Autor: Apostua, Luis. 
   Día para un poeta     
 
 Ya.    16/06/1977.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Jornada española

DÍA PARA UN POETA

Cuando a las ocho de la noche de ayer cerraron sus puertas los colegios electorales, tras una jornada

inédita en los últimos cuarenta años, se había cumplido el mas grande milagro español de todos los

tiempos. Nosotros los españoles, nías prontos para la sangre que para la reflexión, más aficionados al

heroísmo que a. la sensatez, hemos logrado ayer lo que hace menos de dos años parecía imposible. El

precio pagado ha sido enorme. Durante décadas, toda idea o toda persona democrática ha sido perseguida

hasta la cárcel o el exilio. Nada de este día nos ha sido dado gratis. Pero ha surgido el hecho irreversible

de que hombres procedentes de las filas del régimen anterior y otros tantos de la más concreta y formal

oposición han conjuntado sus fuerzas en una extraña mezcla de coraje, firmeza y astucia para desmontar

una dictadura que quería ser secular—el famoso "atado y bien atado"—y establecer una democracia aún

balbuceante e imperfecta.

Precisamente quienes hemos hecho estas elecciones con cierto protagonismo personal somos muy

conscientes de sus limitaciones; de sus imperfecciones, de lo que debería haber sido hecho y no hemos

podido o sabido hacer. Pero es también cierto que ni en la derecha ni en la izquierda verdaderamente

democráticas dejaremos de tener este día como una jornada positiva, esperanzadora. En estas elecciones

discutíamos dos cosas. La primera era una lucha contra la autocracia; aquí la victoria ha sido definitiva, y

pensamos que irreversible, ta segunda era una cuestión de partidos, de programas de partido; aquí

ninguno habremos quedado satisfechos desde un punto de vista parcial. -Todos hemos aspirado a mayor

victoria, o a menor derrota. Pero las elecciones han demostrado qife son el instrumento idóneo para la

democracia, y todos los partidos, con sigulares excepciones, firmarían hoy que esto continuase

definitívameiite. tói una palabra, éste día histórico no necesita de un analista político, sino de un poeta.

Sólo un poeta será capaz de definirlo.

Luis APOSTUA

 

< Volver