Crónica 15-J. La Jornada de los líderes. Carrillo. 
 Nosotros hemos sido siempre picassianos     
 
 Arriba.    16/06/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

CARRiLLO

NOSOTROS HEMOS SIDO SIEMPRE PICASSIANOS»

Por primera vez en su vida Santiago Carrillo, secretario general del Partido Comunista de España, ejerció

ayer su derecho al voto. En la histórica y lejana fecha del 36 no pudo hacerlo por dos razones obvias: una,

la edad, que no alcanzaba los veintitrés años reglamentarios; otra, el grave inconveniente de hallarse

encarcelado. A pie, acompañado de dos personas allegadas, Santiago Carrillo se acercó al colegio

electoral- situado en el número 228 de la avenida Ciudad de Barcelona, a las nueve de la mañana. Un

colegio radicalmente «carcillista», ya que dos hijos y la mujer del político comunista se hallaban de

interventores en tres de las siete mesas que componen el colegio. Sobre las nueve y algún minuto un

guardia se llevaba 1a mano a la gorra a guisa de saludo, Carrillo ofrecía su sonrisa a los fotógrafos, sus

palabras a los redactores y pedía vez en la cola que ya se empezaba a formar. Carrillo fue explícito y

claro. Mostraba su satisfacción por poder votar, satisfacción que, evidentemente, trascendía el propio acto

personal para incardinarse en la realidad de un proceso político de más largo alcance. Una cifra, de treinta

a cuarenta diputados para el partido que , encabeza fue considerada aceptable y lógica por Carrillo,

mientras mostraba su des. confianza hacia las encuestas preelectorales y se ratificaba en la opinión de que

la «encuesta verdaderamente fiable es la votación». Alguien aludió al temporal de agua, viento y frío que

arrasó la fiesta deí pasado domingo de los «peces» y a la desconsideración de las. fuerzas divinas hacia el

Partido Comunista. Carrillo comentó que Dios no se metía en política. «¿Supone esa afirmación una

declaración de fe religiosa?» «Supone —respondió rápido— que si yo creyera en la existencia de Dios

creería que Dios aceptaría el pluralismo político.» A las nueve y veinte minutos de la mañana se re-

clamaba papel celo para precintar las urnas y a las nueva y veinticinco minutos se emitía el primer voto

por parte de don Félix Díaz Herrero, pequeño industrial. Santiago Carrillo, votaría él quinto.

Posteriormente, y acerca de dos temas clave en la política del PCE —la unión de las fuerzas del trabajó -y

la cultura y la colaboración entre marxistas y cristianos— declararía a este periódico: «El mundo de la

cultura y el arte se siente cada vez más atraído al mundo del trabajo. Esto le acerca al Partido Comunista.»

Al preguntarle sobre las limitaciones creativas derivadas del realismo socialista respondió: «Nosotros

hemos sido siempre picassianos.» Por lo que se refiere a los creyentes dijo que «los cristianos reaccionan

colocándose de parte del pueblo y de los trabajadores. De cualquier forma existe una cierta diferencia

entre la Iglesia jerárquica, que se halla más hacia el centró, y una buena parte de la Iglesia de base».

Jueves 16 junio 1977

 

< Volver