado condicione una crisis de Gobierno y

nuevas elecciones sin que transcurra mucho tiempo.

—¿Cortes constituyentes?

—Creo que sí, en sentido general. Al menos texto va a haber.

—¿Sentimientos personales en estas elecciones?

—Absolutamente normales. Hace mucha

estoy convencido de que la sociedad española está a nivel europeo.

—Pongamos que el P. S. O. E. le propone formar parte en el Gobierno.

—El partido no se ha manifestado. Contesto personalmente: si fuera un Gobierno de urgencia, porque el

país necesitase de la ayuda de todos, sí. Si no es de urgencia, no.

—Cuando hoy amaneció, ¿pensó el profesor Tierno que era un día nuevo para España?

—Creo que España ha inaugurado una nueva etapa... desde la muerte del General Franco. Hoy es un paso

más, muy importante, de aquel proceso que entonces se inició.

—¿«Declamos ayer...», profesor?

—Lo digo todos los días. Vivo con intensidad él presente. Tiendo a olvidar. Así es qne ya hoy

«decíamos.ayer...».

 

< Volver