Crónica 15-J. La jornada de los líderes. Ruiz Giménez. 
 Con más moral que el Alcoyano     
 
 Arriba.    16/06/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

"Con mas moral que

«Esperamos obtener unos cincuenta diputados, incluyendo, claro está, los vascos y catalanes del Equipo»,

pronosticó Joaquín Ruiz-Giménez instantes antes de depositar su voto en la sección Í5 de! colegio

electoral situado en la sede del Ministerio de Industria, calle de Serrano, 37. «Con más moral que el

Alcoyano», según propias palabras, el líder de la Democracia Cristiana llegó a su colegio electoral a las

diez y diez de la mañana aproximadamente, acompañado de sil mujer y de su hija Mercedes. Hubo de

salir a la calle en un par de ocasiones para consultar las listas del censo, dado que ignoraba la sección

exacta donde habría de depositar su voto. Se corrió el rumor de que no estaba en las listas, lo que produjo

un momento de nerviosismo.

Campaña agotadora

«Estas son las primeras elecciones generales e n que ejerzo mi derecho al voto- —declaró—. En las de

1931 yo tenía diecinueve años, no pude por tanto, votar. En las de 1936, no recuerdo por qué cau. sa —

creo que por no estar en el censo—, tampoco pude hacerlo.» A lo largo de los veinte minutos largos que

el señor Ruiz-Giménez hubo de permanecer en la cola conversó ampliamente con los periodistas. «La can

paña —señaló— ha resu tado agotadora, pero i se ha registrado el m; mínimo incidente. La m yor

fuerza de la Democr cía Cristiana radica en , País Vasco, en el País Valeridano, en Cataluña y e una parte

de Andalucía, Preguntado sobre si ía visita del ex primer minis tro italiano, Aldo Moro en la última fase

de Iz campaña nabía reforzado las posiciones de su par tido, el señor Ruiz-Giménez respondió que se tra

taba ´de una corresponden cia, ya qu« en otras ocasiones ellos habían acudido en apoyo de la Democracia

Cristiana italiana. Del colegio electoral, señor Ruiz-Giménez se dirigió a su despacho particular y de allí a

la sede del partido, en la calle Goya, donde llegó a las doce aproximadamente. Una treinta personas

atendía las numerosas llamadas telefónicas que se regístraban. Distintos líderes de la Democracia

Cristiana: José María y Jaime Gil-Robles, Eduardo Vallejo, Jaime Cortezo, et cetera, siguieron desde la

sede, a lo largo de la mañaña, las incidencias de í jornada electoral. A primera hora de ! tarde, el señor

Ruiz-Giménez abandonó la sede de su partido para dirigirse a su casa, dónde almorzó; luego se tomó un

pequeño descanso y a última hora retornó a G ya 19.

 

< Volver